86 El dinero VI

Joaquina: La prosperidad llega cuando el dar y recibir fluyen libremente. Cuanto más circule tu dinero, más contribuirás al bienestar de tu comunidad. A la hora de pagar tus recibos, hazlo con buenos sentimientos de generosidad. Cada vez que tienes dudas, cada vez que te disgusta pagar una factura, cada vez que no crees en tu prosperidad, cierras una de estas corrientes. Cada vez que te desprendes de dinero con amor y alegría, abres un nuevo camino para que el universo te envía dinero. La alegría es importante para aumentar tu prosperidad. Aprende a gastar dinero en cosas que te alegren. Empieza a permitir ya que el dinero te dé alegría.

Jon: Eso incluye los pagos a Hacienda, claro.

Joaquina: Si gastas dinero sin amor ni alegría, te mantendrás fuera del flujo monetario. En la medida en que gastes cada vez más dinero en cosas que te alegran, serán menos las ocasiones en las que lo gastarás por obligación.

Jon: Me he fijado que cuando compras algo siempre vas al último modelo que ha salido. Por ejemplo, el ultimo iPhone… Sé de tu amor por Steve Jobs.

Joaquina: Compra aquello que realmente deseas antes que varios más baratos que, en realidad, ni te gusten. No es el precio lo importante sino tu agrado con los objetos comprados. Rodéate de cosas que amas y con las que te sientes conectado. Los objetos rotos o inútiles desordenan tu energía. Mantén en buen estado las cosas que te rodean, para que haya orden y armonía a tu alrededor. Mantén a tu alrededor sólo las cosas que aprecias y valoras, y ellas te devolverán su energía superior.

Jon: Al final dar y recibir es un acto de agradecimiento…

Joaquina: Empieza a agradecer al universo todo lo que se te ofrece, por pequeño que sea, valora el camino que ya has recorrido y todo lo que ya has conseguido y tus miedos y dudas serán superados. Para crear corrientes de dinero en tu vida, aprende a dar y recibir. No sólo quieres dar sino también recibir. Permitiendo que los demás te den a ti les fortaleces, puesto que les das la oportunidad de demostrar su abundancia. La gente se siente bien cuando te da algo. Si nadie recibiera, nadie podría ofrecer y el flujo de la energía necesaria para crear abundancia se vería obstruido.

Jon: Es decir, cuanto más me permita recibir, más podré dar.

Joaquina: El dar forma parte importante del recibir. El modo que eliges para dar a los demás, será el modo en el que el universo te dará a ti. Si quieres dinero, deberás dar aquellas cosas que te lo traerán. Éstas incluyen tu talento, tus habilidades, tu tiempo y tu energía. Si sientes que te falta abundancia en tu vida, piensa en alguien a quien puedas ofrecer algo. Un ofrecimiento a personas que lo aprecien y pueden hacer uso de tus habilidades, te generará sentimientos maravillosos. Dando, afirmas tu abundancia y te sientes próspero. Dando te haces fuerte. Decídete a hacerlo y verás que el universo también te dará.

Jon: Pero, a veces uno se siente tan carente que ni se le plantea lo de dar.

Joaquina: Las carencias se crean para aprender ciertas lecciones. Si das dinero u otro tipo de ayuda a personas y ves que sus vidas no mejoran, quizá sea el momento de volver a plantearte tu ayuda. Ayudándoles a entrar en contacto con su fuerza interna o o enseñándoles técnicas para resolver sus problemas, les ayudarás más que dándoles dinero. Ayúdales a descubrir cómo solucionar sus problemas. Si conoces a personas con necesidades económicas y te sientes obligado a ayudarles, recuerda que estás afirmando su debilidad. En su interior, tienen la misma capacidad de crear abundancia que tú.

Jon: Según lo que me estás diciendo, el dinero llega cuando piensas más en lo que ofreces al mundo que en lo que tu trabajo te puede aportar a ti.

Joaquina: Tu voluntad de dar lo mejor de ti, es el mayor regalo que puedes hacer. Creas dinero cuando empleas tus talentos y aptitudes especiales y cuando das lo mejor de ti en todo lo que haces. Las vidas de las personas que ayudan a los demás como mejor puedan, están llenas de alegría y abundancia. Servir significa ponerte en el lugar del otro y darle lo máximo que puedas. El servicio consiste en dar a los demás lo mejor de ti.

85 El dinero (V)

Joaquina: El trabajo que tienes ahora y las aptitudes que empleas en él eran apropiados para cumplir tus objetivos originales. Si ahora pides más, si piensas de manera más amplia y sustanciosa, necesitarás un nuevo vehículo que te conduzca hacia tu nuevo objetivo. Considera que has tenido éxito; te estás preparando para un nuevo salto hacia delante. Si tu camino se te hace difícil, si seguirlo significa una lucha ardua, revisa tus actos. Si un camino te plantea dificultades, hay otro al que puedes seguir y que te aportará más vitalidad y abundancia que el actual.

Jon: Estoy de acuerdo, hasta los mejores planes deben ser revisados constantemente. Comprobaré si mis imágenes están alineadas con mis indicaciones internas y con la dirección que sigue la humanidad.

Joaquina: Cuando hayas creado algo, tendrás que aprender a dejar que crezca y evolucione. Tendrás que correr riesgos, ensayar nuevas actividades y mantenerte en contacto con tu energía. Cuando ya no disfrutas de lo que haces, es señal de que algo nuevo hace falta. La creación de la obra de tu vida se consigue llevando a cabo aquellas acciones que te ayuden a llegar a tu meta. Aprende a abrazar las dificultades con amor en vez de evitarlas. Cuando haces cosas que implican un esfuerzo, las recompensas son grandes. Sitúate en un nivel de riesgo que te sea cómodo e intenta elevarlo un poco. El camino de la alegría es fortalecer tu voluntad de arriesgar como medio para atraer más cosas hacia ti.

Jon: Está en la naturaleza de toda forma de vida avanzar y ser vital. Hay personas que crean continuamente nuevas vidas y ocupaciones que reforzarán su vitalidad. Sin embargo, otras no introducen cambios hasta que no experimentan insatisfacción o ansiedad.

Joaquina: Si perteneces a esta última categoría, tu alma creará cada vez más problemas, incomodidades y resistencias internas hacia tu trabajo o situación actual hasta llamar tu atención a la necesidad de cambios. El desafío es amar lo que dejas atrás en vez de rechazarlo. Cuanto más te disguste una situación, más tiempo seguirás haciéndolo. Uno de los principios del universo es que cada situación de la vida te enseña cómo amar. No podrás abandonar nada hasta que no lo ames. Estás atado a las cosas que te disgustan. Si odias algo, serás atraído hacia ello una y otra vez. Amándolo, te verás libre de ellos.

Jon: Me cuesta, pero soy más de iniciar andaduras.

Joaquina: Iniciando tu nuevo camino, no dejes que tu necesidad de dinero te presione. Encuentra un modo de tener ingresos suficientes mientras haces todo lo que se te ocurre para poner tus ideas en práctica y fortaleces al máximo tu nuevo camino. Puedes cambiar muchas situaciones desagradables cambiando algo dentro de ti. Si deseas recibir algo, empieza dando algo tú primero. Si quieres ser respetado, empieza por respetarte a ti mismo y a los demás. Lo que tu trabajo te aporta puede cambiar si contribuyes de la mejor manera posible, trabajas con actitud positiva, haces más de lo que se te pide y previenes las necesidades sin que se te exija. Desarrolla tu disposición a ofrecer lo mejor, estés donde estés y obtendrás mayor abundancia.

Jon: Lo que me encuentro muchas veces cuando hago trabajos con distintas organizaciones y empresas, es una gran perdida de ilusión. “Estoy esperando a la jubilación”, ¡lo escucho de personas con cuarenta y tantos años!

Joaquina: Mucha gente permanece en un trabajo muchos después de haber perdido toda ilusión por él, pensando que no hay nada mejor para ella. Esos son ellos, mírate a ti, observa tu trabajo y haz una lista de todo lo que te aporta, de todas las lecciones que te enseña y de todas las aptitudes que empleas en él. Cuando puedas amar y apreciar tu actividad, te será más fácil crear el paso siguiente.

Jon: He pasado muchos años deambulando de aquí para allá pues no sabía cuál era mi trabajo ideal, no sabía para qué era bueno, qué me motivaba, cómo podía aplicar mi talento, si es que tenía alguno. Ahora sí lo veo todo muy claro.

Joaquina: No te hace falta saber cómo se llama tu trabajo ideal para poder encontrarlo. Puedes empezar observando qué cosas haces con naturalidad y sin esfuerzo y atrayendo hacia ti aquellos trabajos que te permitirán llevar a cabo las actividades que amas. Tu yo superior se encargará de encontrar y llevarte el más apropiado. Para encontrarlo, presta atención a tu intuición; recógete y escucha a los mensajes de tu interior.

Jon: Lo que acabé descubriendo es que, al final, es un tema de actitud.

Joaquina: Tu actitud es una de las cualidades más importantes que aportas a tu trabajo, en muchos casos más que tu experiencia o credenciales. No permitas que las preocupaciones económicas te impidan lanzar un negocio, volver a estudiar o emprender una carrera. Empieza haciendo lo que te es posible hacer en este momento, como si dispusieras de todo el dinero necesario. Cuando te encuentras en tu camino y realizas la obra de tu vida, todo lo que necesitas te será suministrado abundantemente.

Jon: También me pasa a veces que no se valorar, o mejor dicho, ponerle precio a mi trabajo. AL ser un intangible, creo que a veces lo valoro poco para no asumir la responsabilidad de hacerlo al 100%

Joaquina: Es importante recibir lo que piensas que valen tus servicios, sea en dinero o en cualquier medio que aprecies. Si no valoras tu tiempo y energía, cortas el flujo de tu abundancia. Creas automáticamente una corriente fluida de dinero y abundancia cuando haces cosas que te honren a ti y a los demás y cuando recibes lo que crees apropiado a cambio de tu tiempo y servicios. No esperes que sean otros los que pongan el precio a tus servicios. Te sentirás defraudado.

Jon: Entonces, lo de hacer descuentos…

Joaquina: No rebajar tus honorarios más de lo que crees que valen tus servicios podrá producirse una corriente de rencor y resentimiento que, impedirá la llegada de dinero, y estarás diciendo a tu inconsciente que tu trabajo no vale tanto y él dejará de brindarte oportunidades. Aprende a amarte más y recibir lo que vales.

Jon: ¿Esto aplica tanto a si trabajas por cuenta propia como si lo haces para alguien?

Joaquina: Si trabajas por cuenta propia cuando recibes el valor correspondiente a lo que haces, te sientes bien: irradias entusiasmo. Un profesional que irradia entusiasmo, prosperidad y éxito es más eficaz a la hora de servir a sus clientes que otro que se siente pobre y fracasado. Si percibes un salario. Para ganar una suma más elevada, quizá tengas que ofrecer más a tu empresa, ampliar tus aptitudes de algún modo y ofrecer servicios extraordinarios. Te interesaría motivarte más a ti mismo, asumir tareas sin que nadie te lo pida, prever y satisfacer necesidades antes de que sean planteadas y dar lo mejor de ti. Si, a pesar de haces todo esto, no recibes lo que crees que vales, hazte a la idea de que será así y apunta en tu agenda el día en el que quieres empezar a percibir más dinero. Si tu actual trabajo no te remunera de la forma deseada, ten la voluntad de buscar otro.

Jon: No es solo el dinero, a veces hay recompensas emocionales…

Joaquina: La energía que te es devuelta cuando haces una contribución al mundo que te rodea es recompensa más valiosa que el dinero, porque te permite evolucionar espiritualmente, abrir tu corazón, ser más compasivo y vivir una vida llena de sentido y satisfacciones.

Jon: Aunque también hay que pagar las facturas, claro.

Joaquina: La gente paga por el tiempo, esfuerzo y energía necesarios para que un talento particular les sea ofrecido. Si te hace falta dinero para tus gastos mensuales, tu remuneración ha de ser monetaria. Si no necesitas dinero, también tendrás que pedir algo a cambio de tus servicios porque los demás no pueden completar el flujo de energía si no te devuelven algo. Puede consistir en la valoración de tu don y su utilización para mejorar sus vidas, o en la dedicación de unas cuantas horas para ayudarte. Ofrece tu trabajo sólo a los que lo valoran. Si ofreces tu trabajo o servicios a personas que no lo valoran, tendrás más dudas acerca de tu valía y cortarás el flujo de tu energía y abundancia. El dinero fue creado para que ambas partes implicadas pudieran acordar un intercambio equitativo. Te será más fácil recibir dinero por tus servicios que los servicios de otra persona. Los truques requieren amor, la voluntad de que ambas partes salgan ganando y un auténtico deseo de ofrecer, para que no se interrumpa el flujo de la energía. La integridad de tu intención multiplicará por mucho tu abundancia.

84 El dinero IV

Jon: ¿Qué relación hay entre todo esto del dinero y el propósito de vida?

Joaquina: Toda persona nace con un propósito. Hay una razón por estar en el mundo. Tú tienes que jugar un papel que nadie más en el planeta podría desarrollar. La contribución especial que has venido para hacer es la obra de tu vida. Haciéndola, estarás siguiendo tu camino superior y tu vida estará llena de alegría, abundancia y bienestar crecientes.

Jon: Te refieres al trabajo.

Joaquina: El trabajo o actividades que constituirán la obra de tu vida, implican hacer aquello que amas con tu tiempo y energía. Las actividades que amas implican el empleo de los talentos y aptitudes necesarios para la obra de tu vida.

Jon: ¿Cómo sabré que he encontrado la obra de mi vida?

Joaquina: Lo sabrás por la sensación de vitalidad y satisfacción que tendrás. Sentirás que tu vida tiene un significado más elevado y que estás haciendo una contribución valiosa. Tendrás una visión u objetivo irresistible. Te sentirás más feliz en todas las áreas de tu vida. Tu trabajo te permitirá expresar lo que eres con más plenitud; te ayudará a crecer y evolucionar.

Jon: Para algunas personas eso puede significar cambiar el trabajo que tienen actualmente…

Joaquina: No hace falta cambiar de trabajo para realizar la obra de tu vida. Cualquier trabajo, sea cual fuere el papel que juegas, te permitirá concentrarte en formas para ayudar a la gente. Para llevar a cabo la obra de tu vida no hace falta trabajar. Cuando tu vida está llena de actividades significativas, irradias amor y alegría. Haciendo lo que te gusta hacer, enriqueces las vidas de las personas que te rodean y añades luz al mundo. Realizando la obra de tu vida, llevas a cabo lo que es tu propósito en la tierra. Cuando prestas tus servicios, dedicando tu pleno talento y capacidad a los que haces, tu trabajo y tus servicios serán solicitados y el dinero fluirá hacia ti. Aunque no parezca que la actividad que amas pueda aportarte más dinero, confía en tu corazón y sigue tu camino superior. Eventualmente, habrá mucho más dinero y abundancia que en cualquier otro camino. Cuando amas lo que haces, tu atención y tu conciencia se vuelcan en tu actividad de forma natural.

Jon: Sigo pensando que hay que dar un vuelco a la vida.

Joaquina: No necesitas cambiar tu vida totalmente; puedes crear la obra de tu vida gradualmente, paso a paso. Lo que hacer en este momento contiene la semilla de la obra de tu vida. Haciendo lo que amas cada vez más, crearás la forma más elevada de abundancia –una vida plena, vital, feliz y llena de amor.

Jon: Entonces, una manera de descubrir la obra de mi vida es observando lo que me gusta hacer y lo que hago de forma natural.

Joaquina: La obra de tu vida implicará el uso de estas aptitudes. Cuantas más oportunidades tengas para realizar las actividades que amas, mayor será tu contribución y la abundancia que te repercutirá. Tu actividad actual encierra en sí la semilla de la obra de tu vida. Cada vez que inicias un trabajo nuevo empleas muchas de tus habilidades ya desarrolladas. Toda aptitud adquirida y que te gusta emplear será importante en tu camino superior. Confía en que tu actividad actual te ayuda a adquirir las habilidades que utilizarás para realizar la obra de tu vida. Tienes un fondo de recursos rico y variado, probablemente más de lo que nunca has creído.

Jon: A veces, las fantasías de los que sería una vida ideal parecen poco prácticas o provechosas…

Joaquina: Tus pensamientos son reales. En la medida en que puedas ser más específico acerca de tus deseos, tu yo superior emprenderá enseguida el camino de su realización. Todo lo que has de hacer es aclarar tus deseos y atreverte a pensar a lo grande. La realización de la obra de tu vida requerirá tu capacidad de escuchar tu sabiduría interior y seguirla. Requerirá erigirte a ti mismo y a nadie más en autoridad sobre lo que es bueno para ti. La creación de la obra de tu vida es un proceso de autoconocimiento. Se consigue mirando hacia dentro en vez de buscar las respuestas fuera de ti. Dedicándote a la obra de tu vida, te dedicas a ser el constructor de tu existencia. En vez de tolerar situaciones malas, busca el modo de mejorarlas.

Jon: En muchas ocasiones estamos realmente ocupados en trabajar para otros, en ayudar a que la obra de la vida de otros se realice.

Joaquina: La ayuda a los demás para proyecten su trabajo al mundo y la colaboración en equipo pueden ser muy importantes. Sabrás si esto constituye la obra de tu vida porque te sentirás alegre y realizado haciéndolo. La obra de tu vida es tan valiosa como la de cualquier otro, aunque no parezca significativa. Tu camino es importante y sólo puede realizarse con la dedicación de este tiempo y energía. Si te encuentras trabajando en un proyecto, recuerda que tu guía superior te ayuda siempre a concluirlo en el momento adecuado. Si, hagas lo que hagas, tus esfuerzos encuentran resistencia, será un proyecto inadecuado o un momento poco propicio.

Jon: Me imagino que estos cambios externos deben ir apoyados por cambios internos, para que todo sea coherente.

Joaquina: Hay un período de elaboración interna antes de que se produzcan los cambios. Cuanto mayores sean los cambios externos que deseas introducir, mayores los cambios internos que deben precederles. Aprende a aceptarte y amarte por lo que eres. Ama a todo aquello que ya has creado. Empieza a valorarte por lo que eres y no por lo que te gustaría ser. Confía en que todo lo que haces está poniendo los cimientos para el desarrollo de tu obra mayor. Sigue los consejos de tu interior y elige las opciones que te dan alegría, porque ellas te llevan hacia tu gran contribución.

Jon: Parece que el descubrimiento de la obra de mi vida y del aprendizaje para actuar de acuerdo con los mensajes internos, es tan importante como la obra en sí.

Joaquina: Es importante saber cuándo ha llegado el momento de cambiar de rumbo. No hay trabajo ni actividad que sea eternamente perfecto, salvo que tengas la voluntad de renovarlo constantemente, porque tu propia evolución implica la revisión de todo lo que te rodea. En ocasiones, un simple cambio será suficiente. En otras, la única manera de situarte en el siguiente nivel será desprendiéndote de todo lo que tienes y empezando de nuevo en algo totalmente distinto.

Jon: Es entonces un proceso, y como tal tendrá su estructura interna…

Joaquina: Toda creación sigue sus fases naturales. La primera la etapa de las ideas. Estás lleno de ideas, pensamientos y deseo de cambio. La fase siguiente es de preparación, donde analizar todos los medios que tienes para llevar a la práctica las ideas. La fase siguiente es la de la construcción, cuando encuentras el modo de poner en acción los medios anteriores. Esta fase va seguida por otra, de estabilización, durante la cual tus ideas funcionan, pero ya ni se amplían ni evolucionan. Esta fase lleva al fin de ciclo fin de un ciclo y el comienzo de otro. Esta última fase, forma parte del ciclo natural de nacimiento, muerte y renacimiento. Si tu trabajo no te satisface tanto como antes, quizá te estés preparando para expandirte y avanzar hacia un nivel nuevo.

 

 

83 El dinero III

Jon: ¿Y si necesito invertir para un nuevo negocio?

Joaquina: Si gastas el dinero en cosas que facilitarán tu futura prosperidad, considéralo una demostración de confianza en tu futura capacidad de ganarlo. Valora tu capacidad y conocimientos y el mercado y toma tus decisiones en consecuencia.

Jon: He leído en algunos libros que no se deben pedir créditos, sin embargo, a veces no hay otra forma de empezar a emprender.

Joaquina: Si piensas contraer una deuda, consulta primero los consejos de tu interior y pregunta si la decisión es apropiada. Las deudas contraídas para financiar un avance importante, llevan en sí la posibilidad de aportarte más dinero del prestado. Las deudas contraídas para pagar los gastos mensuales, indicarían un problema básico en la configuración de tu economía. Es mejor pensar en otras maneras de conseguir dinero que los préstamos, cuando se trata de necesidades permanentes. En el momento de pedir el dinero, confiaste en tus futuros ingresos; sigue renovando esta confianza. En vez de dejar que tus deudas se conviertan en preocupaciones cumple con placer incluso los plazos mensuales más reducidos. La preocupación por las deudas no es productiva.

Jon: ¿Y si ya está hecho?

Joaquina: Si tienes deudas y deseas saldarlas, empieza calculando su suma total. Perdónate a ti mismo por los malos sentimientos que hayas podido tener acerca de esta deuda; date cuenta de que tanto tú como las personas que te prestaron el dinero creísteis, en su momento, en tu futura capacidad económica. Pagando transmite mentalmente tu amor y agradecimiento a tu acreedor, por la confianza que puso en ti. Todo lo que has aprendido y todas tus aptitudes son fuentes de futuros ingresos. El aprendizaje y la experiencia del pasado son tu valor neto y puedes convertirles en dinero.

Jon: Menos mal que también hay ingresos…

Joaquina: Cada vez que cobras por tu trabajo, intercambias tu experiencia por dinero. Cada día adquieres experiencias que pueden ser convertidas en dinero; tu capacidad ganadora está en aumento. Cuando te encuentres luchando por sobrevivir, apenas capaz de pagar tus facturas, no creas que has fracasado. Este no es más que el modo que has elegido para aprender muchas lecciones importantes y experimentar la esencia de tu ser. Quizá aprendas que puedes ser generoso incluso cuando tienes muy poco. Podrías estar conociendo las cualidades superiores de la confianza, la compasión y la humildad. Investigando lo que es importante en tu vida, distinguiendo entre lo fundamental y esencial y lo que no lo es. Aprendiendo cómo aceptar el ofrecimiento de los demás o cómo sentirte poderoso sin dinero.

Jon: El escritor Simon Sinek utiliza la metáfora del coche (empresa) y la gasolina (dinero). No compramos coches para echarles gasolina, sino que ponemos gasolina para ir a sitios.

Joaquina: Es importante tener dinero suficiente, para que la energía pueda ser empleada en la obra de una vida y no en el esfuerzo por ganarlo. Se puede considerar un trabajo temporal como recurso provisional que ayudará a pagar las deudas mientras uno piensa en cuál sería su trabajo o carrera ideal. Las preocupaciones económicas constantes bloquean la creatividad y ofuscan el pensamiento. Alcanzando un nivel en el que poder afrontar tus gastos y satisfacer tus necesidades básicas, te será más fácil encontrar y crear con rapidez la obra de tu vida. A tu alma no le importa tu título laboral. Mientras aportes amor y conciencia a tu trabajo, crecerás espiritualmente.

Jon: No ahora, pero claro que he tenido épocas en las que no había otra que tener un trabajo temporal y, a veces, no el más idóneo o el mas alineado con la visión de futuro.

Joaquina: Un trabajo temporal podría constituir un paso hacia la obra de tu vida. Asegúrate de que este trabajo no absorberá todo tu tiempo y energía; los necesitas para activar tus propósitos anteriores. Sólo asegúrate de poder satisfacer tus necesidades básicas, para disponer del tiempo necesarios para la carrera que estás preparando.

Jon: Con el tema del dinero, también está el asunto del miedo o, mejor dicho, de los miedos. A veces me ocurre que no los quiero ni mirar no vaya a ser que entre con más profundidad en ellos.

Joaquina: Identificando tus miedos, puedes cambiarlos. Enfrentándote a ellos, verás las acciones apropiadas y podrás llevarlas a cabo. Reconociendo lo peor que te puede pasar, probablemente te des cuenta de que puedes hacerle frente y también de que es muy improbable que las cosas sucedan así. En la medida en que reconozcas tus temores, serás guiado hacia las maneras de liberarte de ellos. El desbloqueo de los miedos comporta grandes gratificaciones y abre el camino a tu pleno potencial. La liberación de tus miedos te descubrirá grandes espacios de evolución y posibilidades.

Jon: Si, pero ¿cómo?

Joaquina: Cuando hayas aprendido a amar a tus temores y desprenderte de ellos, podrás avanzar más rápidamente y solicitar la abundancia que te corresponde por derecho.

Jon: Prosperidad, abundancia… las palabras son fáciles de pronunciar…

Joaquina: Para aumentar tu prosperidad, habla de tu abundancia. Las palabras son importantes. Todo lo que dices tiene la capacidad de crear la realidad que experimentas. Es mejor no hablar con los demás de fracasos y desastes económicos; si no tienes dinero no te quejes de su falta. Habla con los demás de tu confianza en ti mismo sin poner el énfasis en tus carencias. Si te parece que no dispones del dinero que te falta, pretende que sí lo tienes y deja que la emoción de la plenitud invada tu cuerpo. Encuentra un espacio de recogimiento y pide a tu yo más sabio que te dé un mensaje sobre lo que puedes hacer para incrementar tu prosperidad.

Jon: Eso suena un poco a falta de humildad pretendiendo que se posee más de lo que en realidad se tiene. Me imagino que detrás está el principio de “actúa como si…” y acabará siendo realidad. ¿No hay un riesgo de gastar lo poco que no tienes?

Joaquina: Cuando gastas y ofreces con amor, creas nuevos caminos por los que atraer el dinero. El estado amoroso es el estado de receptividad frente a la abundancia del universo. Cuanto más amor transmitas al mundo, más abundancia recibirás a cambio. Haz que todo intercambio monetario sea una oportunidad para irradiar tu amor a los que te rodean. Ama a los demás y demuestra tu amor con tus actos cotidianos. Ama a la gente todo lo que puedas. Sé amable y cariñoso, pronuncia palabras afectuosas, perdona a los que no supieron respetarte y piensa con amor en los demás, honrándoles en todo lo que haces. No juzgues ni critiques. Tratando a los demás con amor y compasión, atraes hacia ti oportunidades, personas, y aún más amor. El amor te introduce en una órbita superior. Ábrete para recibir y ten la voluntad de reconocer tu deseo cuando se cumpla. Cada vez que aceptas el amor de los demás, cada vez que te abres para recibir el amor del universo, pones en movimiento la creación de milagros en tu vida.

82 El dinero (II)

Joaquina: Considérate como un ser afortunado tanto en el pasado como en el presente y en el futuro. Cuando más recuerdes los éxitos pasados, más tendrás en el futuro. Analiza tu forma de actuar en el pasado y verás que todas tus elecciones estaban guiadas por un saber superior. Algunas te hicieron evolucionar, otras cambiar tu vida y todas fueron las mejores posibles en su momento. Si las circunstancias de tu vida no te satisfacen, date cuenta de que, a partir de ahora, puedes hacer elecciones distintas y empezar a mejorar estas circunstancias.

Jon: Sí, lo entiendo, sin embargo, el pasado suele estar lleno de fantasmas, decisiones extrañas, padres… ¿cómo se trabaja esta visión de la que me hablas?

Joaquina: Perdonando y amando a tu yo pasado, concentrándote en los momentos de tus éxitos. Así cambiarás el curso de tu futuro. Sé tu mismo el padre o madre que desearías tener y date permiso para tener lo que quieres. Puedes crear una nueva historia personal, concentrándote en los momentos en los que tuviste éxito y conseguiste cierta medida de abundancia. Olvídate de las historias pasadas que no apoyan la nueva imagen de éxito y abundancia que estás creando. Para liberarte del pasado, recuerda las historias que te cuentas a ti mismo y a los demás acerca de tu infancia y el dinero, y empieza a construir una nueva infancia con recuerdos de prosperidad y adquisición de las cosas deseadas.

Jon: ¿Y si las que recuerdo son no muy positivas?

Joaquina: Detrás de cada experiencia hubo otra contraria que no recuerdas. Cuando más logres sentir esta sensación de alegría y entusiasmo, más cosas buenas atraerás a tu futuro. Los recuerdos negativos son los soportes que utiliza nuestro ego para justificar nuestro fracaso pasado e impedir el éxito en el futuro.

Jon: Entonces, se trata de luchar contra mis creencias.

Joaquina: Tus creencias crean tu realidad. Las creencias son suposiciones acerca de la naturaleza de la realidad, y puesto que creas aquello en lo que crees, tendrás muchas “pruebas” de que la realidad opera de la manera que tú piensas. Puedes cambiar tus creencias y, por lo tanto, tus experiencias.

Jon: Sí, una creencia extendida es que la gente no le querrá a uno si tiene dinero, que sólo le querrán por su fortuna y no por sí mismo.

Joaquina: Si amas a los demás, recibirás a cambio su propio amor. El dinero no será un estorbo salvo que tú lo creas así y crees las condiciones para que lo sea. Lo que crees es lo que crearás. Tus creencias referentes al dinero determinarán tu modo de relacionarte con él.

Jon: Pero las creencias están profundamente arraigadas a golpe de vivencias y experiencias del pasado…

Joaquina: En el seno de cada creencia vivida, existe la semilla de una creencia opuesta, todavía no manifestada. La mayoría de tus pensamientos, imágenes y conceptos fueron planteados por las palabras, creencias y mensajes no hablados de tus padres y los que te rodeaban. Distingue las creencias heredadas de tus padres y decide conscientemente si deseas mantenerlas. Puedes desprenderte de aquellas ideas y creencias antiguas que ya no te sirven, eligiendo tus propios principios operativos. Puedes elegir las ideas, pensamientos, conceptos e imágenes que desees. Cuando hayas descubierto una de esas creencias que impiden tu evolución, despréndete de ella y crea otra en su lugar.

Jon: ¿Serviría simplemente ignorar esas creencias viejas como si no hubieran existido nunca?

Joaquina: Tus emociones y tu manera de emplear tu imaginación fortalecerán o debilitarán tus creencias. No niegues ni ignores las ideas viejas. La creación de nuevas creencias y pensamientos acerca de ti potenciará espectacularmente los resultados de tu magnetismo. El dinero posee un ritmo natural, del mismo modo que todo lo demás en la vida. El reto está en no subir y bajar emocionalmente según las mareas económicas; utilízalas de manera que acrecienten aún más tu prosperidad.

Jon: ¿Y se pasa por varias fases?

Joaquina: Las etapas básicas de este flujo son cuatro: la calma, cuando entra la misma cantidad de dinero con la que sale; el flujo, cuando entra mucho más dinero del que sale; y el reflujo; cuando sale mucho más dinero del que entra. El dinero representa un intercambio de energía entre tu y el mundo exterior. Representa la energía que sale de ti y la que te es devuelta.

Jon: Ahora creo que estoy en una época de calma.

Joaquina: Si te encuentras en una etapa calma o inactiva, en la que el dinero entra y sale en cantidades iguales, intenta ver dónde se ha estancado tu propia energía. Es necesario que tanto el dinero como tu energía personal estén en movimiento. Si atraviesas un estado de “quietud” económica y deseas que la energía se ponga en movimiento, observa tu vida un poco y pregunta a tu yo superior en qué lugar debes de activar tu energía.

Jon: Sin embargo, me siento muy feliz en muchos aspectos de mi vida.

Joaquina: Una única área en el que no te sientas feliz, puede afectar a todos los espacios de tu vida. Para experimentar la abundancia, la vitalidad y la evolución que anhelas, será necesario que hagas lo que puedas para hacer funcionar todos los espacios de tu vida. Piensa que cosas te pueden aportar alegría, vitalidad y energía, y hazlas. Empieza por reconocer que ya existe un flujo en tu vida y que lo que deseas es que haya más días en los que entre más dinero del que sale. Si has llegado a un punto donde la entrada de dinero es consistentemente más elevada que tus gastos, has alcanzado un nivel de maestría sobre la abundancia.

Jon: A veces me ha ocurrido que, efectivamente, las oportunidades y los negocios fluyen de manera espectacular. Como en un ciclo ascendente.

Joaquina: Si te sientes inundado de trabajo, oportunidades, negocios o dinero, no frenes. Desafíate a pedir aún más. Entrégate al pensamiento ilimitado y amplía tu imaginación de lo que te es posible tener. Cuando te encuentres en un ciclo ascendente, sigue abriéndote a más. Date cuenta de que, en la medida en que entra más abundancia, desarrollarás en tu vida nuevos procesos, fórmulas y estructuras para abordarla. Uno de los retos a los que te enfrentarás siendo más próspero, será hacer frente a todas las opciones, oportunidades y riquezas que encontrarás en tu camino.

Jon: ¿Y en el caso de que sea todo lo contrario?

Joaquina: Si te encuentras en una etapa de reflujo no pierdas la confianza en ti mismo. El desafío de éstas etapas consiste en seguir creyendo en tu futura prosperidad. Todo lo que hay en la tierra es cíclico y todas las fases son transitorias. Por cada reflujo que se produzcan habrá un flujo que le seguirá. Si tus ingresos experimentan una caída breve o prolongada, recuerda que se trata de algo transitorio y concéntrate en todo lo que esta experiencia te enseña.

Jon: Entiendo y vivo los ciclos, pero a veces me parecen muy arbitrarios y me cuesta encontrar patrones.

Joaquina: Utiliza los periodos de reflujo para aclararte mas las ideas acerca del dinero. Siempre existe una razón superior de los cambios del flujo. Si dispones de más tiempo empléalo para empezar a hacer aquellas cosas que siempre te han gustado: adquirir nuevos conocimientos, pensar, relajarte, explorar nuevos caminos o tomar esas vacaciones tan largamente deseadas. Siempre hay una salida del reflujo.

Cuanto más puedas apreciar los regalos que se te ofrecen en el período de bajamar, más rápido volverá a crecer la marea. Concéntrate más en tu abundancia que en las facturas. Observa las nuevas cualidades que desarrolla tu alma: paciencia, confianza, amor. Recuerda que estás creando lo que se encuentra en el centro de tu atención y que los ciclos descendentes son siempre seguidos por ciclos ascendentes. Mirando al pasado, podrás ver el progreso que siguió a los periodos de reflujo.

81 El dinero (I)

Quizá el último recuerdo del verano sea el cargo que Visa efectúa en nuestras adelgazadas cuentas corrientes. En esas estaba yo cuando la voz de mi conciencia me susurra al oído.

Joaquina: Tú eres la fuente de tu abundancia y tu dinero. Tu pensamiento marca la pauta y tus emociones activan tus pensamientos y los proyectan de tu mundo interior al exterior. Tu intención actúa dirigiendo tus pensamientos y emociones y manteniéndolos enfocados en lo deseado, hasta lograr conseguirlo.

Jon: Sí, pero la economía no acompaña.

Joaquina: Tú creas tu prosperidad, independientemente del estado de la economía. El desafío consiste en mantener pensamientos positivos acerca de tu futuro financiero y no dejarte afectar por lo que piensan o dicen grandes grupos de gente. La fuente de tu abundancia eres tú, y puedes tener una vida maravillosa, positiva y rica al margen de la economía u otros acondicionamientos externos.

Jon: No, si los conceptos los tengo claros. Incluso los comparto, la dificultad es cómo llevarlos a término.

Joaquina: Ampliando tu forma de pensar, desarrollarás tu imaginación.  La imaginación se te dio para que puedas trascender el mundo físico. Te da la capacidad de salir de tus límites personales y desplegar tu gran potencial. Si crees que el dinero te dará paz interior, esta paz interior en tu vida es la que te permitirá atraer más dinero. Lo que piensas que el dinero te puede aportar: vitalidad, paz, autoestima, es la cualidad que necesitas desarrollar para convertirte en un ser lleno de prosperidad.  Considera el dinero como algo creado para ayudarte a expresar más plenamente y realizar tu potencial.

Jon: ¿De alguna manera me estás diciendo que lo más físico, dinero, te acerca a lo más espiritual?

Joaquina: Experimentando cualquiera de las cualidades superiores: paz amor, alegría, te acercas al siguiente nivel de tu evolución personal. Te sientes más realizado y capaz de crear una vida llena de expresiones creativas, y sentimientos de autoestima y valía personal.

Jon: Y lo hago volviendo la mirada hacia dentro, ¿no?

Joaquina: Aprende a escuchar a tu interior. Los consejos interiores provienen de tu yo superior y te hablan en forma de sensaciones, intuiciones y conocimiento íntimo. Los consejos interiores te traen información de fuentes distintas a las que puedan ser detectadas con los sentidos físicos. Tus sentimientos te indican las acciones a emprender.  Tu voluntad te llevará hacia tus objetivos.

Jon: No quiero ser abogado del diablo, pero… ¿Qué pasa cuando esos consejos no llegan?

Joaquina: Los consejos de tu interior referentes a tu camino y dirección futuros suelen venir cuando estás tranquilo y reflexivo, y realizas actividades que te abstraen de tu nivel de conciencia normal. Podrían aparecer y crecer cada vez que estás tranquilo. Actúa según estos consejos. Aquellos pensamientos que provienen de tu guía superior, tendrán una cualidad o sensación sutilmente diferente. Puedes aprender a distinguir entre tus consejos interiores y los que no lo son actuando según estos sentimientos y pensamientos sutiles y observando los resultados.

Jon: Y según los consejos vengan de una dirección u otra, las acciones a emprender ¿son diferentes?

Joaquina: Las acciones a las que te impulsan tus consejos interiores, son los lógicos pasos siguientes a lo que estás haciendo, o son pasos que puedes dar con tus conocimientos y tus medios actuales. Tu yo superior te está enviando constantemente consejos acerca de cómo conseguir resultados de la manera más sencilla y alegre posible. Estate alerta para escucharlos. Desarrolla la costumbre de prestar mucha atención a tus pensamientos y sentimientos antes de actuar.

Jon: ¿Cómo hago eso?

Joaquina: Siempre que sientas cierta pesadez, resistencia o desgana a la hora de continuar, será señal de que no estás siguiendo tu camino superior. Tu yo superior te habla, haciendo que te sientas alegre cuando sigues tu camino superior y resistente o pensando cuando no. Se puede tener un proyecto y sentir negación a realizarlo. Siguiendo los consejos de tu interior y tu sentimiento de alegría, dejas el proyecto de lado y te ocupas de otra cosa. Te será más fácil llegar a los pasos más importantes, si te vas aproximando por medio de acciones menores. Y te será más fácil seguir la dirección que surja de tu interior, una vez hayas adquirido la costumbre de hacer honor a tus necesidades y sentimientos más profundos.

Jon: Está claro entonces que tengo que seguir constantemente a mi guía interior si quiero conseguir resultados.

Joaquina: Tu guía interior no te llevará siempre hacia una gratificación inmediata; a menudo, persigue un sentido más amplio del logro interior y la satisfacción. Los consejos de tu interior te hablan, pero siempre con un sentimiento de autoestima y satisfacción por lo que se hace. Cuanto más alegre te sientas haciendo cosas y siguiendo tus impulsos, presentimientos y visiones superiores, más fácil y rápidamente tendrás lo que deseas. Siguiendo tu camino superior todo funciona de forma fácil y maravillosa.   Siguiendo los consejos de tu interior, necesitarás permitir la entrada del éxito en tu vida para poder recibir lo deseado. Eligiendo el camino más luminoso, eliges también el éxito en sus niveles mas elevados. Tus elecciones y decisiones crean la realidad que experimentas. Lo que tienes y lo que eres en este momento, es el resultado de todas tus elecciones y decisiones anteriores. Reconoce que tu situación actual es el resultado de tus decisiones pasadas y date cuenta de que, en cada momento, estás creando tu propia realidad.

Jon: Entonces, eligiendo tu camino superior, aceleraré el proceso de mi evolución, vitalidad y abundancia. Para ello, es fundamental que aprenda a distinguir y elegir el camino más luminoso.

Joaquina: Elige la opción que más alegre te parezca. Incluso si el camino de la alegría no es el que más dinero pudiera aportarte, a la larga será mucho más beneficioso. No hagas tu elección según la cantidad de dinero implícita; el camino de tu corazón te aportará, mayor abundancia. Tu camino superior tiene sentido práctico. Sería mejor no crear situaciones en las que tengas que tomar decisiones inmediatas sin tiempo para pensar en profundidad.

Jon: Intuyo que ese tiempo de reflexión sirve para chequear la ecología de la decisión, si está alineada con mis valores, ci es coherente, si lleva la energía adecuada…

Joaquina: La pureza e integridad de tu energía son muy importantes porque es tu integridad la que te guía a crear aquellas cosas que armonizan con la profundidad de tu ser. Es tu integridad la que te conduce hacia aquellas elecciones y situaciones que te son favorables. Tú sabes cuándo mantienes tu integridad y cuándo no. Haz honor a tu integridad y te verás compensado con prosperidad. Tu integridad te invita a considerar lo que es realmente importante para ti y elegirlo por encima de ilusiones, promesas y encantos. Actúa de acuerdo con tus supremos ideales, sigue tu intención y no la de otras personas y procede de maneras que te parezcan honorables e íntegras. El dinero creado desde tu integridad es dinero luminoso que hará el bien a ti y a los demás. Empieza reconociendo los éxitos que ya has tenido. Construye sobre lo que ya sabes que puedes hacer.

Jon: El éxito suele venir cuando uno ya se siente próspero. Entendiendo el éxito como la creación de cosas cuando uno las necesita.

Joaquina: El éxito consiste en evolucionar y aprender de las experiencias propias. Considera el éxito de los demás por la calidad y felicidad que haya en sus vidas. Aprecia lo que eres en este momento Aprecia todo lo que ya has hecho. Cuando alcances un objetivo deseado, date una recompensa antes de fijar el siguiente. Reconoce tus éxitos porque haciéndolo, podrás construir sobre ellos.

Hay algunas veces en las que Joaquina conecta con algo y sus palabras suenan como si estuviera en trance, hermosas y fluidas, llegando un poco más profundamente al corazón. Incluso cuando el tema, el dinero, parezca banal.

80 Depuración de la energía vital

Después del retiro de silencio retomamos la energía vital.

Jon: El otro día me dijiste que, para desbloquear los canales de la energía vital, hay que asumir la depuración del deseo y la cobardía a perder el valor personal en aras de vivir en la unidad y realización de todos por encima de la propia. Me imagino que cuando me hablase de canales de energía, te referías a centros de energía, los chakras, ¿no?

Joaquina: Así es, y para depurar la energía vital lo debemos hacer desde la depuración de cada uno de los centros. Mas específicamente de algo concreto de cada uno de los centros.

Jon: El primer centro es el centro Raíz, (Muladahra)

Joaquina: De este centro hay que desbloquear la lujuria, y reconocer la pureza. Si quieres lo hacemos con un ejercicio.

Jon: Miedo me das, pero, vale,

Joaquina: Cierra los ojos. Con mucha atención y respeto vete hacia atrás en el tiempo.  Deja tu mente sin juicios. Sólo debes estar dispuesto a reconocer tu primera falta de pureza. No una lujuria recibida, sino dada.

Jon: ¿Cómo la identifico?

Joaquina: Primero recuerda los valores morales que tus padres han inculcado en ti y tu has aprendido. Quédate con uno. Recuérdalo, no hace falta que me lo digas.

Jon: Hecho.

Joaquina: Recuerda cuando sentiste que lo rompiste. No importa si ahora te parece importante o no, simplemente en aquel momento rompiste tu paz ante ello. A partir de ese momento esa escena vuelve a ti y sientes que no eres puro en…… Es importante que recuerdes que desde ese momento siempre notas un poco de suciedad en ti. Que cuando alguna escena que conlleva un principio roto como aquel aparece ante ti no estás cómodo. Que te gustaría borrar de tu mente ese recuerdo.

Jon: Así es, ¿cómo cambio la situación?

Joaquina: Vas a reconocer que el valor aprendido está en ti. Si no hubiera sido así no habrías perdido la paz al romperlo. Busca ahora el sentimiento que te llevó a realizar aquella acción: Lujuria o cobardía. Pesimismo. Infravaloración. Irresponsabilidad. Falta de atención. Celos. Orgullo. Una vez localizado comprueba si ese valor está dentro de ti, solo que no lo activaste. Cuando lo hayas comprobado actívalo para no olvidarlo. Vuelve ahora a la escena y reconviértela, tendiendo en cuenta todos los valores que has encontrado en ti.

Jon: Gracias. ¿Qué voy a desbloquear en el segundo centro (Svadhisthana)?

Joaquina: El miedo a la felicidad. La aceptación de los momentos felices. Recuerda un día en el que deseabas, cantar, bailar, saltar, pintar, dibujar, escribir. Te sentías lleno de la inspiración y de creatividad. Cuando vas a mostrar tu “obra” a alguna persona, sientes que no era aceptado, que lo descalifican. Esa persona no te miró, no veía tus ojos llenos de gozo, exultantes.  Tú te sientes morir, inseguro, no hay fuerza para hablar.  A partir de ese momento, algo se rompe y empiezas a buscar que te admiren, no desde ti, si no desde donde supones que el otro puede hacerlo, porque no te quieres enfrentar a un nuevo rechazo.

Jon: ¿Eso me va a marcar para siempre?

Joaquina: Bueno, sabes que desde aquella época, cada vez que necesitas expresar una parte de ti llena de fluidez y libre, buscas algo que te ayude, una golosina, un café, una copa, un pitillo, un hablar fuera de lugar. Poco a poco tu vida se ha hecho adicta a un estimulante externo. Ya no eres feliz, tu interior se bloquea y no puede encontrar su referencia. Dime que parte de tu creatividad artística has anulado y necesita volar para ser feliz y no tener miedo a que nadie te quite ese momento.

Jon: ¿Por qué es importante? Creo que en mí es poder bailar.

Joaquina: Es importante por dos cosas: por lo fundamental que es verlo, y después porque ese momento es el que te ha hecho perder tu identidad mágica. Una vez definido vas a decidir expresar esa parte en un 1% cada día sin mediar ninguna substancia o situación que te ayude.

Jon: Tercer centro (Manipura)

Joaquina: Es el desbloqueo de la negación al esfuerzo. Autenticidad en las metas. Hay que vencer el complejo de superioridad. Asumir qué eres y tienes lo que tu te has marcado cada momento.

Jon: Vale. Cuarto centro (Anahata). El chakra del corazón. ¿Qué hay que desbloquear?

 Joaquina: La irresponsabilidad.  Aprender a disfrutar en los compromisos. Para ello, busca la responsabilidad que más odies. Busca también la irresponsabilidad que más te agrada y comprueba que se polarizan. La primera se alimenta del complejo de inferioridad y la segunda del de superioridad. Como acción, cada día ejercita un 1% la que rechazas y reduce un 1% la que tanto te agrada.

Jon: Tiene pinta de ser una de las causas de la ruptura y el rencor en las parejas. El quinto centro (Vishudha)

 Joaquina: Se necesita desbloquear la incomunicación, expresándonos desde la lógica. Para conseguirlo, busca el aspecto más ilógico de tu vida y comunícalo. Luego busca el mas lógico y atrévete a comunicarlo. Te darás cuenta de que el primero alimenta tu irresponsabilidad y tus complejos, y el segundo tu aceptación de la parte responsable de tu vida, y a la vez te ayuda a sentirte humilde.

Jon: Gracias, Joaquina, ya solo nos quedan dos. El sexto centro es el famoso tercer ojo. (Ajna)

 Joaquina: Desbloqueo de los celos. Manifestación desde el Don de uno mismo. El ejercicio es que recuerdes cuál de estas tres cosas provocan celos en ti: La claridad de ideas, la sensibilidad para las artes y mundo emocional, o la belleza física o el poder que muestra.

Jon: ¿Hay una solución para cada uno de los escenarios?

Joaquina: Para la claridad de ideas, integra todos los días 1% de lo que piensas. Escucha para poder definir ese pensamiento. Para la sensibilidad emocional: Obedecer todos los días un 1% de lo que vives dentro de ti, aceptando tomar pequeñas decisiones.  Debes manifestarte mucho más sereno o activo según tu utilización, es decir que si eres muy manifiesto para esconderte debes reducir y si eres poco, potenciar. Para los celos a la belleza física o al poder de otro, la solución es: Ejerce todos los días un 1% tu autoridad en tus ideas, ni te sometas ni sometas a otros.

Jon: Llegamos al último centro, el chakra Corona. (Sahasrara)

Joaquina: Desbloqueo del orgullo. Entrega desde la Comunión. Mira tu interior. Escondida dentro de ti está la cualidad que más amas de tu personalidad. Ahora observa a tus padres y determina quién de los dos la tiene en positivo. Luego mira a tu otro padre y te darás cuenta de que la tienes en negativo.

Jon: Esto me genera un poco de tensión.

Joaquina: Relájate, no es cuestión de juicios. Has decidido venir a esta vida para aprender. La forma de aprender es sabiendo qué es correcto hacer y qué es incorrecto. Ambos maestros son imprescindibles en tu vida para llegar a ese matrimonio que hoy buscamos. Un matrimonio conocedor y lleno de experiencia. Ellos te han dado la sabiduría de saber. Posiblemente hasta hoy no te hayas dado cuenta de su valor. Ahora que ya sabes cual es tu pareja interior, ya sabes como tu cualidad se expresa y como te paraliza. Toma la decisión de ayudar a tu lado bloqueado a través de la información maravillosa de la totalidad de tu ser.