78 Energía vital

El Tosalet es una pequeña urbanización cerca de Jávea, en cuyo centro hay un hotel en el que estamos alojados un grupo de personas, a punto de iniciar un curso sobre Energía Vital. Conversamos y el Montgó nos sigue atento a través de la ventana.

Joaquina: Con el trabajo de estos días busco la trascendencia de la energía que ha resultado de la unión de la energía sexual o telúrica y la cósmica, que al quedar unidas han dejado de ser energías puras, para necesitar la una de la otra para su manifestación. La energía telúrica/cósmica, que cubre nuestra afectividad, el hogar y el aprender, hasta la cósmica/telúrica que marca la operatividad de la vida en el cuerpo físico, contemplando desde esos puntos una parte de la economía, del trabajo y de la enseñanza, en estado más práctico. La verdadera trascendencia de estas energías dará como resultado una purificación cada vez mayor que nos permitirá llenarnos cada día más de la Energía Cósmica. La viviremos entonces con mayor sutileza y sensibilidad, sin miedos a su pérdida.

Jon: Parece que aprender a realizar este matrimonio, e ir comunicándonos cada día mejor con él, es lo ideal para poder ser felices y trasmitir esa felicidad a todo lo que nos rodea.

Joaquina: Podríamos decir que una mitad de nuestro cuerpo, más conectada a la energía telúrica es la reconocida y con la que funcionamos, obviando la otra, por desconocimiento de su funcionalidad, por negación a ella o simplemente porque es más fácil sentir que todo parte de nuestra humanidad y no de que estamos unidos a los hilos maravillosos de Dios.

Jon: ¿Esto es un poco como las uniones que hacemos con la pareja?

Joaquina: Así es, son uniones donde cada uno de los participantes se siente más útil, más operativo, más divino y obvia que esa unión tiene como resultado la suma de los dos participantes del conjunto. En el curso quiero proponer el reconocimiento y aceptación de un matrimonio que habiéndose realizado necesita aprender a caminar por los senderos de la vida llena de gozo y comunión. El cielo y la tierra que al fundirse forman una mezcla un tanto extraña, llena de vida y de miedos a vivir, llena de ilusiones y de miedo a perderlas. Un ahora que tiene perdido el presente por miedo a un futuro lleno de pasados no olvidados.

Jon: Me encanta cuando te pones poética.

Joaquina: Todo ser que está aquí tiene como cualidad innegable el aprendizaje. Abrirse a él, es conocer las partes que van deteniendo el proceso de transcendencia. Todos tenemos el cielo llenándonos de todo y todos sentimos la fuerza de la tierra que parece que no siendo nada, lo cubre realmente todo. La oferta es de encuentro con Dios transcendiendo los valores que contaminan su recuerdo.

Jon: Si te parece empecemos por el principio. ¿Qué es la energía vital?

Joaquina: Es la energía telúrica después de haber sido tocada por la mano amorosa de la energía cósmica. Es, por tanto, una energía de transformación que debemos aceptar como la causa primera y única de nuestra felicidad en la relación con los demás. La Energía Cósmica, esa llamada del Ti Mismo hacia la sublimación, es una experiencia personal, que se comparte con los otros en su misma llamada, yendo hacia la consecución de un principio de Amor Universal. La energía Vital es la que nace de una necesidad de romper la separación de unos con otros, de la necesidad de vivir la unión para poder llegar a fundirnos en el Padre. Es la energía del trabajo personal en comunión con los demás.

Jon: ¿Dónde vive la energía vital?

Joaquina: La energía vital vive en un medio físico y nace de la tierra y, por lo tanto, está afectada por los elementos que nutren o la forman estimulando o frenando su movimiento en relación con lo adecuado que se esté conectado a estos elementos.

Jon: Me imagino que te refieres al componente simbólico de la tierra, el agua y el aire.

Joaquina: La tierra representa nuestra capacidad de vivir la realidad, poner los pies en las situaciones de forma adecuada, pero de una forma vital. Nuestra realidad con el deseo de tener un cuerpo como medio o como fin. La tierra es la Luna, la oscuridad, la madre, la capacidad de sobrevivir, de mirarse a uno mismo. La tierra recoge la capacidad de vivir por los propios medios. Es, por tanto la tierra, el capítulo dentro de los elementos que habla de sexo como un medio mucho más de sobrevivir y propagar la especie que como un refinamiento de las experiencias sexuales, siendo a más y más delicado, según la activación de la energía cósmica y su aceptación. La tierra es la que enseña a cuidar de uno mismo desde los principios y las características del medio donde uno se encuentre. Habla también la tierra de lo que se puede lograr, siendo más y mejor cuanta más energía cósmica haya sido aceptada.

Jon: El elemento agua habla de nuestro mundo emocional ¿no?

Joaquina: Habla de la capacidad de confiar y poner la voluntad en todo. Dependerá, efectivamente, de la capacidad de manejar y reconocer las emociones, el resultado de la vida de cada uno. Las olas y su símbolo de inestabilidad reflejan muy bien de qué se está hablando cuando se refiere al agua.  Conocer, aceptar y cambiar en cada ocasión lo que indique el momento para que nada te mueva desde fuera, si no que sea tu interior el que decida qué tiene que suceder.

Jon: Entonces me conecta con la capacidad de profundizar en mi mirada interior.

Joaquina: Sí, y te conecta también con la capacidad de desarrollar un principio de serenidad donde todo es remanso y caudal, que fluye hacia los brazos amorosos y llenos de vida de Dios. Pero también está conectada a la sombra. Al miedo a descubrir tu lado oscuro y no ser aceptado por los demás. Este elemento pide profundidad y revisión interior, exigiendo vencer el miedo a esta mirada y la cobardía al resultado. El agua nos recuerda el amor de la madre y la sensación de haber sido aceptados por ese amor. Retornar al útero materno y depurar el nacimiento puede ayudar en el manejo del mundo emocional.

Jon: Nos queda el plano mental, el aire.

Joaquina: El aire conecta con el mundo de la idea. Habla de la capacidad de creer en ti mismo. Regula el pensamiento, esa idea del ser y sin sentido conceptual en la vida. El mundo astral, el recuerdo del pasado que hace que el aire genere torbellinos donde no hay salida a la vida libre y mágica de la idea que se extiende. El aire, cuando en calma, permite que la semilla se pose suavemente en los lugares más apropiados. El aire alterado hace que todo pierda el sentido de la realidad y nada permanece estable. El aire, que como un huracán arrasa con todo a través del pensamiento dogmático, prepotente, para luego, quedar exhausto y sin nada sobre si mismo, queriendo edificar un momento nuevo. El aire está conectado al reconocimiento de uno mismo y la necesidad de aprender que tiene el ser como única experiencia para darle cuerpo a la idea.

Jon: En el índice del curso hay una serie de puntos bajo el epígrafe “Explicación de la energía vital” que me gustaría entender un poco mejor. El primero es: Energía vital pura.

Joaquina: Cuando la energía que recibe el cuerpo por el centro raíz o primero, es ascendida adecuadamente a través de los principios amorosos de cada centro, el resultado es una energía vital transcendida o pura. Esta energía busca ser tocada por la energía cósmica para realizar el matrimonio que lleva a la experiencia en la tierra de dar y recibir, meta única de este movimiento energético.

Jon: ¿Y cuándo la energía vital está sin trascender?

Joaquina: Cuando la energía que recibe el primer centro no es ascendida adecuadamente, sino que se queda bloqueada en cualquier centro, por un principio mental, emocional o físico no superado, la energía vital no puede purificarse. Al no purificarse no llega a realizar una conexión con la energía cósmica, sino que es tocada por ésta para proceder a estados de conciencia, bien por inspiración personal o por la escucha de ayudas que fluyen en busca de esta trascendencia. Desde ese momento todo gira en la búsqueda de la sensibilidad para romper el bloqueo y conseguir elevar la energía hasta el punto que te he explicado antes.

Jon: Esta energía fluye entonces por los 7 centros

Joaquina: Sí, ya ha tenido procesos de encuentro cósmico por los diferentes canales, provocándose el rechazo y la aceptación y haciendo estancamientos que dificultan la superación de los principios para los que esta energía está considerada: permitir que el hombre pueda realizar su experiencia en la tierra venciendo la negación natural al aprendizaje y escuchando la voz del Padre que parece olvidada.

Jon: ¿Esa es entonces su cualidad más importante?

Joaquina: Es una energía de superación y que busca el amor de cada función que el hombre ha fijado como meta para llegar a romper la separación. La cualidad más importante es de comunión, que le permite llegar a realizar el matrimonio con la cósmica. Para ello, necesita vencer el primer obstáculo que es la Voluntad o desapego a los placeres de la carne. Esta dificultad nace principalmente de considerar que no existe la posibilidad de ser feliz desde un refinamiento de esta sensación de placer.

Jon: Siempre te he oído decir que precisamente los placeres de la carne nos alejan de la felicidad.

Joaquina: La cualidad mas importante que mueve esta energía es la aceptación de la sexualidad como un medio de encuentro y de romper la separación entre los hombres. Este movimiento provocará la necesidad de formar un hogar y aprender a convivir para poder integrar lo aprendido en la Conciencia de Prosperidad que dará como resultado poder vivir la experiencia cósmica cada día mas libremente.

Jon: Experiencia cósmica… pero, vivimos en la tierra…

Joaquina: La cualidad de esta energía está también llena de los procesos de trabajo y económicos que surgen de una idea de vida en la tierra. Los movimientos profesionales, metas de estudios y otros muchos que se propician antes de los 24 años nacen del movimiento de esta energía. Y por encima de todo la cualidad de esta energía es la vitalidad, que nos permite experimentar una vida diferente, llena de un vigor que elimina la sensación de cansancio, activando un concepto nuevo y renovador de la capacidad de dar y recibir.

Jon: En el viaje me hablaste de que la falta de valor que más afecta a esta energía es la falta de aceptación del proceso de esfuerzo que parece representar el desapego a los deseos, y miedo a la felicidad sin ellos.

Joaquina: Los atavismos familiares y el miedo a repetir los errores vividos en familia son los procesos más costosos de superar en este deseo de purificación de la energía vital.

Jon: ¿Eso nos bloquea los canales energéticos?

Joaquina: Los canales están o no bloqueados primeramente por la secuencia de la energía sexual o energía de movimiento corporal. Posteriormente el estudio que tenemos que desarrollar está en función directa con los miedos a los desapegos físicos, la dificultad para creer en la felicidad desde la energía cósmica y no haber perdonado a los padres y los recuerdos de las etapas familiares que vinculan a la Sombra en las etapas de 0 a 12 años.

Jon: ¿Cómo se desbloquean?

Joaquina: Para desbloquear los canales de la energía vital, hay que asumir la depuración del deseo y la cobardía a perder el valor personal en aras de vivir en la unidad y realización de todos por encima de la propia. Sólo podremos desbloquear el canal energético cuando aprender y recibir del otro se viva de una forma natural y serena. Esta energía no se transciende cuando se niega uno a la igualdad con el otro, por miedo a ser dañado o no reconocido. Es una energía de reconocimiento y de luz, donde vivir en el cuerpo es un deseo personal y no impuesto por lo demás. Pasado el tiempo animal vivir este tiempo de luz es reconocer el aprendizaje y abrirse a él.

77 Presentación del libro “Conversaciones”

“Una joya Jon, que bien estás trabajando estos maravillosos textos, me parece un acto de generosidad excelente. No soy quién para dar consejos en este sentido, tan solo apuntar que sería un libro precioso y de gran aportación. Un fuerte abrazo.” Juan Manuel

“Creo que la recopilación de todas estas conversaciones implicaría un buen libro. Si no lo has pensado, te sugeriría que lo hagas y si lo has pensado creo que sería un acierto y una buena ayuda. Gracias por compartir con nosotros todo este conocimiento.” Pilar

 “Muchas gracias. Cuánta verdad, aunque se nos olvida a diario. Ahora a ponerlo en práctica. Y me sumo a lo del libro. Un saludo.” Francisco Javier

Gracias Juan Manuel, Pilar y Francisco Javier por ser tan explícitos. Gracias también a todas las personas que verbalmente han alentado este texto.

 Me sentiré muy honrado si me acompañáis a la presentación de este libro en el que transcribo las conversaciones publicadas en el blog en el 2018.

La presentación tendrá lugar en Nextyou el jueves 4 de julio a las 19:30. (Rosario Romero 25, Madrid 28029)

Para los que no podáis asistir, Amazon os lo acerca a casa:

https://www.amazon.es/Conversaciones-Jon-Elejabeitia/dp/8409120305/ref=sr_1_4?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=jon+elejabeitia&qid=1561064531&s=books&sr=1-4

CONVERSACIONES

 

76 Integridad

Estamos tocando el tema de la integridad para un próximo curso. Me encuentro en el salón de la casa de Joaquina, sentado en un sofá de piel de color crudo que forma una L con su compañero y arropan una mesa moderna de cristal. Una música suave sale de dos altavoces en forma de columna con una calidad extraordinaria.

Joaquina: Para empezar a hablar de integridad tenemos que determinar primero nuestros valores individuales, dentro de nuestro marco de referencia, observando nuestros ideales, creencias y normas de conducta. La integridad es la coherencia entre nuestros valores y la práctica de estos. Es decir, una integración entre pensamientos, sentimientos y expresión de estos en nuestros actos. Cuando actuamos en contradicción con nuestros criterios o normas bajamos en nuestra estima.

Jon: Relacionas la integridad con la autoestima. ¿Cómo puedo mejorar la apreciación que tengo de mi mismo?

Joaquina: Para que se produzca un cambio y mejora es necesario que no entres en conflicto con tus valores, sino más bien que tu consciencia esté alerta constantemente en dos direcciones: Primero conocer tu criterio presente y actuar en consonancia con él. Segundo, ver y aceptar el crecimiento y ampliación de tu criterio y los valores morales a través de tu experiencia diaria.

Jon: Quieres decir, que un estado de aprendizaje me ayudará a reafirmarme y extenderme en mis conocimientos. Sin embargo, el ego juega casi de continuo con estos principios vitales, con el fin de provocar la caída y la culpa que de inmediato se produce.

Joaquina: Y ambas, caída y culpa, serán usadas como bajada de la estima y confianza que has despertado en ti. De aquí la importancia de tener un conocimiento real y no aparente de tus valores y de la capacidad de su practicidad actual. La integridad no es un estado de percepción sino un estado de conocimiento y coherencia. Vivimos atascados en un deseo de perfección y de búsqueda hacia comportamientos y principios similares a aquellos que nos rodean. En este deseo de emulación vamos perdiendo el conocimiento de nuestras verdaderas capacidades y sobre todo de nuestros principios. Y así, la estima personal entra en un conflicto de valoración no permitiéndonos vivir conscientes de la responsabilidad sobre nosotros mismos.

Jon: ¿La valoración y la estima personal crecen o decrecen en relación directa con la acción sobre nuestros propios criterios?

Joaquina: Una persona que actúa bajo su criterio aun en el caso de que no parezca algo positivo para los demás, habrá obtenido un mayor rendimiento y estima personal que aquel que tenga unos valores muy altos, pero adquiridos y no vivenciados por él mismo.

Creyendo firmemente es esto, adjunto unos cuestionarios que elaboré para este curso ya que te pueden ayudar a medir de alguna manera tu grado de autoestima a través de tu nivel de integridad. Imprímelos y a por ello.

 

 CUESTIONARIO

  1. En general:

Escribe tres opiniones sobre tu mente que te gustaría recibir:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe  tres opiniones sobre tu mente que cuando las recibes te llenan  de rencor:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe  tres opiniones sobre tus sentimientos que  te gustaría recibir:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe tres opiniones sobre tus sentimientos que  odias recibir:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe tres cosas que  te gustaría que otros te hicieran:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe tres cosas que  no soportarías que otros te hicieran:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

CONTRADICCIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

CONCLUSIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

DECISIONES:……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

  1. Con relación al sexo:

Escribe cinco pensamientos que indiquen tu forma correcta de entender el sexo

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………
  4. ……………………………………………………………………………………
  5. ……………………………………………………………………………………

¿Cuántos de estos  pensamientos das o recibes?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe cinco pensamientos que te parezcan incorrectos en el sexo

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………
  4. ……………………………………………………………………………………
  5. ……………………………………………………………………………………

¿Cuántos de estos  pensamientos das o recibes?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe tres pensamientos sobre la fidelidad que deseas recibir:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe tres pensamientos sobre la fidelidad que no deseas recibir:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Analiza tu integridad en la fidelidad

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

CONTRADICCIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

CONCLUSIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

DECISIONES:……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

  1. Con relación al dinero: 

Escribe cinco pensamientos que indiquen tu forma correcta de entender el dinero:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………
  4. ……………………………………………………………………………………
  5. ……………………………………………………………………………………

¿Cuántos de estos  pensamientos vives?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe cinco pensamientos que te parezcan incorrectos sobre el dinero:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………
  4. ……………………………………………………………………………………
  5. ……………………………………………………………………………………

 ¿Cuántos  de estos pensamientos vives?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe tres cosas que  haces con el dinero y te parecen válidas:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe tres cosas que  haces con el dinero y rechazas:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

CONTRADICCIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

CONCLUSIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

DECISIONES:……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

  1. Con relación a la casa:

Escribe cinco aspectos que hayan estado dentro de tus valores sobre la casa en la convivencia con tus padres:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………
  4. ……………………………………………………………………………………
  5. ……………………………………………………………………………………

¿Cuántos de estos los experimentas tú actualmente?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe cinco aspectos que estén fuera de tus valores en relación con la casa  en  tus vivencias con tus padres

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………
  4. ……………………………………………………………………………………
  5. ……………………………………………………………………………………

¿Cuántos de estos experimentas tú actualmente?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

¿Cuántos de ellos has modificado?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

CONTRADICCIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

CONCLUSIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

DECISIONES:……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

  1. Con relación al trabajo:

Escribe 5 aspectos positivos que hayas aprendido de tus padres sobre el trabajo:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………
  4. ……………………………………………………………………………………
  5. ……………………………………………………………………………………

¿Cuántos de éstos los experimentas tú actualmente?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

Escribe cinco aspectos negativos que hayas aprendido de tus padres con respecto al trabajo:

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………
  4. ……………………………………………………………………………………
  5. ……………………………………………………………………………………

¿Cuántos de éstos aspectos los experimentas tú actualmente?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

¿Cuántos de estos has modificado?

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

¿Trabajas en tu trabajo óptimo?    …………..

Escribe que tres cambios tienes que hacer para conseguirlo

  1. ……………………………………………………………………………………
  2. ……………………………………………………………………………………
  3. ……………………………………………………………………………………

CONTRADICCIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

CONCLUSIONES:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

DECISIONES:……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

75 Veo, acepto, cambio, extiendo

Quedan diez días para un importante seminario y atisbo por encima del hombro de Joaquina una carta que está escribiendo a los asistentes para pedirles que, después del curso, nos quedemos todos juntos a cenar. Transcribo una parte que, pienso, refleja su sentir:

Queridos amigos:

 El ser humano en su profundo deseo de navegar por las ilusiones, a veces se olvida de las realidades más primarias, de esas pequeñas cosas cotidianas, que sin parecer importantes pueden hacer que algo que parecía un instante mágico se convierta en algo más real y, por lo tanto, lleno de cuerpo, que hace costoso el andar, y no deja jugar a la chispa fulgurante y mágica de la idea primaria…

 …Sé que el trabajo de estos últimos meses está resultando duro. Que mirarse dentro rasca el alma y nos pica un poco la piel, que desmontar nuestras farsas produce un estrés a veces insoportable. Hemos aprendido lo doloroso de conocernos, lo tedioso de aceptarlo y la cuesta empinada que representa el cambio. En el camino, algunos hemos decidido que no es interesante, que no nos gusta, qué sé yo. Pero esa noche me gustaría que juntos jugáramos a encontrarnos y a transcender de cualquier miedo…

 …No sé si os lo he dicho OS QUIERO, sois la familia más importante y maravillosa que tengo.

 Que Dios os acompañe.”

Jon: La carta está genial, como siempre. Escribes: “Hemos aprendido lo doloroso de conocernos, lo tedioso de aceptarlo, y la cuesta empinada que representa el cambio”. Veo un orden implícito, más allá de que me parece un pensamiento un poco negativo, sobre el cambio: conocerse, aceptarse y cambiar. ¿Es eso así?

Joaquina: Respecto a lo doloroso de mirarse dentro, así me lo hacéis ver las personas. A mí particularmente me encanta. En relación con el orden para el cambio, sería: veo, acepto, cambio y extiendo.

Jon: ¿Cómo es la visión?

Joaquina: La visión tiene varias secuencias. En un primer momento veo “todo”, para pasar más tarde a pormenorizar en los aspectos que me quitan la paz. Ten en cuenta que aquello a lo que más importancia le das no es donde está el problema. No es eso lo que te quita la paz. Recuerda que “donde está no está”, nos entretenemos en proyecciones para no llegar a profundizar en la realidad.

Jon: Si donde está no está, ¿dónde está, entonces? Esto parece un trabalenguas de los hermanos Marx.

Joaquina: La causa de la pérdida de paz está en algo que nosotros hacemos a los demás, no en lo que recibimos de otros. Ese algo se ha quedado escondido entre las capas de cebolla que nos hacen llorar y que se formaron por las culpas que hemos cargado sobre otros.

Jon: Sí, eso de cargar las culpas a los otros es el pan nuestro de cada día.

Joaquina: La dificultad no está en nuestros padres o hermanos, parejas y otros, está en darse cuenta de que lo que recriminas en otro, vive en ti de una forma intensa. Que lo que te “hicieron” y sentiste por ello un gran dolor, lo repites con bastante frecuencia, y esto sólo puede suceder porque llevas dentro la guía operativa. Eso, y no otro motivo, es lo que te quita la paz. Necesitas verte, y una forma fácil de conseguirlo es mirar lo que te altera de los otros, e ir identificándolo poco a poco en tus actitudes.

Jon: Conceptualmente es fácil pensar que somos artífices de lo que vemos. Pero en la práctica…

Joaquina: El requisito para ver es no juzgar lo que se ve, sino pasearte por ello dejándote ir, y entonces la verdadera visión surgirá. Será ese momento mágico donde los velos han quedado descorridos, y la esperanza hacia el cambio se abre limpia y serena ante tus ojos.

Jon: Una vez visto fuera… hay que digerirlo.

Joaquina: Se llama aceptación, no digestión. Me acepto porque he venido a este mundo a enseñar y aprender, y todo eso está dentro de mí. La aceptación es el rasgo más importante del trabajo personal. No tiene nada que ver con la autoestima, o cualquier otro rasgo de valoración. La aceptación es que uno se acepta en su totalidad, sin condiciones ni requisitos. No hay nada externo a esta condición. No depende de nada externo a uno mismo. No depende de nada que uno haya hecho, ni porqué lo ha hecho. Uno no se puede medir en relación con nada ni con nadie. Uno se sienta ante sí mismo y acepta lo que ha visto diciendo que en él está la capacidad de conseguir aquello que desee, que tiene todo lo que él mismo lleva intrínseco en relación con lo que vive.

Jon: Con ese tipo de aceptación se tendrán muy pocas dificultades en modificar aquello que se vio.

Joaquina: Sí, pero la base principal de esta aceptación es reconocer que el guion lo escribió uno. En la aceptación hay un compromiso de minimizar e ir reduciendo lo que se ha visto. Cuando se reconoce la autoría del guion, nace la seguridad de poder cambiarlo para lograr lo que se desea. La premisa para cualquier cambio es que la aceptación sea total, sin culpabilizar, y de una forma liberalizadora y optimista. Yo soy, y todo lo que soy está en mí. Soy todo y utilizo en cada momento lo que necesito. Lo que he venido a hacer está dentro de mí.

Jon: He visto, he aceptado, y ahora debo tomar una decisión de cambio.

Joaquina: Esa decisión debe ser libre y te debe llevar al puerto que desees. Este deseo no debe estar impregnado de apasionamiento momentáneo, o puntos de vista solamente racionales. La decisión debe estar fundamentada desde un pensamiento que se puede decir y hacer. Nada es bueno ni nada es malo, lo que uno decide es si quiere la paz o desea permanecer en ese estado alterado.

Jon: Me parece que, en todo caso el cambio requiere un orden y una organización dividiéndolo en etapas.

Joaquina: Así es, empezando por acometer lo más fácil e ir aumentando suavemente el nivel de exigencia. No se debe avanzar hasta que no se haya logrado que el paso anterior se realice de una forma serena y sin extorsiones. Es decir, que la fluidez te indique la aceptación de un pequeño nuevo esfuerzo. Recuerda que todo cambio implica un estrés que debe ser reducido paulatinamente para no generar una reacción contraria. En el inicio, el estrés empezó en un 1%. Es probable que hoy esté por encima del 100%. Has adoptado comportamientos desestabilizadores pero que han hecho hábitos. La estabilización debe ser armónica y el hábito dejará de ser tan frecuente, y acabará desapareciendo. Vencer un hábito representa luchar contra el estrés que ello representa.

Jon: ¿Cómo?

Joaquina: Debes estructurar un trabajo del 5% diario que te ayude a felicitarte con los pequeños logros y a no derrotarte con los grandes fracasos, que te llevarán a dejar el proceso estancado en algún punto, al que tarde o temprano tendrás que volver. Sin lo previo, ver y aceptar, no se puede producir el cambio. Debemos ser gentiles con nosotros mismos, pero firmes.

Jon: Mi vida está inundada de inicios, de cambios no finalizados, que poco a poco me hacen vivir una sensación de fracaso, que no deja de ser una base de autodisculpa para no continuar.

Joaquina: Es importante tener una buena información de los pasos a realizar, pero igualmente es esencial la aceptación del orden desde tus posibilidades primarias, un poco mermadas por los hábitos tan arraigados, hasta subir los peldaños que te llevarán a la consecución de la meta, la felicidad, la paz con nuestro Ser Interior, y la armonía de la vida que tanto ayudará a todos.

Jon: Una vez conseguida la paz interior, ya está, objetivo logrado…

Joaquina: Queda el cuarto paso, la extensión. La extensión sólo se puede hacer desde la acción. Las palabras se quedan vacías de contenido cuando no están respaldadas por actos consecuentes y llenos de integridad. Seremos maestros cada día de ese 5% que hemos modificado. Y seremos alumnos atentos del 5% que necesitamos aprender para el nuevo día. La extensión ayuda a que cada uno crea más en si mismo, pero sobre todo, ayuda a conseguir la plenitud, y por encima de todo nos enseña a darles a los demás lo que nos gusta recibir.

Jon: Pensar, decir y hacer desde la integridad.

Joaquina: La extensión debe producirse desde la integridad personal. No desde donde suponemos que los demás esperan de nosotros. La integridad personal no está en relación con otros. Es solo en relación con uno mismo. Actuar fuera de tu criterio te llevará a sentirte desestabilizado e inseguro, logrando con ello una pérdida de confianza.

Jon: ¿Cómo lo consigo?

Joaquina: Busca tus ideales, tus puntos de referencia y actúa sobre ellos. De este modo podrás modificar aquello que no te produce armonía o paz. Cuando actúas fuera de estas bases, lo que surge es la disculpa, haciendo culpables de los resultados a los que preconizan esas actitudes.

Jon: Una especie de autogestión.

Joaquina: La autogestión impide este proceso y por lo tanto te ayudará a acometer las variables, a realizar por integración de tus conceptos o aprendizajes. Los ideales se amplían y el crecimiento y la extensión es más vivificante. Ser íntegro es vivir de acuerdo con unos principios sobre los que actúas. Antes de plantearte si eres íntegro o no, debes conocer cuales son los principios rectores de tu conducta, qué es para ti apropiado y que no. La culpa nace cuando actúas de forma contraria a los principios o criterios sobre los que te basas. Cuando una persona se siente mermada en su propia valoración debido a una falta de integridad, sólo volver a esa integridad le ayudará a crecer en su autoestima. La enfermedad de la mente, que acabará expresándose en todo nivel, nace cuando la persona está actuando fuera de su integridad (decir = hacer = pensar).

74 El rol grupal

Estamos en el descanso de una formación para un equipo directivo de una importante empresa. Ahora las personas se distienden, se relacionan, ríen entre bocados de pastas danesas y sorbos de café. Parece que, momentáneamente, han dejado sus roles profesionales y no hay tanta auto exigencia en el comportamiento.

Jon: Parece que lo de los roles es algo de quita y pon y no tanto algo asentado en nuestra personalidad… y, ¿cómo de conscientes somos de nuestro rol?

Joaquina: Los otros ven en nosotros las cualidades del rol que exhibimos. Todo rol está vinculado a reconocimiento o a una aceptación. Solo hacen el camino del rol aquellas personas que son verdaderamente valientes para perder durante un tiempo el reconocimiento y la aceptación porque, en ese momento en el que cambia, ya no lo hace tan bien como anteriormente.

Jon: ¿El camino del rol?

Joaquina: Se puede detectar dónde está una persona mirando cómo trabaja. El rol verdadero de la persona es aquél del que puede vivir. El camino del rol te dice dónde estás y hacia donde vas yendo. Si caminas en el rol, el éxito es real.

Jon: Entonces cuéntame cuales son los cinco roles grupales, esos roles que ejercemos en nuestro trabajo.

 Joaquina: El primero es el rol realizador. Esta persona sabe lo que hay que hacer, posee datos, marca los objetivos y las metas, y nadie es capaz de cambiarle de criterio. Es el rol que primero se aprende: el físico. Para tener una gran estabilidad en este rol tenemos que ser personas con autoridad. Autoridad, no poder. Es decir, posee conocimiento, estructuración, etc. Es un rol que da dinero, pero su nivel ético no es demasiado elevado, ya que no le importan las personas. Tiene claro qué quiere hacer y qué resultados pretende obtener.

Jon: Suena muy conseguidor, ¿y su parte oscura?

Joaquina:  El error de este rol es el autoritarismo, sus formas autocráticas. Sin embargo, este rol lo tenemos que tener todos, porque es aquel que siempre cumple sus metas. Un realizador es expeditivo y concreto. Intenta guardar los tiempos. La eficacia es muy importante para él. La eficacia por encima de la eficiencia. El realizador vive el presente. Un ejemplo puede ser Emilio Botín.

 Jon: El segundo es el innovador, ¿no?, ¿cómo es?

 Joaquina: Se encarga de crear, de crecer, del progreso. Este rol pone color al rol del realizador, ya que un innovador que no es realizador no tiene sentido.

Jon: ¿Cómo podemos llegar a ser este rol?

Joaquina: Para ser innovadores hemos de romper nuestro paradigma y crecer. La emoción ha de ser firme, bien asentada ya que no se puede tener un rol innovador si se está desbordado emocionalmente. El innovador mira hacia las personas, tomando en consideración aquello que el otro puede disfrutar. A las personas les gustan las cosas que son eficaces, fáciles y estéticamente agradables. Estos son los tres pilares de la innovación.

Jon: Un ejemplo sería Steve Jobs.

Joaquina: Un buen ejemplo de rol gestor, el siguiente, es Pep Guardiola. Gestiona los conflictos, tiene responsabilidad con la gente, posee una buena comunicación…y consigue que se le aprecie y respete. La muerte del gestor es la avaricia, la ambición y la falta de generosidad. Para ser un buen gestor es fundamental haber pasado por los roles anteriores, ya que en él se une, qué hace la persona, cómo lo hace y por qué lo hace. Este rol no busca los resultados, sino que busca el método para llegar a los resultados, aunque el camino sea más largo. Es un estratega,

Jon: ¿Cómo podría valorar a un buen gestor?

Joaquina: Cuatro puntos:

  1. Nivel de responsabilidad
  2. Nivel de motivación
  3. Como se comunica con su proyecto
  4. Su nivel de creatividad al gestionar

Jon: Estamos en el cuarto rol: el líder.

Joaquina: Este es el rol al que todos tendríamos que llegar, superando el resto de roles planteados. El mejor ejemplo es Michel Jordan. No somos lideres “per se”, sino que nos podemos hacer líderes. El cuestionamiento de alguno de los anteriores roles no nos permite ser líderes.

Jon ¿Qué tiene que tener el líder?

Joaquina: La capacidad de ver la estrategia del realizador. La emoción de la innovación y el crecimiento. La alegría por el proyecto. Ver las cosas que no funcionan para cambiarlas. El líder tiene la justificación del “para que” hacemos las cosas, y su camino sería: Si yo sé lo que quiero hacer, empiezo a ser un gran realizador. Si sé cómo lo quiero hacer, empiezo a ser un gran innovador. Y si pienso por qué hago esto y no otra cosa, soy un gran gestor.

Jon: El siguiente me parece el más fascinante. ¿Qué diferencia hay entre un líder y un visionario?

Joaquina: El líder tiene la capacidad de movilizar a los demás sin excluir lo positivo y lo negativo de la situación, no excluye el mal para llegar al bien. Por ejemplo, Gandhi sería un líder visionario, no un visionario, ya que se centra en el dolor. El visionario es aquel que excluye el mal totalmente y busca la participación del bien para llegar donde él quiere. Por ejemplo, Nelson Mandela. Aprender a quitar lo negativo de las situaciones para aprender a expresar lo positivo de lo que queremos. El rol líder busca el cambio y el rol visionario busca la transformación. En ningún momento el líder tiene que tener unas condiciones que sobrepasen lo natural, lo físico, lo emocional o la gestión, mientras que el visionario no se puede permitir nunca no ser transcendente.

Jon: Entonces, si te entiendo bien, los visionarios no solo movilizan, sino que impulsan a las personas a buscar la transformación de la sociedad. Y consiguen hitos que nunca hubieran sido pensados. ¿Cómo podemos llegar a ser visionarios?

Joaquina: Todos podemos ser visionarios respondiendo a estas preguntas:

  • ¿Qué quiero hacer?
  • ¿Cómo lo quiero hacer?
  • ¿Por qué lo quiero hacer?
  • ¿Para qué lo quiero hacer?
  • ¿Qué va a pasar con la sociedad?

Todos tenemos que andar el camino del rol, para transformarnos e ir a otro lugar. El visionario se entrega totalmente a la causa social. Se puede llegar a ser visionario si se sigue el camino del rol, saliendo de nosotros mismos para pensar hacia el otro.

73 Roles de sociabilización

Un ruidoso grupo de quinceañeras nos adelanta por la izquierdo hablando a y riendo a gritos, no sé muy bien si entre ellas o con los móviles, ya que forman parte del grupo divididos entre ejecutar selfies y participantes de las conversaciones.

Jon: ¿Estas chicas están en el rol: “tengoquinceañosmeríodetodoymicerebrovaregular”?

Joaquina: No seas malo, simplemente están en el siguiente grupo: los roles de sociabilización, que los adoptamos de 12 a 24 años. El primero de ellos es el confiado y está relacionado con la autoestima: ¿Quién soy yo en relación con lo que puedo hacer?

Jon: Un segundo. ¿Para conocer este rol hay que tener claro el familiar?

Joaquina: Sí, hay que conocerlo en sus dos versiones. Su estructura sexual: qué sexo soy, Y su estructura económica: me siento capaz y válido con el para conseguir mi objetivo o hay una limitación familiar por pertenecer a ese sexo: limitaciones por ser mujer, o por ser hombre.

Jon: Es decir, de qué forma te han tipificado en la familia, o qué titulo te han llamado.

Joaquina: La autoestima se ha formado en el rol familiar, y se proyecta luego en el rol social. Sí, por ejemplo, ser mujer es un rol limitante, cuando sales al mundo sales con un patrón limitante. El rol de la autoestima es el reconocimiento de nuestra capacidad afectiva e intelectual. En este primer rol, estás solo, estás en tu intimidad, no hay nadie, solo te preocupas de ti. El rol contrario: Soy inadecuado para lo que va a empezar.

Jon: Y cuando estás en ese rol contrario, ¿cómo sales de él?

Joaquina: Con la capacidad de gestionar tus capacidades. Con la capacidad de obedecer a las capacidades del otro y a las propias. Entendiendo que el otro tiene capacidades positivas de las que yo puedo aprender. Entendiendo también, que yo tengo capacidades positivas de las que el otro puede aprender. La clave es obedecer y saber instrumentar al otro. El problema es que nos sentimos inadecuados a quien nos manda.

Jon: ¿Cuál es el siguiente rol?

Joaquina: El segundo rol es el de la valoración formal. Es donde te adecuas al espacio aceptando el proceso de aceptación: ¿cuanto de mí acepta el otro? El primer impacto es de desconocimiento: ¿qué piensa el otro de mí y de mi adecuación al entorno? Cuando el otro me mira tengo dos opciones, o quiero gustar, o soy antisocial.

Jon: Me imagino que tiene mucho que ver con la crítica que se recibe en la infancia que te hace cuestionar si eres o no adecuado para el otro.

Joaquina: Este rol en negativo es la crítica. Para arreglarlo, el elemento mas importante es la tolerancia: aceptar la diversidad de forma de ser y actuar. Analizar lo que ha pasado como estudio de la situación, y no como critica y juicio del otro. Solo dejando la crítica se llega al siguiente rol: el portavoz. Todos, excepto el que no escucha, tenemos el don de la palabra. Aquí ya estas en grupo, y puedes ser o no portavoz de tus ideas. Las preguntas pueden ser: ¿Eres capaz de aceptar otras ideas?. ¿Dices lo que quieres hacer y lo que piensas, cuando estas en grupo?

Jon: Si esto es consecuencia de nuestra infancia, puede ser muy difícil haber sido capaz de decir lo que queríamos en nuestra familia. Miedo al padre, miedo a las consecuencias…

Joaquina: Es lo que hay que superar, si ese es el caso y aprender la cualidad del intercambio y de relacionarnos con otros. En negativo este rol es dogmático, y únicamente se arreglará con la capacidad de escuchar al otro.

Jon: ¿El cuarto rol?

Joaquina: Surge cuando has sido capaz de implementar en tu vida aquello de lo que has sido portavoz. Cuando falla puede ser por falta de autoestima en alguno de tus valores, o también por problemas con tu portavoz. En negativo es el tímido.

Jon: ¿Cómo se soluciona?

Joaquina: Con la manifestación de un elemento vivencial. Es decir, lo que dices tiene que estar incorporado a tu propia vida.

Jon: Pero la timidez es muy difícil de quitar.

Joaquina: Se quita con el compromiso a ser delicado en todas las situaciones, pase lo que pase. Los tímidos, o son muy bruscos o muy complacientes, o muy expresivos o muy soterrados. Tienen que aprender a encontrar el punto medio.

Jon: Cómo estos son la evolución de los infantiles, y además estas cosas van siempre de cinco en cinco, nos queda uno.

Joaquina: Sí, la libertad. Es la consecuencia de estar con seguridad, siendo portavoz, y ya no te sientes atado a nada, a ningún resultado. En negativo es el depresivo. Por ejemplo, ejecutivos de 36 a 42 que entran en ataques de ansiedad y en la pérdida de autoestima y depresión, ocurre por sentirse inadecuados a un ascenso o a retos nuevos. Cuando el éxito nos asusta tanto, perdemos todo nuestro potencial.

Jon: Entonces, ¿para tener autoestima es fundamental dejar atrás el rol de familia?

Joaquina: Entras en los roles de sociabilización, cuando saltas, cuando haces algo diferente y te planteas si vales. Esto genera un estado de conflicto, con las criticas consiguientes, y tienes que conocerlo, tanto a nivel cognitivo como experimental, para poder ser portavoz.

Jon: ¿Cómo superas el rol de familia?

Joaquina: Cuando dejas de acudir a él. Cuando entras en el siguiente grupo: trabajo y sociedad, y adoptas otro rol.

Jon: ¿Cómo se supera este último rol?

Joaquina: A nivel psicológico solo se cura con el perdón a los padres.

Jon: Entonces, si he entendido bien, los roles de sociabilización primero me muestran quién soy yo en relación con el entorno. Luego me innovo empleando elementos formales del entorno para relacionarme con otros. De ahí me hago portavoz de mis ideas. Adquiriré luego la seguridad cuando sea coherente con lo que tengo y con lo que soy. Todo esto me llevará a ser libre, y, ¿aquí se acaban los roles?

Joaquina: No, quedan los roles grupales: Realizador, innovador, gestor, líder y visionario.

Adjunto cuadro que puede ayudar a visualizar mejor los roles.

Captura de pantalla 2019-05-25 a las 20.54.06.png

72 El rol familiar

Es primavera tardía y el calor del verano llama con fuerza a la puerta. Estamos en la terraza de un apartamento que nos han prestado unos amigos, en el sur. Entre dos palmeras datileras se ve la piscina con una familia alemana enrojeciendo al sol. Dos niños con poca diferencia de edad se pelean o juegan en el borde mientras su padre intenta poner orden.

 Jon: Esos dos niños, en realidad, no están siendo ellos. Observo que se portan de manera distinta cuando están los padres mirando y cuando no. Juegan una especie de rol. ¿Por qué es eso?

Joaquina: El rol nos asigna una posición en el sistema y nos ayuda a indicar un comportamiento que le da seguridad al otro. De alguna manera ayuda a definir nuestras relaciones dando seguridad a los demás a través de un comportamiento predecible.

Jon: Entonces me imagino que no pueden ser muchos los roles…

Joaquina: Son cinco: Celoso, pegón, envidioso, rebelde y acusica. El primero puede ser apegado o desapegado, posesivo o desapegado. El pegón lo resuelve todo a golpes. El envidioso lo es porque no quiere hacer nada. El rebelde nunca quiere hacer lo que se le manda. El acusica anda siempre culpando a los demás no teniendo nunca la culpa de nada.

Jon: ¿Cuáles son los más importantes?

Joaquina: EL celoso y el envidioso. EL celoso cree que no tiene algo, que el otro sí. Puede ser celoso del otro o celoso de sí mismo. Siempre hay algo que no tengo y soy celoso de quien lo tiene, o me guardo lo que creo que no tengo, para mí mismo. Es cuando crees que no tienes capacidad para algo o te sientes carente de algo. El celoso es inseguro, hacia el otro o hacia si mismo. Un inseguro no esta tranquilo con lo que hace, debido a sus celos y es tremendamente inarmónico socialmente. El celoso de si mismo es callado, silencioso, y más predecible.

Jon: Me temo que voy a ser más el rol envidioso.

Joaquina: El envidioso no hace esfuerzos para conseguir lo que quiere. Tiene esa cualidad, aunque no en el mismo grado y entra a competir para intentar conseguirla sin esfuerzo. Toda persona envidiosa o celosa va a romper el equipo. Estas relaciones de celos y envidia destrozan la familia, por ejemplo, de ahí vienen los problemas de avaricia económica con las herencias.

Jon: Me imagino que todos estos roles tienen su parte positiva y su parte negativa, ¿no?

Joaquina: Si, por ejemplo, el acusica puede ser realizador o no. Ve lo que hay que hacer, pero quiere que lo haga el otro. Siempre se queja de lo que pasa y está todo el tiempo hablando de lo que le han hecho. Si se sabe manejar es muy bueno porque ahí esta el iniciador.

Jon: ¿Y cómo me comporto ante un niño acusica?

Joaquina: Lo primero es no escucharle, ni responder a sus acusaciones y así se volverá un realizador sano. Hay que ponerle a hacer cosas y que las consiga acabar por si mismo. “¿Has disfrutado haciendo esto?” Pues genial. Tienes que llevarle a hacer lo que dice que el otro hace mal. “Eso que me dices es lo que tu hermana / compañero ha hecho mal, y que crees que ha hecho bien? Ciertamente lo que tu hermana ha hecho mal, no lo hagas tú nunca. Comprométete ahora. Vamos a hacer un acuerdo y nos vamos a comprometer a no hacerlo. Y si te parece bien, también hacemos lo que ella ha hecho bien. Pero solo si tú lo decides.”

Jon: ¿Cuál es la causa de que acusemos?

Joaquina: Cuando acusamos es porque hay un problema de autoestima.

Jon: Al rebelde sí que soy capaz de verle cosas muy positivas.

Joaquina: El rebelde es el creativo. Tiene que hacerse un rebelde que respeta normas e innova. El problema es que no quiere aceptarlas.

Jon: Y, ¿cómo hago para que un niño acepte las normas?

Joaquina: Si te enfrentas a él, le destrozas. Si le canalizas, será un creativo importante. Las normas hay que ponerlas con flexibilidad, es importante para que las pueda seguir. Lo primero debe aceptarlas. Y luego preguntarle: “¿Cuál sería tu normativa para ello? ¿De qué forma se puede hacer para que funcione? ¿Qué te da mas miedo, hacerlo como tú dices o como yo digo? No es que no quiera hacer algo, es que no quiere hacerlo de esa forma. La forma de ejecutar es suya. “Hazlo de la forma que tu quieras…”

Jon: Es decir, se le marca la meta pero que él elija el camino… ¿Y el envidioso?

Joaquina: Es el gestor. Administra los valores, los conocimientos, los recursos, porque ve los valores de los demás. Se puede resolver, pero tiene que decidir hacer esfuerzos.  Hay que saber canalizarle y que vaya haciendo esfuerzos, que entienda cómo tiene que hacerlos. Por ello, hay que potenciar sus esfuerzos. “Si no lo puedes hacer tú, vamos a ver quién lo puede hacer.” Conoce los esfuerzos de todos y al final acaba haciéndolos.

Jon: ¿Cómo resolverlo?

Joaquina: Preguntándole: “¿Qué es lo que hace mejor el otro? ¿Qué es lo que hace para ser tan bueno en eso? ¿Cómo lo consigue? Pues vamos a organizarnos para que tú y yo tengamos una hora todos los días para hacer lo que él hace”. Lo mas importante es hacerlo de verdad, si es una hora encestando, pues una hora todos los días…

Jon: Nos quedan dos

Joaquina: El pegón tiene una fuerza que no sabe canalizar, pero tiene que hacerlo. Es el líder y puede ser pegón física, emocional o mentalmente. En el momento que no le ponemos en evidencia, él aprende a mover su fuerza.

Jon: Pero ¿cómo?

Joaquina: Si el niño te pega, tú pegas en la misma medida de fuerza, sin ira y sin violencia dentro. Cuando pegan a otros: “Quien inicio la pelea? ¿Y por qué no comenzaste tu, si te quería pegar?” El que es pegón, inicia la batalla siempre. “Así que ya sabes, mañana empiezas tú la pelea, que no se te olvide.” Y cuando se hace consciente de que pega él, aprenderá cuándo tiene que pegar y cuándo no. Y acabará pegando en el momento justo.

Jon: Y nos queda el celoso…

Joaquina: Es el Gurú, el Mago. Sabe hacer todo lo anterior, pero no quiere hacer nada. Se queda en lo que el otro hace y en “es que como yo no tengo…” Es posesivo de su libertad, y como sabe hacerlo todo, sabe que hacerlo le lleva a perder su libertad en arras de los demás. Solo se puede arreglar él mismo, cuando él quiera.

Jon: ¿Y se resuelve…?

Joaquina: Preguntándole: “¿Y tú le quieres? Pues entonces estarás feliz de lo feliz que esté el/ella. ¿No? Si no es así, pues entonces es que no le la quieres y por eso estás tan celoso” No complacerle desde la falsedad. Los celos no se curan. Entre hermanos, es importante la primacía de la experiencia, es imposible que el amor no tenga la circunstancia del tiempo.