247 Recursos personales para superar la culpa

Joaquina no es muy de deportes per le encantan dos eventos puntuales: Los saltos de esquí que transmiten cada 1 de enero, y los juegos olímpicos. Estamos viendo al equipo estadounidense en gimnasia femenina, suelo.

Joaquina: Todos tenemos una duda universal que nos induce a pensar que no somos únicos, que siempre habrá alguien mejor que nosotros, alguien que sepa hacer algo que nosotros no. Esta duda puede generar diversas actitudes como, por ejemplo, la desconfianza. La causa más importante de dolor para alguien con este problema está en que esa persona sabe que hay alguien mejor, y seguramente sea así. Podrías buscar dentro de ti y aprender de esa persona que te supera, pero en ese momento decides que tu patrón de comportamiento será la desconfianza, y eso hace muchísimo daño

Jon: ¿Cuáles son los pasos?

Joaquina: El pensamiento te dice que hay alguien mejor. Este pensamiento genera una actitud, la desconfianza y esta, a su vez, induce a un comportamiento, por ejemplo, la huida. Este comportamiento tiene unos indicadores, unos movimientos. Por ejemplo, cuando te encuentras en una situación de huida, dejas de mirar, dejas de hablar, te alejas de las personas. De la misma forma, cuando desconfiamos elaboramos un indicador para que el otro lleve a cabo y nos permita liberarnos de la culpa, lo lanzamos para que las personas hagan lo que nosotros creemos y, entonces, podamos proyectar la culpa en ellos.

Jon: Entonces, la culpa se genera porque nosotros estamos reflejando, creando espejos de nuestra propia debilidad.

Joaquina: Llega un momento en el que es tu deber darte cuenta de que toda tu vida, desde la desconfianza, has estado testando a personas para poder confiar en ellas o desecharlas. Y eso seguirá siendo así hasta el momento en el que recojas los indicadores, te atrevas a mirar, a hablar, a estar, aunque desconfíes, rompas esa debilidad y te sitúes, por fin, en la confianza.

Jon: El error que cometemos muchas personas es el de trabajar en ser buenos fuera de nuestra cualidad, salirnos del cuadro de trabajo y marcar otros hitos de desarrollo para justificar y disculpar el ser malos en esa cualidad.

Joaquina: Mientras no entremos en la caja del verdadero trabajo, todo lo demás serán pruebas de dolor. Podremos haber hecho los méritos más impresionantes, pero si estamos fuera de la línea de trabajo, estas pruebas solo nos harán llenarnos de desconfianza, no habremos hecho nada en nuestra vida. No importa que trabajemos, que estemos haciendo cosas permanentemente. Si no trabajamos la causa concreta de la duda, todos esos esfuerzos no valdrán de nada. Las pruebas seguirán siendo durísimas si no somos capaces de darnos cuenta de que estamos aquí únicamente para salir de la duda. Lo demás es accesorio.

Jon: Las pruebas de la vida nos llevan muchas veces a pensar que nuestro sistema es injusto.

Joaquina: Pero nuestro sistema es justo, sencillo y razonable. En el camino para vencer la desconfianza existen muchos matices de trabajo: aceptación, conciencia, decisión, seguridad… Si, cada vez que sientes esa desconfianza, te das cuenta de que te ocurre porque no estás trabajando en tu línea de acción y decides actuar en consecuencia, tendrás una liberación absoluta del problema. Sin embargo, si lanzas la culpa a la otra persona, si te estancas en el pensamiento de que la otra persona huyó de ella, no la quiere, estarás proyectando tus propias inseguridades. Necesitas darte cuenta de lo que has venido a aprender: la superación de tu desconfianza.

Jon: ¿Alguna ayuda?

Joaquina: Dios pone a nuestro servicio todas las herramientas de amor para vencer la duda, y todas las herramientas de desamor que encontramos son porque hemos salido del camino; no las pone Dios, nos las ponemos nosotros. Cuando una mujer mira a la persona que tiene delante y le reprocha que no la ama porque está rehuyendo su mirada, porque no está hablando… si la culpa por no amarla como se merece, estará cometiendo el mayor fraude. Estará diciendo al otro que no tiene derecho a hacer lo que ella hace. Cada vez que lanzamos un dardo contra otra persona debido a nuestra desconfianza, el mundo nos lanza las pruebas más duras para que podamos darnos cuenta de que nos hemos salido del espacio de trabajo y volvamos otra vez al redil. Si echamos la culpa a alguien de lo que nosotros hacemos, las pruebas serán terribles.

Jon: ¿Qué pasa con todo lo que pasa a nuestro alrededor que no es aprovechable para el cambio, para la salud, para el camino, que no nos da la riqueza, que no nos aporta prosperidad y no nos facilita la vida que perseguimos?

Joaquina: Todo eso se debe a que has lanzado la culpabilidad contra otras personas.

Jon: ¿Cuál es el método de trabajo?

Joaquina: Para vencer el miedo debes “matar” a tu persona, convertirte en la profunda desconfianza para poder resurgir y llegar a la confianza absoluta. El gran asesino de esta línea de trabajo, el asesino de la culpa, se llama disculpa. Volvemos a lo que te he dicho antes: muchos de nosotros trabajamos fuera de nuestra cualidad para poder justificarnos, disculparnos. Son cosas extraordinarias que creemos que deben ser valoradas por los demás y que continuamente estamos llevando a cabo.

Jon: ¿Qué hay que hacer para seguir este método?

Joaquina: En primer lugar, encontrar nuestra cualidad, que marcará la línea de trabajo. Somos extremadamente “algo” y extremadamente “desalgo. Esto quiere decir que algunas veces utilizamos la cualidad muy bien y otras muy mal, dependiendo de con quién estemos o la materia en la que estemos ocupados en cada momento. Por ejemplo, una persona será muy confiada con algunos conocidos y muy desconfiada con otros. De la misma manera, alguien puede ser muy paciente con los asuntos que le interesan y muy impaciente con los que no.

Jon: El equilibrio está en el centro.

Joaquina: No debemos, por tanto, estancarnos en la certeza, en el pensamiento de que alguien es mejor que nosotros. El pensamiento real, al que debes llegar y que tu vida te va a pedir que elabores, es que debes convertirte en alumno aventajado de la persona que tiene la cualidad que tú crees que no tienes. Si hay alguien mejor que tú en, por ejemplo, la constancia, todo tu trabajo deberá centrarse en conseguir aprender ese tesón. No trabajarás en la constancia, pues de entrada careces de ella, sino que la aprenderás para superar la desconfianza, tu verdadera cualidad, en la que puedes ser realmente brillante. De la misma manera, esas personas de las que tenemos que aprender tienen una cualidad negativa de lo que nosotros tenemos en positivo. Tendrán algo que aprender de nosotros, igual que nosotros debemos aprender de ellos.

Jon: El método de trabajo es, por tanto, aprender esa cualidad de la que carecemos con el objetivo de trabajar aquella que sí tenemos.

Joaquina. Así es. Debemos penetrar en la culpa para que se disuelva, saber qué es lo que nos falta y qué es lo que genera nuestros problemas. En este caso, la constancia es lo que da sentido a que trabajes tu desconfianza. Las personas que encuentran cualidades que les faltan tienden a pensar que Dios les ha hecho incompletas, y eso es lo que genera desconfianza, el pensamiento de que hay alguien mejor. Si nos damos cuenta de que no debemos tener envidia ni desconfiar, sino aprender, lograremos superar el verdadero problema.

Jon: Un ejemplo…

Joaquina: En una relación de pareja en la que él le da todo a ella menos una cosa, hay una conversación frecuente. “Pero te lo estoy dando todo”, dice él. Y ella contesta: “sí, menos esto”. No hay relación en el mundo que soporte esta afirmación, y es precisamente eso lo que llevamos dentro. Podemos darlo todo, hacer las cosas más impresionantes, pero nuestro ser nos dice, “sí, menos la confianza”. Este es el camino. No podemos permitir que nada nos aleje de lo que hemos venido a aprender. Siguiendo con el ejemplo, la plenitud en tu confianza no la vas a tener hasta que no seas constante. Verás la plenitud, pero si no está unida a eso que falta, hasta que no lo aprendas, no la conseguirás completamente. Es grandioso, porque Dios nos permite que nos separemos de ahí, nos permite aprender lo que nos falta y alcanzar la plenitud en nuestra cualidad.

Jon: Lo que no nos permite es odiar a sus hijos, y el principal de ellos somos nosotros mismos.

Joaquina: Cuando nos hace bajar hasta el fondo de nuestro problema, hasta nuestra mayor desconfianza, también envía un mensajero que nos indica el camino para volver. Si sabes que tienes algo y crees que hay algo que no tienes, apréndelo. Ponte en disposición de aprender. No tienes por qué no tenerlo. No puedes sentirte incompleto. Recuerda: toda palabra que implica que otros nos hacen algo está fuera de la línea de trabajo. Cuando crees que los demás hacen algo contra ti, les estás culpando. Tienes que hablar de ti mismo; si no, estarás lanzando la culpa fuera. Por ejemplo: “no soy emocional porque no me han tratado bien”, “no me puedo desapegar porque me abandonaron”. Esto son disculpas, discursos que no valen. La impaciencia es falta de paz, y la paz en sí misma es una cualidad. La paz, la tolerancia, la conciencia son cualidades originarias en sí mismas. Una de las cualidades del amor es la paz; esa paz que te permite respetar el tiempo y el ritmo de todos los demás.

246 Recuperar el amor III

Joaquina: Las personas que están obsesionadas pueden darse cuenta de que lo están porque han perdido la conexión con su propio valor: el amor a sí mismos. Lo que no han hecho es: “me reconstruyo a mí como persona física, emocional y mental. Hay un momento donde me enamoré y yo era de una manera: delgada, feliz, gorda, alegre, bailaba… hacía muchas cosas, y que eso provocó el impacto en el otro.

Jon: Y cuando eso se destruye ¿no hay ninguna posibilidad de que esa persona nos vuelva a querer?

Joaquina: No hay ninguna posibilidad de que una persona nos quiera cuando dejamos de ser lo que éramos. Hay que volver a ese sitio, hay que volver a reencontrar lo que éramos: o el cuerpo, o la emoción, o la alegría, lo que fuere, pero cuando una persona ha entrado en el frío y dice: “ya no me vales” no hay ser humano que le caliente si realmente no te has ido y le has dejado que se enfríe de verdad desde dentro. Y tú te calientes desde dentro no desde fuera. Tengo personas que le dicen: “me voy a suicidar” y le persona dice: “vuelvo contigo un rato para ver si te suicidas o no “pero al cabo de un rato lo deja.

Jon: Entonces, no se puede volver nunca a una relación que hemos roto a través de la destrucción de nuestra personalidad que, como dices, es el eje central de la relación.

Joaquina: Alguien se enamoró de mi porque yo era como soy. De mi se han enamorado muchísimas personas por mi pasión, por mi tremenda ilusión por la vida, porque daría mi vida por estar todo el día haciendo lo que me da la gana, lo que me apetece y así me ha conocido todo el mundo, y cuando me conocen quieren a una persona que ya no hace lo que gusta, que esta aburrida, que está desmotivada, que no tengo pasión ¿dónde vamos con eso? Cuando una persona me dice “Joaquina no vayas a trabajar” digo: ¿“qué quieres hacer conmigo? ¿dónde me conociste? Me conociste trabajando, pues entonces déjame trabajar, si no es así, márchate porque ese no es mi camino es el tuyo. Si yo decido dejar de trabajar es porque yo quiero hacerlo, pero no me digas algo. Me conociste con unos zapatos bajos, soy baja mido 1,60 no 1,82. Me conociste con pecho, pues no quieras que me lo opere, y si me conociste echa un escuerzo no quieras que engorde, y si me conociste sin dinero no quieras que tenga dinero, no quieras que haga nada por ti” Quiero ser yo, y cuando quiero ser yo creo en mí, y cuando doy medio minuto de mi vida a otra persona he empezado a romper la relación. Mis ideales son los que tengo que defender.

Jon: ¿Cómo podemos ver venir esto?

Joaquina: Escucha las diez primeras palabras que te dice la persona, o los primeros cinco minutos. Es la base fundamental de la relación. Si yo digo que lo que más amo en este mundo es mi trabajo y lo digo al principio ¿para qué quieres que deje de trabajar la semana siguiente? Si te digo que es muy importante para mí tener amigos ¿para qué quieres que pierda mis amigos? porque cuando pierda mis amigos has dejado de amarme. Cuando dejo de hacer mis ideales has dejado de quererme. Cuando me convierto en lo que tú quieres yo dejo de ser la persona interesante para ti.

Jon: Entonces, ese es el camino: ser la persona interesante que fuisteis el primer día porque a partir de ese momento ya no hay nada interesante.

Joaquina: Para ser felices hay que encontrar el diamante interior y ofrecerlo de la misma manera hasta el final de los días. Mi padre me decía “Joaquina, si cada día aprendes algo es imposible que alguien se aburra de ti porque todos los días eres una persona diferente, hay un día diferente para ti, una mirada diferente, y la persona que te encuentre tiene una mirada diferente porque eres diferente cada día. Si dos veces te ven igual es que no has aprendido nada. Si llevas un mes siendo igual es que llevas una destrucción”

Jon: Todos los días puedo estar con una persona sintiendo cosas diferentes porque soy diferente cada día.

Joaquina: Cada día respiro de forma diferente, cada día miro la luna de forma diferente, cada día el sol me toca de forma diferente, plantéate aprender de tu pareja algo diferente cada día. Plantéate sentir algo diferente cada instante. Haz una revisión de tu historia y te darás cuenta de que cuando eres tu mismo, cuanto más estás enamorado de ti, es mayor el amor. Para estar enamorado de mí misma tengo que encontrar atención, sorpresa, deseo y alegría.

245 Recuperar el amor II

Jon: ¿Qué pasa con las emociones secundarias?

Joaquina: Las emociones secundarias, que son mucho más retorcidas y que están mucho más elaboradas son las que son importantes, son las que nos van a dar la clave. Son emociones que están unidas a dos emociones primarias que tienen un sustrato humano muchísimo más fuerte: el miedo y la ira. Un miedo elaborado es ansiedad, es una desconfianza profunda, es una pérdida de autoestima, es autoritarismo, es sumisión, es cuando vas consumiéndote por dentro y vas dejando que la emoción funcione. Si bien las primeras emociones eran de atención, de sorpresa, de deseo y de alegría rápidas, estas están elaboradas, van pasando día a día, las vas guardando. Miedo a que pueda irse con otra: celos. Miedo a no ser valido para ella: pérdida de autoestima. Miedo a que si dices lo que piensas te deje… a un montón de cosas que hace que la relación se convierta en monótona y aburrida, y tienes ira estás enfadada muchas horas porque se ha ido con los amigos, porque no viene, porque tienes frustración, porque te has sentido descalificada, porque tienes agresividad, porque has notado la agresividad, estas son las emociones que destruyen la relación

Jon: Puestas en un cuadro serían algo así:

MiedoIra
Celos Envidia Ansiedad Pérdida de autoestima Desconfianza Infidelidad  Angustia Frustración Enfado Discusión Descalificación Agresividad

Joaquina: Llevo muchos años amando a la mujer de una forma enloquecida. Es el ser más castigado en el amor porque es el que más paciencia tiene en el amor. Muchas mujeres, en algún momento de su vida han cometido el error de pensar que suplicar arregla las relaciones y que acabar una relación e ir hacia ella tiene algún beneficio porque realmente las relaciones no se pueden arreglar desde otro lugar que marcando distancias.

Jon: Creo que esto también valdría para los hombres que hayan hecho lo mismo.

Joaquina: En el momento que está la relación, y se rompe, se producen dos espacios: Una persona que dice ya no puedo más y decide irse. Y el “ya no puedo más” puede ser porque me gusta otra persona, porque no estoy dispuesto a aguantar, por lo que sea, en ese momento entra en un frío de hielo. Otra persona que dice “yo estoy dispuesto/a a seguir haciendo el esfuerzo” y entra en un calor absolutamente enloquecido. Cuando se produce esto la persona que quiere estar y que cree que puede seguir haciendo algo se acerca al hielo lo va a derretir y piensa que está haciendo algo, pero el hielo derretido no es calor y no es amor.

Jon: Es cuando uno se marcha y el otro se empeña en arreglarlo.

Joaquina: Y entonces aparece la obsesión y la autodestrucción. Esto es como sucede: me obsesiono y empiezo a destruirme y al obsesionarme lo que hago todo el rato es querer que esa relación vuelva a mi y empiezo a mandar mensajes primero de amor, luego de suicidio, luego de desesperación, luego espero, luego digo lo que sea, hago las mayores tonterías que se pueden hacer en esta vida.

Jon: ¿Qué se podría hacer?

Joaquina: La solución tiene tres pasos tanto si la relación está rota como si es como si estuviera rota. Primer paso: Parar. Parar de cualquier tipo de cosa que se esté haciendo.

Segundo paso. Reconstruye tu persona. Recupera tu imagen positiva. Encuentra lo mejor de ti mismo, la belleza, que vayas a ella otra vez, y tendrás la capacidad de buscar los resortes para volver a estar bello y hermoso como eras. El segundo paso reconstruye tu persona para que tú mismo te encuentres, recupera la imagen positiva de ti mismo, vete hacia esa imagen y constrúyela para que te ames, te aceptes, para que sientas que eres la imagen perfecta de lo que quieres ser.

Tercer paso. Incorpora a tu vida la novedad y la innovación. Vuelve a sentir por ti mismo: Atención, sorpresa, deseo, alegría. Habla de forma diferente. Busca espacios diferentes. Que todos los días te sorprendas a ti mismo para vivir con respeto, fiel a ti mismo, estar en el centro, volver a pensar qué ropa te ponías cuando estabas con la persona al principio, qué palabras decías, qué cosas hacías al principio y cuantas cosas has perdido,

Jon: ¿Y si el problema no está aquí, sino que está en otra situación?

Joaquina: Cambia la situación, si a una persona le decís dos días el mismo problema ya no hay sorpresa, si le decís dos días la misma situación ya no hay innovación y la persona aguanta un tiempo, pero en un tiempo se acaba y además de acabarse en la otra persona se acaba en ti, dejas de amarte a ti mismo y de pronto haces algo especial para los demás. Esto no es para los demás esto es para ti, para encontrarte a ti mismo y lo que es más importante: vuelve a sentir por ti mismo atención, sorpresa, deseo y por encima de todo alegría.

Jon: ¿Y si el frío no ha llegado todavía?

Joaquina: Si no hay distancia recupera la parte de ti mismo de la misma manera, y genera otra vez atención, sorpresa, deseo y por encima de todas las cosas alegría. La queja destruye la relación, el asco, la critica, el desprecio, la destruye para siempre.

Jon: Sugieres que no se trabaje en dirección a la relación si no en dirección a lo que era cuando estabas realmente enamorado de la vida, de la persona.

Joaquina: Si tienes un problema no lo cuentes y si lo haces es porque eres totalmente diferente contándolo. Dos palabras repetidas al día sobre algo que no tiene sentido para el otro empiezan a bajarse la atención, el interés, la ilusión, el deseo. Para de ser quién eres hoy, para de ser la persona rutinaria aburrida, criticona, que enjuicias y vuelve a encontrar los sentimientos puros. Si has querido a alguien y has metido la crítica, y se ha roto, vuelve a ver a la persona como el primer día. El problema de las relaciones jamás está en el otro, siempre está en nosotros.

244 Recuperar el amor I

Estamos en Ikea y vemos parejas jóvenes, quizá recién casadas, o esperando su primer bebé, que cruzan miradas llenas de ternura y corren ilusionados buscando los muebles para, quizá, decorar su primera casa.

Jon: Creo que hay que recuperar el concepto del amor, de enamoramiento y que volvamos a creer que es posible tener una relación para toda la vida.

Joaquina: Hace muchos años que descubrí el talismán del amor eterno: vivir continuamente yo en ese amor, y desde ese amor me es fácil enamorarme de cualquiera, enamorarme de la vida y de estar continuamente feliz. Un día llegó a mi despacho una persona para hacer coaching a la que admiro profundamente y venía destruida porque su jefe no la entendía y quiso convencerme de que su jefe era la peor persona del mundo, le dije: “no emplees ni un minuto en convencerme como es tu jefe. Emplea un minuto en convencerme como eres tú y háblame de ti, de tu grandeza, de lo que puedes hacer, de dónde puedes llegar y emplea todos los días de tu vida cada vez que te encuentres con él en enseñarle tu grandeza” Tuvimos muy pocas sesiones de coaching y aquella mujer que vino llorando se convirtió en una mujer recta, que miraba el mundo con mucho amor y se fue de vacaciones con sus dos hijas a Huelva y apareció un Sr. Que cuando la vio dijo “esta es para mí” Un galán de estos que hay por el mundo.

Jon: ¿Fue un amor eterno?

Joaquina: Vivieron un año de un amor romántico, maravilloso, increíble, donde ella dejó de venir a verme y un día vino porque él le hizo una propuesta que a ella le llamó la atención. Le dije “esta propuesta habla de que esta persona a lo mejor tiene algo detrás. Vamos a tener cuidado. Estate donde estás, pero ten cuidado con la situación porque igual esta propuesta te puede llevar a tener sufrimiento” Se marchó y no quiso volver a verme.

Jon: Sí, ya me sé eso de “Joaquina dice la verdad es mejor no escucharla”

Joaquina: Al cabo de seis meses me la encontré destrozada en mi despacho,  no cabe decir lo que sentí en mi corazón, aquellos ojos grandes llorando, aquel alma rota… y quiso volver a hablarme del desgraciado que la dejó y le dije: “ni se te ocurra, háblame de ti si quieres” Nos pusimos a trabajar y le dije “voy a emplear contigo un sistema de trabajo que funciona a la perfección” Entró una mujer destruida y a la hora exactamente se fue una mujer totalmente completa y feliz. A partir de ahí pudimos trabajar. Ese era el momento de construcción y en estos momentos es una mujer no diría que feliz, pues cuando el amor ha sido durante un año muy intenso y de pronto desaparece uno no lo entiende.

Jon: Me he fijado que el amor se rompe para algunas personas de forma instantánea y para otras nunca. Debemos saber quienes somos, si somos esa persona que se le rompe el amor para siempre, o estamos queriendo a pesar de que sufrimos y la relación es buena.

Joaquina: Vivimos casi el 90 % del día sumergidos en emociones que son primarias y que son, por ser primarias, emociones totalmente reactivas, todo el tiempo vivimos en el miedo, en la ira, en una alegría jocosa inconsciente no hablo de la alegría profunda, vivimos en el asco, en el desprecio y a ratos en la sorpresa que puede ser positiva o negativa y este es nuestro permanente, es decir estamos continuamente en esta situación, puede ser más o menos intenso. Esto es lo que nos hace ser frágiles al impacto visual o al auditivo o al táctil de alguien que nos quiere seducir.

Jon: Entonces, no es que caigamos porque somos subnormales, caemos porque nuestro estado está reactivo.

Joaquina: Así es, y nuestro cerebro está necesitando calmar estas emociones, es decir que si voy por la calle y tengo miedo muy probablemente una imagen de alguien que me quite ese miedo me va a seducir, independientemente de que esa persona sea válida para mi o no, y cuando caemos en cuatro emociones no reactivas negativas inmediatamente nuestro sistema se pone en posición de enamorarse independientemente de cómo sea la persona.

Jon: Según la mayoría de los estudiosos, las emociones básicas son: El miedo, la tensión, la ira, la alegría, el asco, el desprecio, la tristeza y la sorpresa.

Joaquina: Lo que sucede en el primer encuentro es que aparecen estas cuatro emociones y si aparecen estamos perdidos: La atención: “oh! Que pecho tiene”

de pronto de la atención vamos a la sorpresa y el corazón se pone en disposición, y después viene el deseo, y cuando nos acercamos aparece una alegríaque nos hace muy seductores, la sonrisa es muy especial. Ves a alguien que te atrae, te acercas y viene esa alegría tonta, ridículos como nadie, hacemos más el tonto en ese rato como nadie en la vida, que es la calma de las emociones anteriores. Este momento es donde a mi se me ha quitado durante un instante el miedo o la ira, porque hay dos emociones que son las que nos llevan a tener relaciones sorpresivas no buenas: la cantidad de miedo que tengamos y la cantidad de ira nos acercan a relaciones menos positivas que si tenemos menos miedo y menos ira, porque el miedo y la ira nos hacen estar tremendamente irreflexivos. Cuanto más miedo tenemos más posibilidades hay de entrar en la atención de algo que pensamos que nos lo va a quitar, como un hombre fornido, y decimos: “pero si nunca he querido a alguien así. Pero si yo pensaba que necesitaba el cerebro“ pero te ha dado el miedo y te has quedado loca por el musculitos que te va a quitar el miedo, no es otra cosa, pero  sientes que es el impacto.

Jon: Con el miedo no, pero sí he pensado: “ahora me va a quitar el enfado”, “ha sonreído de una manera concreta” o “esa persona me va a quitar algo de mi problema”. ¿Es la persona?

Joaquina: No, es la persona, que nos alivia el instante.

Jon: Me recuerda a la película “La guerra de los Rose” cuando se conocen en las primeras escenas y acaban en la cama.

Joaquina: Cuando la persona se trabaja así misma las emociones reactivas se convierten: El miedo en valentía, la ira en aceptación, el asco en gusto, el desprecio en aprecio. La tristeza en plenitud, y sorpresa sigue siendo sorpresa. Esto quiere decir que cuando no nos dejamos invadir por estas meras emociones, si no que nos permitimos que las emociones que cimentan la relación vayan más allá que es: Tengo miedo pero yo lo venzo, tengo ira pero tengo la capacidad de la aceptación, tengo alegría pero esta alegría me lleva a la felicidad no al desbordamiento, tengo verdaderamente la capacidad de tener el gusto por las cosas no me quejo con lo que pasa, tengo la capacidad de apreciar a los demás, tengo la capacidad de vivir cada instante en plenitud.

Jon: Parece difícil que esto pase.

Joaquina: Lo que pasa es algo que se alarga, que se disfruta, que nos lleva a otro tipo de relación, porque en realidad lo que es importante es que las relaciones que están basadas en “me quitas algo” cuando ese algo no me lo quitas te conviertes en una persona rencorosa. Y lo que empiezan a aparecer son emociones mucho más complejas porque ya no hay novedad e innovación y la buscas fuera. Hablo de relaciones que han funcionado no de las que no lo han hecho, y nos hemos ido en lugar de cuidar y ser valientes para estar diferentes, ser valientes para innovar, ser valientes para hacer cosas diferentes, lo que vamos haciendo es darle la vuelta al otro, ya no nos interesa y dejamos de interesarnos por los demás.

243 La cualidad divina

Acabamos de salir de una formación en una gran empresa y hemos estado tocando el tema del talento, los valores y las cualidades que todos tenemos, las veamos o no.

Jon: ¿Hay alguna cualidad en las personas que sobresalga de manera sobresaliente sobre las demás?

Joaquina: Sí, tu cualidad Divina está en tu interior. Es silenciosa. No te llama ni te impele a su uso o manifestación, pero no por ello es menos real.

Jon: ¿Cómo puedes encontrarla y estar más o menos seguro de no equivocarte?

Joaquina: Para localizar tu fortaleza necesitas revisar tu infancia y detectar cuáles eran los valores que te emocionaban. ¿Era esta una emoción genuina? Uno de tus padres tocaba una música que te resultaba muy reconocible y muy afín a tu modo de ver las cosas.

Jon: Como muchas veces, acabamos revisando la infancia.

Joaquina: La etapa infantil es un tiempo de aprendizajes inconscientes. Todo lo que te rodea te influye y te impacta. Algunas cosas lo hacen de una forma saludable y casi imperceptible, otras con mayor repercusión y hasta con cierta molestia. Aquello que te resulta grato, que surge de un modo natural, está conectado a los valores que has aprendido en esta etapa. Es un tiempo en el que estás recibiendo mensajes que en el futuro pueden hasta resultarte contradictorios. En el paso de la dependencia a la individuación vas detentando cualidades que han sido modeladas a través de los comportamientos de uno de tus padres.

Jon: Sí, noto que hay actitudes que nos son más fáciles de emular que otras.

Joaquina: Para encontrar tu fortaleza necesitas localizar los valores de cada uno de tus padres y distinguir cuáles te resultan más fáciles. Una pista: los que te son propios son aquellos que no te requieren esfuerzo alguno y a los que, de un modo casi espontáneo, puedes acceder para ejercerlos y disfrutarlos.

Jon: Parece fácil. En mi caso son los de mi padre.

Joaquina: La dificultad estriba en que, con el paso del tiempo, has tendido a descartar tu mayor fortaleza por haberla asociado con otros comportamientos de tu progenitor que desaprobabas.

Jon: Sí, unir la fuerza al autoritarismo, por ejemplo. Entonces, ¿Cómo encuentro mi cualidad divina?

Joaquina: Éstas son algunas pautas para determinarla en alguno de tus padres:

  • Es una actitud que se reflejaba de un modo integral, es decir: en sus actos, en sus sentimientos y en su forma de pensar.
  • Es el valor que ejercía pese a las circunstancias que le rodeaban. En momentos alegres y divertidos, o en aquellos de crisis o de incertidumbre.
  • Es la cualidad que mostraba a todo el mundo, sin hacer distingos entre los seres a los que amaba y a los que no. 
  • Es aquella cualidad por la que le identificaba todo su entorno y era indiscutible a pesar de sí mismo.
  • Es una fortaleza que quizá no haya sido la más importante para ellos, sin embargo, lo es hoy para ti.
  • Es aquello que te permite valorar a tu progenitor a pesar de todo lo demás.

Jon: Se me ocurre que puede ser una buena idea escribir en un papel las cualidades que veo en mi padre y en mi madre.

Joaquina: Sí, pero hazlo sin pensar en su relación. Piensa en él y en ella ajenos a su unión, sin que medien los recuerdos de cómo se llevaban. Piensa en cosas que te agradaban de ellos y sopesa cada una de ellas en ti: ¿hasta qué punto las has incorporado? Cuando hayas encontrado las dos más sobresalientes, la de tu padre y la de tu madre, revisa cuál de esas dos tienes tú de una forma activa, de tal modo que podría ser reconocida por aquellos que te conocen mucho y por aquellos con los que te relacionas menos. Piensa en grande. Aléjate de las críticas y de los malos momentos.

Jon: Es mirar a mis padres como maestros de aquello que tengo, y que sé que me haría muy feliz ejercerlo con absoluta libertad.

Joaquina: Tú decides. Sus valores están dentro de ti, y son su relación contigo y con el entorno lo que ha hecho que los aborrezcas o no los tengas en activo. Sus valores eran tuyos antes, venían en tu equipaje. Sus errores son suyos y forman parte de su crecimiento personal.

Jon: Noto que el conocimiento de esta fortaleza lleva implícito un compromiso.

Joaquina: Así es, al aceptarlo, se pone en marcha un progreso y un desarrollo personal imparables. Este proceso abre una puerta a la aceptación y elimina la frustración, lo que a su vez te exige ser consciente de cómo utilizas este talento cuando te relacionas con los más débiles. Para saber dónde estás, cabe preguntarte si pones tu cualidad Divina al servicio de todos, o por el contrario eres selectivo.

Jon: La verdad, un poco selectivo sí soy…

Joaquina: Más allá de lo que has visto hasta ahora, cuando estás en tu cualidad los procesos se van produciendo de una forma natural, con fluidez. Las cosas que pasan a tu alrededor suman, te abren oportunidades y te conducen a vivir las mejores opciones posibles. Dar y recibir es la consecuencia natural de estar en este estado. La fortaleza es el pilar que te permitirá confrontar todos los retos que la vida te depara con la garantía de la mayor eficacia y bienestar.

Jon: ¿Qué pasa cuando surgen retos que me exigen salir de la zona de confort y estar abierto a un nuevo aprendizaje? En mi caso, la Creatividad Conceptual me lleva a la entrega, que deriva en alegría de vivir. Esta última es de mi madre.

Joaquina: En la búsqueda de la actitud fortalecedora analizaste las cualidades o valores positivos del progenitor del que te sentías más afín. ¿Qué ocurrió en la revisión de las cualidades del otro progenitor? Sin duda, encontraste una gran cualidad que para ti era más ajena, y por ello te costó incorporarla con fluidez. Diríamos que esa cualidad precisa de cierto entrenamiento o aprendizaje. La aceptación de este proceso de instrucción te hará mucho más completo y más dúctil al desarrollo pleno de tu persona.

Jon: Si he comprendido bien, primero debo fijarme en lo que es afín a mí y me potencia, para después aprender de lo más ignoto y lejano, las posibilidades de superación son óptimas.

Joaquina: Una verdad indiscutible:

  • Traes una cualidad y has venido a aprender otra.
  • Piensas que un progenitor está lleno de esta cualidad y que el otro no tiene ninguna.
  • Esta equivocación hace que centres tu mirada en los errores, y no en los valores de ambos padres. Principalmente porque sostienes una negación al aprendizaje.
  • Tiendes a analizarles como pareja y no de forma individual, transfiriendo los errores del uno al otro.
  • Haces una proyección continua del error. De alguna manera piensas que no existe una mente recta.
  • Tus valores funcionan dentro de ti individualmente. Es en la conexión con los demás cuando la fortaleza es necesaria. Dentro de la fortaleza está la creencia de que tu cualidad es útil para tu desarrollo y crecimiento personal.
  • El valor es una cualidad que está inactiva. La fortaleza es el valor en interacción con los demás de forma propositiva y constructiva, lejos de los posibles errores, para centrarte en todo lo que te da felicidad, paz y bienestar personal.

Jon: Así que hemos venido a aprender aquello que no está en nuestra genética. Un valor, un comportamiento, un pensamiento, una forma de sentir que necesita alguna explicación, algún maestro, alguien que nos conduzca por ese camino para que el final sea el esperado.

Joaquina: Siempre tenemos a nuestro lado al maestro que nos ayudará a determinar qué aprendizajes nos hacen falta para alcanzar una vida plena. Para asomarte a una parte de tu propósito, precisas revisar cómo fue la relación con tus hermanos o con los que tenían una cualidad distinta a la tuya. Puede sonar duro, pero la mayoría vivimos enconados contra el mundo porque en nuestra infancia alguien poseyó cualidades que nosotros no solo no teníamos, sino que además el no tenerlas nos dificultaba la vida, ya que su ausencia hacía que flaqueara nuestra confianza y nuestra seguridad personal. Nos vamos vinculando a personas que se parecen a nuestro maestro familiar. de forma inconsciente, en la siguiente relación cambiarás el modelo, y de forma imperceptible modelarás al progenitor que no eras. En estos cambios de pareja se van procesando comportamientos de un padre y de otro, alternando la situación y comprobando que, si hay una negación a aprender de los modelos de los que hemos partido, inexorablemente repetiremos las relaciones familiares y los errores que hemos visto en ellas.

Jon: La pregunta es ¿Qué he venido a aprender?

Joaquina: Si observas a tu hermano o a uno de tus padres, lo verás rápidamente. Escucha sus palabras, observa sus movimientos, mira su expresión, analiza sus comportamientos, llénate de los colores familiares. Ahí tienes todas las respuestas.

Jon: ¿Hay alguna creencia negativa que me impida hacer este aprendizaje?

Joaquina: Piensa en ti. En cómo eres. Sabes perfectamente que no caerás en esos errores. Tú eres de otra manera. Tú tienes otros valores, otras creencias que te impedirán hacer lo que no te parece correcto. Aísla la cualidad que necesitas aprender de los comportamientos de los demás. Busca modelos que hayan expresado esa cualidad como tú querrías hacerlo. Modela a estas personas sin dilación. Hazte un plan que puedas llevar a cabo. Decídete a no volver a criticar estos comportamientos. Ni a las personas que los hacen. Verás cómo cambia tu forma de mirar y tu forma de entender esta cualidad.

Jon: El freno de mano está en las creencias.

Joaquina: Las creencias son pensamientos arraigados que has unido arbitrariamente a la cualidad, y las utilizas como disculpa para no aprender cualidades que te parecen admirables, pero que requieren eliminar partes del andamiaje tras el que te parapetas. Cuando defines una cualidad acompañada de comportamientos que no le corresponden, estás manipulándola, amparándote en percepciones falsas con el fin justificar el rechazo, el odio, la rabia o cualquier emoción que hayas asociado a esa cualidad. Este hecho se produce únicamente como resultado de no haber querido enfrentarte al aprendizaje. En lugar de aprender, te disculpas criticando las actitudes de la persona que posee la cualidad.

242 Los signos zodiacales y su significado

Hay un tema sobre el que nunca hemos estado de acuerdo Joaquina y yo: El zodiaco. He dudado con fuerza de la astrología ya que me ha parecido siempre un sistema excesivamente retorcido para comprender la vida pasada y futura. Demasiados símbolos y demasiadas personas banalizando. Sin embargo, creo importante compartir una pincelada de los significados que Joaquina daba a cada uno de los signos zodiacales, tanto por su originalidad como por su profundidad. No será un diálogo ya que esto acabaría en discusión, solo una enumeración de significados de cada signo.

Aries (21 de marzo a 20 de abril)

  • Representa el comienzo de todas las cosas
  • Representa el yo y la voluntad en su forma más pura
  • Desea existir por existir y no para entenderse a si mismo mediante una comparación objetiva
  • Puede considerarse como una fase evolutiva entre Piscis y Tauro, en la cual las energías difusas y sobrenaturales del agua, se transforman en fijas, terrenales y prácticas

Personalidad

  • Representa los 7 primeros años de la vida
  • Puede compararse con la de un organismo humano que necesita ser nutrido para sobrevivir, pero que pronto sufre una serie de transformaciones que le ayudan a comprender su entorno
  • Tienden a ser, como los niños pequeños, espontáneos, francos y abiertos pero también egocéntricos y obstinados
  • La necesidad de brillar y destacar es tan fuerte en ellos como su deseo de investigar
  • Demandan que se les preste atención porque conocen el valor de lo que son capaces de ofrecer al mundo
  • Huyen de la inseguridad, pero a menos que aprendan el valor de la introspección, corren el riesgo de sufrir depresiones cuando vean socavada la gran confianza que tienen en sí mismos
  • Necesitan explorar sus límites físicos y tienden a preferir la acción a la contemplación
  • Desean mandar, y aquellos que no tengan las dotes necesarias para hacerlo se sentirán frustrados
  • Los mejores son emprendedores, originales e idealistas
  • Los peores son egoístas e insensibles que solo busca la novedad

Tauro (21 de abril a 21 de mayo)

  • Representa el crecimiento y el desarrollo
  • Simboliza los aspectos que alimentan el Yo: el cuidado, la competencia y el mantenimiento
  • Busca la armonía y el embellecimiento del entorno
  • Las posesiones y la seguridad son esenciales para su existencia
  • Con frecuencia se le considera obstinado y combativo, pero cuando está en juego la armonía puede ser asombrosamente flexible

Personalidad

  • Representa de los 7 a los 14 años de la vida
  • Controla más su entorno inmediato y empieza a discernir entre lo que le pertenece y lo que no
  • Se desarrolla la capacidad de compartir y transformar
  • Sienten mucho interés por lo físico, desde el sexo hasta los deportes, pasando por la alimentación
  • A pesar de que concebir y llevar a la práctica proyectos es su punto fuerte, no necesita estar en constante actividad
  • Les gusta mucho el reposo y la comodidad
  • Son buenos consejeros y críticos perspicaces de las actividades realizadas por otros
  • Corren riesgo de dar muchas vueltas a las cosas y perder el impulso necesario para actuar
  • Aunque les gusta formar parte de un equipo, necesitan fuertes dosis de autonomía
  • Debido a su afán por dominar y su individualismo, a menudo les cuesta mantenerse mucho tiempo en el papel de seguidores
  • Protegen en primer lugar sus intereses
  • Viven para aquellos a quienes aman

Géminis (22 de mayo a 21 de junio)

  • Representa la agilidad mental y la facultad para comunicarse
  • Es de orientación mental con un intelecto ágil que procura conocer otros puntos de vista
  • Representa la estrecha relación existente entre el pensamiento y la expresión oral
  • Tiene mas en cuenta los detalles que el aspecto general de las cosas
  • Para ellos es vital la animación, la variedad y el cambio
  • Es el primer signo doble, que se manifiesta en su necesidad de tener pareja, en su capacidad de adaptación y en sus súbitos cambios de dirección

Personalidad

  • Representa de los 14 a los 21 años de la vida
  • Puede compararse su personalidad con la del adolescente que lucha por alcanzar la primera etapa de la madurez
  • Deseo de integrarse socialmente y liberarse de la autoridad de los padres
  • No son rebeldes de por sí, sino que se rebelan cuando ven en peligro su autonomía
  • Valoran la libertad personal
  • Se aburren con facilidad y por lo general prefieren salir en busca de diversión a quedarse en casa y disfrutar de la seguridad y los placeres sencillos
  • Suelen tener una energía desbordante
  • Les atraen las actividades que les levantan el ánimo
  • Les gusta viajar pero se cansan con facilidad y ante la obligación de un esfuerzo prolongado, son propensos a abandonar o cambiar de rumbo
  • Les gusta formar parte de un grupo y suelen animar cualquier reunión social con su ingenio y su facilidad de palabra
  • Casi nunca están dispuestos a asumir las responsabilidades inherentes al hecho de pertenecer a un grupo

Cáncer (22 de junio a 22 de julio)

  • Representa los sentimientos profundos, el afán de protección y el hogar
  • Está relacionado con el punto donde el ser humano madura, se establece en un lugar y aprende a emplear la introspección como arma para comprender la vida
  • Se asocia con los sentimientos más íntimos y con la vida del inconsciente
  • Los sueños son esenciales
  • Simboliza la cristalización de los sentimientos en un solo ser
  • La armadura del cangrejo oculta un interior extremadamente sensible

Personalidad

  • Representa de los 21 a los 28 años de la vida
  • Equivale a la necesidad del adulto joven a de establecerse en un hogar y una profesión y quizá de crear su propia familia
  • Cuando se empeñan en conseguir algo pueden conducirse con agresividad
  • Prefieren no hacer demandas y esperar que los demás comprendan sus necesidades, sensibilidad y humor variable
  • El deseo de establecer vínculos estrechos con otras personas prevalece sobre la razón y la lógica
  • Valoran mucho la amistad y sienten una imperiosa necesidad de confiar y compartir
  • Suelen ser excepcionales y muy conscientes de lo que los diferencia de los demás
  • Las actividades como comer, dormir, mantener relaciones sexuales e intercambiar muestras de afecto, deben ser íntimas, regulares y gratas
  • Si sus demandas d apoyo psicológico no son cubiertas se vuelven ansiosos e irritables
  • La aprobación de los demás no es tan importante como la posibilidad de expresarse y desahogarse

Leo (23 de julio a 23 de agosto)

  • Representa las radiantes fuerzas creativas del individuo, que iluminan el medio que lo rodea
  • Simboliza la necesidad del yo de dejar su impronta en el mundo
  • La ambición, el poder y la seguridad en uno mismo son las características distintivas de este signo
  • Representa la búsqueda de la expresión plena mediante una conducta firme y con metas claras
  • Le gusta dirigir y espera que los demás les sigan, sin embargo necesita compartir y sentir afecto
  • Su naturaleza brillante y valiente exige dicha, satisfacción y armonía
  • No duda en combatir la injusticia, la opresión y la miseria cuado es menester

Personalidad

  • Representa de los 28 a los 35 años de la vida
  • Equivale a un adulto maduro que hace sentir su influencia en el mundo con toda la fuerza posible
  • Disfrutan haciéndose notar con gestos magnánimos
  • Dotados de un gran corazón, o lo dan todo o no dan nada
  • Actúan según sus propias reglas y suelen tener la fuerza necesaria para rechazar cualquier ofrecimiento que consideren inaceptable y la firmeza necesaria para mantener su decisión
  • La palabra dada es ley
  • Les gusta ser admirados no solo por su aspecto físico, sino por sus actos
  • Como suelen ser líderes natos, disfrutan encarnando las mejores cualidades del grupo que representan
  • El hogar es su castillo
  • Deben sentirse orgullosos del lugar donde viven, y cuando esto sucede, les gusta compartirlo con otros
  • Gran sentido de la fidelidad. Defenderán a capa y espada a sus familiares, amigos y compañeros
  • Su apego inamovible hacia ideas o relaciones que se han desgastado puede ser un obstáculo para su evolución

Virgo (24 de agosto a 22 de septiembre)

  • Representa la necesidad de dedicar toda la vida a las necesidades existenciales
  • Simbólicamente puede concebirse como un signo que absorbe energías difusas y las asienta en el plano terrenal
  • Puede compararse con los esfuerzos del yo adulto por estructurar la vida y hacer una significativa contribución con actos de solidaridad
  • Discriminatorio en exceso, se muestra excesivamente sumamente selectivo ante las distintas formas de la experiencia humana

Personalidad

  • Representa de los 35 a los 42 años de la vida
  • Puede compararse con el adulto maduro que se abre camino en el mundo y encuentra y resuelve problemas de importancia
  • Muy reservado y muy particular a la hora de decidir qué cuenta y qué deja de contar
  • No son grandes soñadores y se inclinan por el análisis, la búsqueda de soluciones y la reflexión
  • El futuro es importante y tienden a planificar y trabajar con metas establecidas
  • Necesitan un orden básico aunque disfruten de la espontaneidad e improvisación
  • Son solidarios con la familia y excelentes colaboradores
  • Tienden a tomar las cosas de manera literal y esperan que las promesas de los demás se cumplan a raja tabla
  • Sus demandas suelen ser silenciosas, espera que sean satisfechas sin necesidad de expresarlas
  • Tradicionalmente se describe como modesto y pudoroso, pero son muchos los que adoptan una postura menos convencional en el plano moral y expresan sus sentimientos y deseos sin freno alguno

Libra (23 de septiembre – 22 de octubre)

  • Representa la necesidad del ser humano de ocupar un lugar en el mundo
  • Tiene plena conciencia de los papeles que desempeña cada persona en el mundo
  • Necesita el equilibrio en la vida
  • Siempre procura que haya justicia para todos, pero a veces resulta sentencioso en extremo
  • Son muy apreciados por los demás su sensualidad, encanto, gracia y buen humor

Personalidad

  • Representa de los 42 a los 49 años de la vida
  • Puede compararse con el adulto que pasa por la madurez y la lucha para asegurarse un medio de vida para la segunda mitad de su existencia
  • Carácter sociable, amor por la estética y necesidad de armonía
  • Sus actitudes y conducta polémica, a menudo provocan discusiones
  • Aunque son generosos, a veces desoyen los deseos de los demás y siguen su camino con determinación
  • Dada su necesidad de analizar todos los aspectos de un problema, a menudo los rumian indefinidamente
  • Suelen precisar un espacio propio y se inquietan cuando hay mucha gente a su alrededor o cuando se les presiona
  • Sin embargo, ellos son muy dados a presionar a los demás, en particular cuando creen que actúan en beneficio de todos
  • Se les considera buenas parejas y colaboradores gracias a su energía y vigor
  • Deben evitar imponer sus ideas a los demás
  • Les resulta difícil luchar contra la depresión y cuando mejor se sienten es cuando pueden olvidar los problemas y divertirse
  • Ser atractivos es de suma importancia para ellos y deben procurar no obsesionarse con el aspecto físico
  • En su búsqueda de la igualdad deben procurar mantenerse en el término medio para evitar los dos extremos: aceptarlo todo o condenarlo sentenciosamente

Escorpio (23 de octubre a 21 de noviembre)

  • Representa el poder de la madurez y la correspondiente habilidad para dirigir y controlar su entorno
  • Representa la capacidad de ver a lo lejos, ascender a las alturas o caer en las profundidades
  • Tiene la capacidad de huir de todo contacto humano si lo desea, y dedicarse resueltamente a las cuestiones serias
  • Energía sexual volcánica y la perspicacia necesaria para descubrir los misterios de la metamorfosis y la transformación

Personalidad

  • Representa de los 49 a los 56 años de la vida
  • Puede compararse con la plena madurez y la búsqueda del individuo por alcanzar su cota máxima de poder en el ámbito social
  • Actitud dominante en el seno de la familia, en el trabajo, o en el empeño por llegar a la cima en el plano creativo
  • Aspectos poderosos sexuales, oscuros, fatídicos y profundos
  • Dinamismo y franqueza aunque también beligerancia
  • No suelen buscar enfrentamientos y reservan sus armas para poder utilizarlas en defensa propia
  • Mantienen una estrecha relación con el mundo inconsciente, los temas de muerte y resurrección
  • A menudo experimentan un arduo proceso de transformación y metamorfosis
  • Comprenden intuitivamente la naturaleza trascendente y trágica de la vida
  • Desconfían de las filosofías optimistas y de las panaceas, así como de las actitudes superficiales y del esplendor
  • Suelen tener un excelente sentido del humor y afrontan con madurez las ironías de la vida
  • Deben cuidar su actitud autodestructiva y abiertamente dominante, sus adicciones y sus apegos

Sagitario (22 de noviembre a 21 de diciembre)

  • Representa la creciente visión filosófica del espíritu humano: expansión, optimismo y la visión global del mundo
  • Puede equivocarse por exceso, por ir demasiado lejos o demasiado rápido, pero nos insta a no sucumbir ante la mezquindad ni a las acciones innobles
  • Tiende a mirar el aspecto positivo de las cosas

Personalidad

  • Representa de los 56 a los 63 años de la vida
  • Puede compararse con el individuo que ya se ha abierto camino en la vida y comienza a apartarse del mundo familiar y de las responsabilidades laborales para dedicarse a cuestiones de índole personal o universal
  • La honradez de intenciones  y creencias es un firme principio ético que aplican consigo mismo y con los demás
  • Suelen verse envueltos en discusiones por sus opiniones idealistas
  • Sus energías son prodigiosas, pero flaquean cuando pierden motivación o confianza en sí mismos
  • Eternos estudiantes que constantemente procuran saber más acerca del mundo
  • Sienten un especial interés por la naturaleza y los animales
  • Acaban rechazando muchos valores de la sociedad en aras de una verdad de orden superior, pero deben tener cuidado de no condenar a quienes no comparten sus creencias
  • Sienten gran amor por el movimiento y los viajes, pero cuando encuentran un lugar en el mundo no tienen dificultad para asentarse
  • En el hogar se sienten cómodos para explorar el reino de las ideas y llevar a la práctica nuevos y desafiantes proyectos
  • Rara vez se aburren

Capricornio (22 de diciembre a 20 de enero)

  • Representa el punto de vista serio de la madurez, pero también la conciencia de cómo se relaciona el espíritu humano con el universo
  • La economía, la resistencia a desperdiciar energía y el celo con que abordan sus proyectos, son los fundamentos de su actitud responsable
  • Sus símbolos son la ambición, el impulso y la lucha por triunfar
  • En este signo se manifiesta la naturaleza fatídica de la vida

Personalidad

  • Representa de los 63 a los 70 años de la vida
  • Puede compararse con el individuo maduro que necesita seguridad y el apoyo del entorno, pero que también puede entregarse al proceso de afirmación o cristalización de pensamientos e ideas
  • Seriedad, sentido de la responsabilidad y un deseo de limitar en lugar de expandir
  • Su tendencia conservadora no les impide llegar a las alturas que a menudo conquista con paciencia y perseverancia
  • Trabajan lenta y minuciosamente, y rara vez se darán por vencidos
  • Aceptan las pruebas, las dificultades e incluso el sufrimiento como parte de la vida
  • Aunque suelen aceptar el papel que han de desempeñar en la vida, con frecuencia carecen de la flexibilidad necesaria para cambiar
  • Tienen un conocimiento instintivo del poder y su funcionamiento
  • Muchos deben controlar su tendencia a la conducta dictatorial
  • Por lo general saben de qué hablan, pero cuando cometen un error o toman un camino equivocado, sus opositores tendrán que empeñarse a fondo y con gran perseverancia para conseguir que admitan su error

Acuario (21 de enero- 19 de febrero)

  • Representa el pensamiento avanzado que puede prescindir de lo material y permite ver el infinito en todas las cosas
  • Representa la aceptación de todos los puntos de vista y manifiesta la sabiduría universal inherente a los pensamientos y los actos
  • Enseña el valor de la ciencia y los poderes extrasensoriales
  • Simboliza el nuevo siglo en el que acabamos de entrar, en el cual se transformará nuestro mundo

Personalidad

  • Representa de los 70 a los 77 años de la vida
  • Se caracteriza por el desapego a la vida terrenal y por una actitud infantil un poco extravagante aunque sabia
  • Son algo impredecibles, excéntricos y erráticos
  • Por lo general no se les pueden poner tareas repetitivas que requieren perseverancia
  • Necesitan vía libre para ejercer su imaginación y que se les imponga el mínimo de restricciones
  • La alegría es esencial y a menudo se sienten desconcertados ante el rechazo, ya que tienen una actitud abierta hacia la vida
  • Les gusta que todo discurra sin dificultades
  • El deseo de felicidad y de comprensión impregna todo lo que hacen
  • Ante una situación conflictiva o apremiante, pueden perder el juicio, atacar o simplemente  desaparecer
  • Son promotores de grandes ideales y dan mucho valor a las verdades científicas y universales
  • Luchan por mantener la objetividad, por lo que a veces se les acusa de falta de emotividad o frialdad
  • Se sienten atraídos por aquellos aspectos profundos y oscuros que parecen tener menor vigencia en su propia personalidad

Piscis (20 de febrero a 20 de marzo)

  • Representa la fusión del espíritu humano con el cosmos
  • Simboliza la fe profunda en los mas altos poderes del universo
  • Es la mas alta expresión de compañerismo
  • Tiene la capacidad de profundizar en la vida y en la naturaleza de las cosas
  • Nos enseña a no tener miedo de despojarnos de nuestra forma terrenal y que la muerte es solo el comienzo de una nueva vida

Personalidad

  • Representa de los 77 a los 84 años de la vida
  • Tiene una cualidad soñadora, espiritual y profundamente emotiva
  • No son prácticos, sino que destacan por su dominio de la comprensión y expresión de ideas y sistemas abstractos
  • No tienen inconveniente en compartir los bienes materiales y son muy dados a disfrutar de de las amistades y las relaciones
  • También necesitan pasar mucho tiempo a solas y corren el riesgo de convertirse en ostracistas o solitarios
  • Su extrema sensibilidad puede ser un obstáculo para llevar una vida social tranquila
  • No se adaptan bien al sufrimiento, se deprimen con facilidad y son propensos a la autocompasión
  • Corren el peligro de evadirse a través de algún tipo de adición
  • Tienen una vida emotiva compleja y profunda
  • Suelen tener una memoria excelente y son muy impresionables
  • Tienden a ser devotos
  • Tienen un alto grado de empatía hacia las dificultades de los demás y ante el infortunio suelen responder con una actitud compasiva
  • Son generosos
  • Deben cuidar que los demás no se aprovechen de la condescendencia que los caracteriza

241 Biotipos III

Seguimos sentados en la playa y se nos acerca una conocida para saludar. Es una mujer morena, con una cara agradable y llaman la atención sus grueras piernas. Joaquina le comenta que estamos hablando de boiotipos y que si puede servir de ejemplo. Ella sonríe y conociendo a Joaquina acepta.

Joaquina: Decíamos que el mundo tenía un entorno. Ya no tenemos un entorno hostil sino un entorno de personas hostil. Como somos personas sociales vamos a ver los biotipos como una entidad social y vamos a decir, si sus piernas son cómo se relaciona con el entorno y el entorno es el poder, me voy a dar cuenta de que ella siente que necesita más poder para defenderse del entorno. ¿Tiendes a querer tener el poder en tus relaciones?

María: Sí.

Joaquina: ¿Te das cuenta de que eso significa que no lo tienes?

María: No.

Joaquina: Si tú tuvieras el poder en tus relaciones tu pierna no necesitaría un edificio mucho más grande del que para ti sería el aceptable. Tus piernas son un edificio o las columnas de tu edificio y están grandes. Cuando uno tiene el poder las piernas no están más grandes, sino normales.  Si tú las has sobredimensionado es porque quieres tener el poder. Lo cual quiere decir que no aceptas el poder del otro, sino que lo discutes. ¿Estás de acuerdo? ¿Qué sucedería si en tu vida aceptaras el poder de otra persona? ¿Qué sentirías dentro de ti? Eso que acabas de decir con la comunicación no verbal dilo con las palabras.

María: No lo soportaría

Joaquina: Mientras que no lo puedas soportar tus piernas no solamente van a crecer, sino que se van a deformar, y lo que es muchísimo peor, te vas a odiar. Con que durante 3 semanas seas capaz de ver la autoridad en el otro, si la tiene, verla, no discutirla. La ves, que tengas la capacidad de entender que el poder es algo universal, no personal, es algo que tenemos todos y que necesitamos compartirlo porque el poder es el conocimiento, es la edad, son un montón de estructuras. Si durante un tiempo que se asiente dentro de ti, consigues ver la autoridad en otro lugar, la reconoces y la aceptas, tus piernas se reconvertirán en piernas el 75% más delgadas. ¿Te merece la pena?

María: Claro.

Joaquina: ¿De quién no soportas la autoridad?

María: Del hombre.

Joaquina: María, imagínate que ese hombre mesomórfico del bañador azul es tu pareja.  Él tiene el poder. Él sale y dice: “yo tengo el poder” y tú te sometes. Luchas contra los que tienen ideas y te sometes a los que tienes fuerza. Eso no te va a dejar cambiar las piernas. Esa es la conversación que quiero que tengas. No te plantees tener otra conversación. Tu cuerpo se ha formado así porque tu entorno es hostil para ella. Eso te lleva a elegir unos alimentos que te permiten tener ese cuerpo.

Jon: ¿Quieres decir que elegimos los alimentos para dañarnos?

Joaquina: Las 3 partes del cuerpo eligen lo que comen. Todos comemos dependiendo de nuestro biotipo. Una persona endomórfica va a comer cosas que tengan harina, que sean grasas, que tengan dulce, porque ella está necesitando tener una endomorfía.

Lo importante es que ella va a estar todo el día con un diálogo interno que la va a estar diciendo su deficiencia, que no existe. Nadie en la calle la va a decir, es que cuando está con un endomórfico te sometes y cuando estás con un ectomórfico te revelas.

María: Más que decirme nada lo que van a hacer es mirar la carne.

Joaquina: La carne es una conversación sobre nuestras deficiencias: de poder, de amor, y de conocimiento. Ahí es donde tenemos que poner el foco, para darles a las personas mucho en lugar de pedirlas. Dejar de pensar si los cuerpos están gordos o delgados y empezar a pensar que el cuerpo es una comunicación permanente y que cuando una persona con su cuerpo no consigue las cosas lo transforma para poder seguir consiguiéndolas a través de una alimentación o lo que sea.

Jon: ¿La conversación de las piernas es siempre poder?

Joaquina: La conversación de las piernas siempre es poder, luego la pierna tiene 3 niveles de poder, la parte de abajo, desde el pie hasta la rodilla nos estaría hablando de la mesomorfía. La parte que va desde la rodilla hasta aquí nos hablaría de la endomorfía, y la parte de arriba del todo nos habla de la ectomorfía.

Jon: Es decir, que cuanta más cadera tenemos, menos pensamos por nosotros mismos.

Joaquina: Cuando una mujer tiene unas caderas muy fuertes menos piensa por sí misma, más hipotecada o necesitada está de que la otra persona la proporcione el poder. Si miramos el poder, evidentemente el poder está en el cuerpo. Yo no voy a cambiar lo que está escrito en todos los lugares del mundo, no voy a cambiar que la mesomorfía es músculos, ni que la visceroctomía es vísceras. Lo que quiero es que des una vuelta de tuerca para que veas la conversación, y si alguna persona trata con mujeres o con hombres con defectos físicos por estética y demás, y les escucháis os daréis cuenta de que lo que estoy diciendo es verdad. Cuantas más dudas tengas de ti en relación con los demás, o estás pasando una crisis o tu pareja en este momento tiene mucho más poder que tú, empezarás a ensanchar más tus caderas.

María: ¿Solo nos pasa a las mujeres?

Joaquina: El hombre en general es más armónico, tiene una tendencia a tener menos caderas, porque no suele dar el poder. En su cultura no está dar el poder a nadie a través del cuerpo, sino que el cuerpo en sí mismo es una manifestación. Muchas mujeres tienen las piernas por abajo super gordas, y eso tiene que ver con que necesitan poner estructura en lo que hacen. La parte de la rodilla está regida por las vísceras, y cuando nos vamos haciendo mayores esta parte se deforma, se pone peor. En las piernas está el poder de hacer, el poder de mi autoridad, el poder de manejar mis decisiones. Muchas gracias, María, te dejamos seguir tu paseo.

María: A vosotros. Nos vemos en Madrid.

Jon: Qué amable María prestándose a tus ejemplos. Además de piernas tenemos tronco.

Joaquina: El tronco que va siempre desde el asa de la cadera hasta encima del pecho, y habla de nuestra capacidad de relación con los demás. Entonces aquí tienes que ver si la persona saca el estómago, no si está gordo, sino la actitud que tiene. Una persona puede no tener tripa, pero arquear la espalda para intentar tenerla, o al contrario y en el fondo no tenerla. Tiene que ver con la relación, con la empatía, con la capacidad de querer, de pasártelo rico. Hay personas que por mucho que pase el tiempo nunca echan grasa ahí, son personas que no se dejan llevar por los placeres, sino que son personas con tendencia a manejar sus placeres y a tener un control sobre ello. Y hay personas que estando delgadas tienen unas tripas enormes porque el placer es muy importante para ellas.

Jon: Y en el tronco están los brazos.

Joaquina: Los brazos son para abrazarte mejor. Los brazos están entre el mundo de las ideas y el mundo de las emociones. Siempre que muevas los brazos en consonancia con lo que dices están unidos a tu cerebro, y si lo haces en consonancia con lo que haces con lo que sientes o con lo que quieres cautivar están unidos a tus emociones, y podríamos decir que son cositas que van hacia donde quieren ir. Pienso que la persona tiene una conversación que puede cambiar, y si la cambia su cuerpo cambia y eso es lo importante.

Jon: ¿Y lo heredado?

Joaquina: Yo no creo en los genotipos familiares como una carga, pero sí creo en los genotipos fisiológicos, es decir, que hay una alimentación que subyace familiar que puede tener una carga después para que tu fisonomía sea de una forma concreta por la carga familiar de la comida. La cultura alimentaria y la cultura de la estética están llevando a que muchas personas no tengan una conversación honesta con su cuerpo, que eso es lo peor.

Jon: Las personas tendemos a pensar que no hay soluciones y que las soluciones tienen que ser por pasar por el sacrificio.

Joaquina: Esto se cura con el entendimiento. Si me encuentro con una persona que noto que sus caderas están dilatando y sé que en ese momento no siente el poder, voy a darle su poder. Estoy con esa persona y juego a que tiene el poder, a que lo disfruta y noto que conmigo al menos, no necesita sobredimensionar su cuerpo, que lo puede recoger. Y yo noto que, aunque no desaparezcan las caderas desaparece esa necesidad de posición. O cuando una persona tiene esa necesidad de decir: “yo me lo paso pipa” y de pronto relaja a esa necesidad y se tranquiliza, para mi es un gozo. Observas y te das cuenta de que le puedes dar al otro tanto, tanto, tanto. Imagínate una persona que de pronto notas que empieza a tener mucho, que ha engordado muy violentamente en unos días, ya sabes que ha pasado una crisis. Si la coges, si la aceptas, si no la preguntas por su cuerpo o si la preguntas, la estás preguntando desde otro sitio para que te cuente. A mí me molesta que me digan: “es que ha habido navidades” Las navidades no te pueden hacer engordar. “Es que he decidido disfrutar de mi familia” Eso me gusta, pero luego pregunto, bueno, algo no habrás disfrutado, porque si has tenido que hacer grasa… y entonces te cuentan “es que mi padre no vino y me fui con mi madre…” te das cuenta de que han comido para poder superar esas situaciones familiares, y entonces hablamos desde otro lugar. Ya no hablamos de comida, sino de conversación no verbal. Me estás contando con tu grasa lo que te está pasando, y eso es importante para mí.

240 Biotipos II

Joaquina: No es la crítica lo que os hace ser más ricos en CNV sino entender a las personas. A las personas se las entiende en el mismo momento en que miras su cuerpo, no en el momento en el que juzgas su cuerpo. Cuando lo juzgas no la entiendes, la acabas de etiquetar.

Jon: ¿Podemos ver de qué vamos a enfermar al estudiar nuestro biotipo?

Joaquina: El biotipo cuando se entiende no genera enfermedad, la persona pone grasa cuando no entiende lo que le pasa. Si lo entiende, la grasa se va. No necesitamos tener grasa para estar bien en ninguna parte del cuerpo. Cuando una mujer echa carne en sus piernas es porque no confía en sí misma, no confía en su poder. No es ni mesomórfica, ni endomórfica ni nada. Si voy caminando por la vida y digo: “el mundo era hostil” y soy mesomórfico, cuando perciba el mundo como menos hostil me querré relacionar contigo y entonces me haré endomórfico. Y cuando quiero pensar lo que hago es hablar contigo y relacionarme contigo de lo que estoy hablando no es del cuerpo sino de la necesidad que está por encima del cuerpo. Y cuando criticamos el cuerpo estamos perdiendo el contacto con la realidad.

Jon: Entonces la forma del cuerpo tiene que ver con el discurso que tiene la persona dentro…

Joaquina: Exacto, y cuando el discurso lo relaja se permite tener el cuerpo en equilibrio.

Jon: Conociendo los biotipos es difícil no etiquetar a las personas que vemos.

Joaquina: Pues si pensamos en términos de gordo o delgado, nos equivocaremos. Si piensas: “tiene grasa, entonces endomórfico” te puedes equivocar. Puede tener grasa y no ser nada endomórfico. Ha colocado la grasa para que parezca endomórfico y que la gente se relacione con él. Como no me relaciono con nadie me voy a colocar grasa y entonces se relacionan conmigo. La cuestión es darnos cuenta de que el cuerpo habla independientemente. Mi planteamiento es que no mires los cuerpos sino la comunicación que hay en el cuerpo ¿qué me está pidiendo el cuerpo?

Jon: ¿Qué uso práctico le puedo dar a esta información?

Joaquina: Las piernas os hablan del poder, más, menos o equilibrado. Imagínate que yo tengo un centro de estética y llega una persona y la coloco en una camilla y la veo unas piernas sobre pesadas, que tienen más masa, más grasa en celulitis, yo no diría que esa persona está gorda, sino que está fragilizada en su poder, no cree en su poder, cree que si ejerciera su poder no la querrían. Independientemente de los tratamientos que le vaya a dar, voy a generar una comunicación con esa persona donde la voy a empoderar para que sus piernas empiecen a relajarse y que no necesiten super-dimensionarse.

Jon: Hay conversaciones para el cuerpo a través del alma.

Joaquina: La conversación interior es la que es importante. Por eso en comunicación no se critica. En comunicación se habla, y cuando aprendes a hablar te das cuenta de que todos somos todo. Si una persona en este momento entrara en un proceso de excesiva relajación con su vida hecha, su trabajo, y todo, y ganara todo el dinero que él necesita, empezaría a engordar después de una comida cuando no lo había hecho antes. Si se casa y empieza a vivir con su familia y se lleva bien, le encontraremos con una tripita divertida y con las piernitas delgadas, porque no ha ido a trabajar su poder sino sus relaciones.

Jon: ¿Qué podemos hacer?

Joaquina: Aprender a conversar con el cuerpo, a respetar que habla, no a pensar que nos agrede. A darnos cuenta de que hay 3 elementos: Piernas que hablan con los órganos genitales. Tronco que habla con las vísceras. Y cerebro que habla con la cabeza, o la cabeza que habla con el cerebro.

Jon: De las 3 cosas lo que más valoro es el pensamiento.

Joaquina: Todas las personas tenemos algo de ectomórficas. Todos tenemos un pensamiento que es el que nos permite ser personas inteligentes, todos tenemos una necesidad orgánica de placer, de lo rico que nos hace tener unas vísceras muy llamativas y todos tenemos una necesidad de que la estructura nos mantenga para poder hacer un montón de cosas. Si eso en el diálogo que tenemos con nosotros mismos lo respetamos va a ser mucho más fácil la conversación.

Jon: Cuando empezamos esta conversación dijiste que la mesomorfía es el principio, la endomorfía después y luego la ectomorfía.

Joaquina: El cuerpo siempre es lo primero. El hombre primero defiende su cuerpo, luego sus relaciones y después sus ideas, aunque parezca que defendemos nuestras ideas por encima de todas las cosas. Independientemente de que lleguemos a ser seres muy superiores, cada vez que te pasan cosas en lo tangible te ahorran todos los pensamientos de lo intangible. Sí es cierto que cuanto más te depuras, más creces y más te desarrollas puedes llegar a que el pensamiento sea lo más importante. Puede ser que pienses que un accidente te ha hecho recomponer tu cuerpo, pero también puedes pensar que lo que te ha hecho recomponer tu cuerpo es que tú provocaste el accidente, no el accidente en sí, y eso es lo que te hace diferente.

Jon: Vivimos en una sociedad que valora, y critica, mucho los cuerpos, y me he fijado en que muchos ectomórficos están tomando cantidad de medicamentos para convertirse en mesomórficos, es decir, están quitando su capacidad de conectar con el pensamiento que la podrían aplicar a un cuerpo sano para convertirlo en un cuerpo musculoso que les quita la capacidad de pensar.

Joaquina: Un mesomórfico puro tiene muy pocas posibilidades de pensar en una estructura mucho más compleja, porque su cuerpo está preparado para el poder, no para el razonamiento. A excepción de que vengamos de una zona muy compleja, en occidente, ya hemos resuelto el mundo del entorno, y nuestros padres nos han enseñado a sobrevivir en los canales de entorno con nuestro propio cuerpo. Lo que sucede es que en la medida que tú piensas sobre lo a ti te gusta, eso te lleva a una endomorfía. La endomorfía es un pensar en ti con otro y en disfrutar de ello, mientras que la ectomorfía es un salir de ti para estar todo el rato pensando en cosas que están en otro sitio para aprender de ellas.

Jon: El tema es encontrar el sentido a esta triple comunicación.

Joaquina: No podemos fijar el cuerpo en si tengo piernas o no tengo piernas, vamos a hacerlo en si tenemos poder o no lo tenemos. Me doy cuenta de que entonces necesito tener una estructura más fuerte en las piernas. Hay cantidad de personas que tienen unas piernitas delgadas, que parece que no se va a sostener el cuerpo, con unos abdómenes brutales y una cabeza que parece un ogro.

Jon: ¿Qué les hace a esas personas tener esas piernitas?

Joaquina: La mayoría de ellas porque tienen una economía super saneada y han puesto el poder en la economía. El hecho es que el cuerpo es una conversación, no es otra cosa. Yo converso con mi cuerpo en relación con lo que yo creo. El mundo era mesomórfico porque tenía miedo al entorno, luego se hizo endomórfico porque tuvo una relajación y deseos de placer. Y se hizo ectomórfico porque deseó buscar investigación. Busquemos eso para ser personas en la máxima plenitud y con la máxima comodidad.

Jon: La mujer que acaba de tumbarse en aquella toalla tiene las caderas amplias, ¿qué querría decir eso?

Joaquina: Por la línea tradicional diríamos que es una persona endomórfica, y eso sería destruirle la capacidad de pensar y de tener poder.

Jon: ¿Por qué?

Joaquina: Porque lo que sí es cierto es que por su edad ella ha decidido ponerse grasa. Lo ha decidido por su conversación. Quiero que entiendas que lo ha decidido. No me importa si su madre es gorda ni si lo es su padre. No me importan las conversaciones previas familiares, me interesa la conversación que ella tiene consigo misma.

Lo primero que debería aprender es que no tiene un cuerpo ni tiene formas, sino que tiene una conversación. Si hablaras con ella y no sonriera ni quisiera conquistarte con su amabilidad, descartaríamos su endomorfismo. Eso querría decir que la grasa la pone para defenderse. Y como el cuerpo, todo lo que significa grasa tiene que ver con la relación, significa que te ve como enemigo. En lugar de pensar que es endomórfica debes escuchar su conversación. ¿Para qué la vamos a etiquetar? Amémosla ya, reconociéndola como un ser en una triada perfecta. Seguro que piensa, por lo tanto, tiene una ectomorfía. Seguro que siente, por lo tanto, tiene una endomorfía. Y seguro que hace, por lo tanto, también tiene una mesomorfía. Lo que muestra es un desequilibrio en su comunicación. Lo que esa persona debería saber es que cada gramo de grasa que ha colocado en su cuerpo lo ha colocado para algo.

239 Biotipos

No somos mucho de ir a la playa, sin embargo, un paseo en un templado diciembre en la playa de Sotavento, en Costa Calma, es una gran experiencia. Las playas y los cuerpos medio desnudos diseminados por la arena dan pie para hablar de biotipos.

Joaquina: Cuando miras a las personas te das cuenta de que cada una conforma su cuerpo de una manera diferente y que lanza su cuerpo de una manera diferente, no sólo en el movimiento sino también en la conformación de su grasa, y te planteas que la persona te está queriendo comunicar algo con su cuerpo.

Jon: ¿Qué le hace a una persona de pronto tener grasa en una pierna, a otros en una cintura, a otros en el cuello… ¿

Joaquina: Sheldon investiga que el hombre tiene un genotipo y ese genotipo le hace conformar su cuerpo. Eso me fastidia bastante. No estoy dispuesta a creerme que algo me viene inducido y que conforma el cuerpo.

Jon: Conozco sus teorías. Dice que hay una conformación deportiva que hace que la persona valore en su cuerpo los músculos y lo que hace es muscular su cuerpo y lo llama mesomorfía. Dice que existe el cuerpo mesomórfico, un cuerpo deportivo donde el músculo es lo más importante. Después dice que hay personas que prefieren que su cuerpo sea más endeble, más laxo, menos fortalecido, la estructura la valora menos, y dice que lo que hacen esas personas es colocar grasa en su cuerpo y lo llama endomórfía. Son los cuerpos que tienen tendencia a la grasa, a estar laxos a no estar totalmente conformados, a no ser una estructura sólida. Y luego se da cuenta de que hay personas que ni valoran la estructura, es decir, que tienen huesos pero no tienen músculo ni grasa. No valoran ni la estructura muscular como ese cuerpo que se muestra fuerte ni tampoco valoran esa debilidad, ese punto de flexibilidad que parece dúctil, que sería la endomorfía y dice que son personas que se dedican a pensar, que lo que valoran es su pensamiento, y piensan que existen en su pensamiento y que el cuerpo simplemente es algo que está ahí. Y lo llama ectomorfía.

Joaquina: Correcto, esos son los tres tipos de cuerpo, pero a la vez nos está diciendo que hay 3 tipos de actitudes: Personas que piensan en el cuerpo como un fin. Personas que piensan en el movimiento como un fin. Y personas que piensan en el pensamiento como un fin. Toda persona que muscula su cuerpo realmente está creyendo que el soma es lo importante en su vida. El soma es el cuerpo. Está creyendo que el cuerpo es el que le da sentido a estar aquí. Y esas personas muestran su cuerpo como lo que son, como su personalidad.

Jon: ¿Qué es el cuerpo para estas personas?  ¿qué es un cuerpo?

Joaquina: Unos huesos que soporta unos músculos, y que se ven los músculos. Pues conversan a través de los músculos. Y colocan los músculos en el cuerpo para mostrar que son fuertes y que tienen la capacidad del poder. Y consideran que su cuerpo expresa poder. Pero aparecen las personas que dicen que pare tener unos músculos y para tener un cuerpo así tengo que quitarme ciertas cosas que no me interesan, y son personas que viven de las vísceras, es decir, de los placeres, de llenarse de placeres. Prefieren pasar un buen rato comiendo, viviendo y no tener que cuidar tantísimo su cuerpo. Si antes las personas de los músculos nos decían que lo importante era el cuerpo, estas personas nos dicen que lo importante es el buen vivir. Piensan que el buen vivir es el yantar, es una buena habitación, un pasárselo rico, y todas aquellas cosas que les provocan placer.

Jon: Ya tenemos la segunda personalidad. Personas que tienen una tendencia al músculo más flojo y a un cuerpo más graso lo que quieren es pasárselo rico. ¿Dónde tienen su punto? ¿Para qué quieren el cuerpo?

Joaquina: Para simplemente aguantar sus placeres.

Jon: ¿Dónde está el poder de estas personas?

Joaquina: En las relaciones. Para los endomórficos las relaciones son más importantes que el músculo o más importantes que el deporte. Ya tenemos más información, ya no se trata de que la persona en el cuerpo ponga grasa, sino que al poner grasa nos está queriendo decir algo. Nuestra relación va a estar basada en placeres, no en deporte, no en poder, sino en compartir, en empatía, en pasárnoslo rico, en estar mejor. Nos está dando más información.

Jon: Entonces lo que rige a los músculos es el soma y lo que rige a grasa son las vísceras.

Joaquina: Son las vísceras las que están desarrollando o influyendo para una actuación. Los músculos no hablan, están fuertes o están laxos. Pero las vísceras sí hablan. Las vísceras se irritan cuando no les das lo que les gusta, tienen una conversación muy importante. Y como estas personas quieren que te lo pases rico se dan cuenta de que si estás luchando contra sus vísceras no te lo pasas rico, estás mal, estás rabioso, estás enfadado… entonces dicen: “no hemos venido para sufrir sino para pasárnoslo bien y un poquito de grasa en el cuerpo siempre es bueno, nos relaja, y nos hace estar mucho mejor, nos hace estar en otra situación”

Jon: ¿Y las personas del pensar?

Joaquina: Para ellas lo importante es que la cabeza funcione.  Entonces no aguantan el músculo, ni el cuerpo, tienen la espalda un poco doblada, las piernas delgadas, la grasa la tienen tirada por algún sitio. En realidad, no les importa nada, lo importante es la cabeza. Hablan con la cabeza, son cabeza y no tienen otra cosa. El cuello está hacia abajo porque como leen tanto, piensan tanto… nos están contando cosas: no les interesa el cuerpo y no les interesa vivir bien, les interesa pensar.

Jon: Esto no parece que ocurra espontáneamente, sino que es algo evolutivo, ¿no?

Joaquina: No es que haya sucedido porque el hombre haya tenido una mente preclara y haya dicho que ahora se dedica al músculo y luego a la grasa, sino que ha habido una época donde el hombre, si no preparaba sus músculos se moría porque luchaba contra animales que tenían los músculos muy desarrollados. La mesomorfía se desarrolla en los primeros tiempos del hombre porque el hombre necesita competir con la fuerza muscular que tienen los animales. Toda persona que tiene en su genotipo una necesidad de defenderse del medio, de algo, va a tender a necesitar una mesomorfía. Lo va a necesitar, no es una cuestión de si le gusta o no. Es una cuestión de que independientemente de que le guste, en el momento que siente que el entorno va contra él, va a generar rápidamente una estructura que le permita defenderse con el entorno. Tenemos una conversación que está entre la propia persona y el entorno. Todas las personas que tenemos en nuestra mente que el entorno es un agresor vamos a necesitar que nuestro cuerpo se ponga musculoso, fuerte. Y esto va a pasar en momentos de nuestra vida, no va a pasar solamente por un aspecto genotípico, sino que en nuestra vida cuando tenemos miedo necesitamos que nuestro cuerpo rápidamente se ponga fuerte, aunque el miedo no sea físico.

Jon: ¿Por qué aparece la endomorfía?

Joaquina: La endormorfía no aparece porque el hombre quiera ser endomórfico sino porque se relaja ante un mundo que ya no es hostil, ya no tiene que luchar con el entorno. El entorno le favorece. Tiene casas, ya tiene un entorno plácido, ya tiene amigos con los que charlar, que ya no son sus enemigos, ya pueden estar juntos. Ya hay pueblos que se reúnen y ciudades que se cierran, y hay lugares donde estás cómodo. Y al estar cómodo y te relajas pasan cosas diferentes. Ya no cuidas tanto tu cuerpo, cuidas las relaciones. Y lo que vas haciendo es relacionarte, ya necesitas trabajar la empatía y la empatía no es un músculo fuerte, es un alma que se ablanda, es un cuerpo que juega contigo, es un ponerte encima de un brazo que es cálido, es algo que te acompaña, que está cerca. La endomorfía nace como una satisfacción interior, como un placer a la vida que se relaja. Y es muy difícil que una persona que haya estado viviendo esa agresión del entorno y de pronto encuentra la relajación del entorno no haga esto y se relaje.

Jon: Según esto, habrá más endomosfía donde el clima y el entorno sea más hostil y más mesomorfía donde estemos más acomodados.

Joaquina: Cuando pasa el tiempo y la gente ya se da cuenta de que maneja el espacio y que no necesitan relaciones, y se han cansado de comer, beber y dormir, empiezan a darse cuenta de que el conocimiento está guardado en ciertos sitios y no se accede a él. Eso no puede ser para ciertas masas de poder, también queremos el conocimiento. Y empieza a aparecer la necesidad de éste. Y cuando se empiezan a meter en los libros y en las ágoras, y empiezan las conversaciones también pierden el contacto hasta con el buen vivir, y empiezan a pensar en el buen pensar. No lo conocían y se tiran horas investigando en libros. Y empieza a desaparecer totalmente el cuerpo para empezar a descubrir lo que significa el cerebro, el pensar, y empiezan a aparecer cuerpos que solamente quieren pensar.

Jon: Quizá esta hay ha pasado ya. Evidentemente hay personas que lo son pero que ya no podemos ser solamente músculos, vísceras o pensamiento, porque la persona que pensaba se aislaba totalmente de las relaciones. La persona que estaba en las relaciones muchas veces no pensaba, o no estudiaba, y quien no estudiaba casi nunca era el deportista que los libros le quedaban a mil kilómetros.

Joaquina: Por eso decidí un día que me parecía mucho más sano recordar estas cosas y plantearlas como retos de recuerdo y decidí que las piernas eran un recuerdo de la mesomorfía; el tronco es un recuerdo de la endomorfía y que la cabeza es un recuerdo de la ectomorfía. Mi intención es investigar para que podamos ser todo y tener la capacidad de tener una mesomorfía sana, es decir, que nuestra estructura se convierta en algo sólido, que tengamos la capacidad de disfrutar de las cosas, es decir, de vivir el placer y un poquito de grasa siempre que sea por un buen vivir y que nos demos el gusto también de pensar. Lo que hice fue descubrir cómo hablaban estos 3 cuerpos. Investigar cómo habla el mesomórfico y cómo llevar toda esa conversación a las piernas, como habla el endomórfico y llevarlo todo al tronco, y cómo habla en ectomórfico y llevarlo todo a la cabeza.

238 Proyecciones

Quizá en un caluroso día de verano, mas que un diálogo apetece algo rápido, visual, pero sin perder profundidad. Pues ahí va: Un gráfico para buscar el origen de dificultades que tenemos o hemos tenido a determinada edad. Por ejemplo, si tengo entre 35 y 45 años y estoy en crisis de no saber si estoy en el trabajo adecuado o en la profesión que yo quería, el problema está realmente entre los 12 a 17 años ¿Qué pasó ahí con el trabajo / los estudios? Esa es la edad que hay que trabajar, y no el presente.