252 La cara seductora

Una de las cosas por lo que me gusta llegar con tiempo a los aeropuertos es para poder sentarme a observar a las personas que van y vienen con muchas emociones a flor de piel, tristeza, angustia, alegría, estrés… Estamos esperando la salida de nuestro vuelo a Monterrey.

Jon: Me encantan las caras de las personas. Es increíble la de csas que podemos expresar con pequeños gestos y qué difícil es definir una cara bella.

Joaquina: El atractivo de una cara se puede definir en función de criterios muy culturales y muy inconscientes. Las personas con las que nos comunicamos regularmente nos parecen más bellas al cabo de un cierto tiempo que al principio, porque estamos más atentos a las estimulaciones que ya conocemos que a los nuevos estímulos.

Jon: ¿Crees que los criterios de belleza son universales?

Joaquina: No son universales, dependen de una especie de “media de los rasgos integrados en nuestra primera infancia” En la cara, la luz la intensidad de la mirada, son vectores poderosos de acercamiento.

Jon: Me parece crítico los ojos y la mirada, y la seducción que se puede conseguir sólo con ellos. ¿Algunas pistas?

Joaquina: El punto débil de los seductores es que no escuchan, y su punto fuerte es que saben fingir que nos escuchan. Una persona que deja de escuchar deja de parpadear. Dirigir la mirada y la cabeza en la misma dirección cundo se comunican, son personas que piensan en estar presentes, ser sinceros y verdaderos. De forma totalmente inconsciente son seductores.

Jon: Más allá de la exageración de las películas, ¿se lee el deseo en la mirada?

Joaquina: En tres signos: en el ojo mismo, en la zona que rodea al ojo y en la mirada. En el ojo mismo es la luz del ojo. Cuando está seducido tiene los ojos más húmedos y parecen más luminosos. Las pupilas dilatadas nos hacen percibir el deseo, y el deseo de otro despierta nuestro deseo. Cuando éste nace, en general, la mirada se sitúa rápidamente en la boca. Los labios expresan la oralidad de nuestros deseos. Pellizcar labio inferior expresa deseo carnal, si es el superior la persona reflexiona. Cuando la lengua humedece el labio inferior traducen deseos y solo los que atraviesan el labio inferior de izquierda a derecha traducen una forma más o menos manifiesta de deseo sexual.

Jon: También hay mucha interacción entre las manos y la cara. Como aquella chica pelirroja que no para de tocarse el pelo.

Joaquina: El pelo enmarca la cara y contribuye a reforzar la armonía. Hay una serie de ideas preconcebidas que hay que aclarar. Por ejemplo, la idea de que las mujeres se tocan más el pelo que los hombres. No se tocan más el pelo. Cuanto más largo y accesible sea más se toca y acaricia. Otra idea preconcebida es que los gestos de las manos en el pelo son gesto de seducción. No todos son gestos de seducción. Cuando se hacen solos es relacionarse con uno mismo.

Jon: ¿Cómo podemos asegurarnos que los gestos corresponden a un deseo de acercamiento?

Joaquina: Distinguiendo entre seducción pasiva y activa. En la seducción pasiva, se alisa el pelo, igual que se acaricia el cuerpo. Atrae nuestra mirada a la parte superior de su rostro. Intenta ser seductora y gustar, le gustaría que le miraran más, pero no tiene segundas intenciones. Al pasar un mechón de cabello por detrás de las orejas, se ordena el pelo como si se ordenara su deseo, para no dejar entrever sus sentimientos íntimos.

Jon: ¿Y en la seducción activa?

Joaquina: Coger un mechón de pelo y alejarlo de su cuerpo, cuanto más largo más puede acercarse al otro con un gran gesto. La mirada es mucho menos determinante que la dirección que toma la mano que alisa o acaricia el pelo. Si la mano se dirige hacia el interlocutor el gesto expresa deseo. Las palmas de la mano abiertas traducen la abertura a la otra persona. Si la mano se dirige hacia fuera y se aleja del otro, y es casi seguro que se deja de parpadear, están sumidos en sus pensamientos.

Jon: ¿También se pueden ver los deseos reprimidos?

Joaquina:Nuestros deseos reprimidos se traducen en gestos precisos alrededor de receptores de la cara. Indicios seducción:La cabeza se abandona;el puño está girado en posición de supinación hacia el interlocutor; la zona que pica está bajo el ojo y el movimiento va hacia el exterior; se utiliza el dedo corazón/ anular.Al movernos maximizamos, sin saberlo, nuestro potencial de seducción. Los hombres y las mujeres más seductores son los que tienen un modo de comunicación más sencillo. Son las irregularidades que tienen en la forma de comunicarse lo que les hace seductores. Seducir no es impresionar comunicando de una forma perfecta sino conmover comunicando de una forma humana.

Jon: Entonces, la gestualidad refuerza el vínculo entre hombres y mujeres.

Joaquina: La función de los gestos es transmitir el contenido afectivo de nuestros mensajes facilitando a nuestros interlocutores indicaciones precisas sobre nuestros estados emocionales. Es nuestra humanidad lo único que nos hace seductores, para ser seductor no es necesario controlarse, sino conseguir soltarse, dejar que aparezca la expresión de nuestra actitud psicológica que demuestra la autenticidad de nuestro comportamiento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s