204 La sombra

Jon: Cada uno de nosotros lleva consigo una persona afable en la vida cotidiana y otra entidad oculta que permanece escondida la mayor parte del tiempo. Bajo la máscara de nuestro Yo consciente descansan ocultas todo tipo de emociones y conductas negativas: la rabia, los celos, la vergüenza, la mentira, el resentimiento, la lujuria, el orgullo y las tendencias asesinas y suicidas, entre otras. Este recorrido inexplorado para la mayoría de nosotros es conocido en psicología como sombra personal. ¿Me puedes contar algo más sobre ella?

Joaquina: La sombra personal se desarrolla en todos nosotros de forma natural durante la infancia. Cuando nos identificamos con determinados rasgos ideales de nuestra personalidad como la buena educación y la generosidad, por ejemplo, cualidades que, por otra parte, son reforzadas por el entorno que nos rodea, vamos configurando el Yo de las resoluciones. Al mismo tiempo vamos llevando hacia la sombra aquellas otras cualidades que no se adecuan a nuestra imagen ideal, como la grosería y el egoísmo. De esta manera el ego y la sombra se van edificando simultáneamente alimentándose de la misma experiencia vital. Son una el espejo de la otra.

Jon: Me imagino que cuando dices entorno, te refieres a los padres, los parientes, los maestros, los amigos y los sacerdotes, que constituyen un entorno complejo en el que es una conducta amable, adecuada y moral y lo que es un comportamiento despreciable inadecuado y pecador.

Joaquina: Sí, en cualquiera de los casos, todos los sentimientos y capacidades rechazados por el ego y desterrados a la sombra alimentan el poder oculto del lado oscuro de la naturaleza humana. Lado que en si mismo defendemos de cualquier posibilidad de luz por miedo a la autenticidad de nuestro ser, al que no estamos habituados. La sombra permanece conectada con las profundidades olvidadas del alma, con la vida y la vitalidad; ahí puede establecerse contacto con lo superior, lo creativo y lo universalmente humano.

Jon: Entonces, iluminar nuestra sombra es el entreacto para poder utilizar plenamente todas las capacidades que permanecen desconocidas, ocultas entre lo miserable y recóndito de nuestro ser.

Joaquina: La sombra opera como un sistema psíquico autónomo que perfila lo que es el Yo y lo que no lo es. Cada familia, cada país, cada lugar, demarca de manera diferente lo que corresponde al ego y lo que corresponde a la sombra. Algunas de estas, permiten la expresión de la ira, la agresividad mientras que la mayoría, por el contrario, no lo hacen así. Unos reconocen la sexualidad, la vulnerabilidad y las emociones intensas y otras no; unas, admiran la ambición por el dinero, la expresión artística o el desarrollo intelectual mientras que otras, en cambio, apenas si las toleran.

Jon: ¿Somos capaces de darnos cuenta de nuestra propia sombra?

Joaquina: Nosotros no podemos percibir directamente la sombra, ya que huye de la luz de la conciencia porque ésta constituye una amenaza para su continuidad. Todo aspecto de la sombra que hayamos podido esclarecer es un aspecto que por si mismo pide solución. Es decir “ya no es sombra”

Jon: ¿Cómo podemos, entonces, verla?

Joaquina: Sólo podemos ver a la sombra indirectamente, a través de los rasgos y las acciones de los demás. Sólo podemos darnos cuenta de ella fuera de nosotros mismos. Cuando nuestra admiración o nuestro rechazo ante una determinada cualidad es desproporcionada, nos hallamos bajo los efectos de la sombra. De ese modo, pretendemos expulsar a la sombra de nuestro interior proyectandoy atribuyendo determinadas cualidades a los demás en un esfuerzo inconsciente para desterrarlas de nosotros mismos. Nuestra sombra personal contiene todo tipo de capacidades potenciales sin manifestar, cualidades que no hemos desarrollado ni expresado. Nuestra sombra personal constituye una parte del inconsciente que representa aquellas características que nuestra personalidad consciente no desea reconocer y, consecuentemente, rechaza, olvida desterrándola de su psiquismo para reencontrarlas nuevamente más tarde en los enfrentamientos con los demás.

Jon: Muchos de nosotros pensamos que “sombra” es igual a algo negativo y horrible de nuestra entidad oculta.  En muchos casos son valores que el conocerlos nos llevaría a producir un esfuerzo para hacerlos efectivos que no deseamos, bien porque la pereza es uno de nuestros elementos básicos de relación con la vida, o porque existe una conciencia de infravaloración que nos llevó a no creer en nosotros mismos.

Joaquina: La sombra aparece continuamente en nuestra vida cotidiana y podemos descubrirla en el humor que expresan nuestras emociones más ocultas, más bajas o temidas. Cuando algo nos resulta muy divertido también nos hallamos en presencia de la sombra. La sombra suele ser la que ríe y se divierte con lo oscuro, por ello es muy probable que quienes carezcan de sentido del humor tengan una sombra muy reprimida. La sombra es la que ironiza. La ironía no nos permite ser felices.

Jon: Has dicho que se desarrolla en la infancia, pero ¿A qué edad aparece con más fuerza?

Joaquina: Es frecuente que el encuentro con la sombra tenga lugar en la mitad de la vida, cuando nuestras necesidades y valores más profundos tienden a cambiar el rumbo de nuestra vida determinando incluso, en ocasiones, un giro de ciento ochenta grados y obligándonos a romper nuestros viejos hábitos y a cultivar capacidades latentes hasta ese momento. Pero a menos que nos detengamos a escuchar esta demanda permaneceremos sordos a la misma.

Jon: ¿Puede la depresión ser la consecuencia de una confrontación paralizante con nuestro lado oscuro?

Joaquina: Encontrar la sombra nos obliga a relentizar el paso de nuestra vida, escuchar las evidencias que nos proporciona el cuerpo y concedernos el tiempo necesario para poder estar solos y digerir los mensajes procedentes del mundo soterrado y oscuro.

Jon: ¿Para qué nos sirve el trabajo de ir descubriendo nuestra sombra?

Joaquina: El descubrimiento de la sombra tiene por objeto fomentar nuestra relación con el inconsciente. Así mismo hacer conscientes nuestros valores que se ocultan detrás de ella. Descubrir la sombra nos permite estar en el lugar correcto del modo correcto. La sombra resulta peligrosa cuando no le prestamos la debida atención. Te puedo hacer una lista de lo que nos permitiría tener una relación creativa con nuestra sombra:

  • Aumentar el autoconocimiento y, en consecuencia, aceptarnos de una manera más completa.
  • Encauzar adecuadamente las emociones negativas que irrumpen inesperadamente en nuestra vida cotidiana.
  • Liberarnos de la culpa y la vergüenza asociadas a nuestros sentimientos y acciones negativas.
  • Reconocer las proyecciones que manipulan de continuo nuestra opinión de los demás.
  • Sanar nuestras relaciones mediante la observación sincera de nosotros mismos y la comunicación directa.
  • Utilizar nuestro potencial en su totalidad.
  • Manejar nuestras reacciones ante los demás.
  • Aprender de nuestro espejo

Jon: Si lo estoy entendiendo bien, el lado oculto de nuestra personalidad encierra simultáneamente a la sombra oscura que se niega a cambiar y al salvador que puede transformar nuestra vida.

Joaquina: Así es, reconocer la sombra familiar, desde nuestros padres, y la sombra personal, desde los demás, nos va a permitir conocer hacia dónde se está desviando nuestra educación en los hijos y en los demás para abstraernos de la posibilidad de conocer la nuestra. Ver el empeño que ponemos en que los demás actúen superando una sombra que empieza en nosotros. Para descubrir la sombra debemos tener un conocimiento global sobre el fenómeno, sobre el lado oscuro del psiquismo, los deseos no reconocidos y los aspectos reprimidos de la personalidad.

Jon: Entonces, la sombra personal es el otro en nosotros, ese otro yo que nos llena de vergüenza, la suma de todas las cualidades desagradables que desearíamos ocultar.

Joaquina: Sí, pero como has dicho antes, La sombra no sólo es el lado negativo desde el punto de vista de la conciencia. No se trata de algo inmoral e incompatible, sino que, por el contrario, contiene cualidades que poseen una extraordinaria trascendencia moral.

Jon: ¿Sería acertado decir que la sombra es el verdadero artífice de la luz?

Joaquina: La sombra es lo que una persona no quiere ser. El hecho de afrontar la sombra es una experiencia que transforma completamente la vida de una persona. Nuestra mente y nuestra personalidad consciente se desarrolla y madura a partir de la materia prima aportada por el inconsciente en relación interactiva con las experiencias que nos proporciona la vida.

Jon: Cuando intentamos ver nuestra sombra nos damos cuenta, y solemos avergonzarnos, de descubrir cualidades e impulsos que negamos en sí mismos pero que vemos con mucha claridad en los demás. Por ejemplo, el egoísmo, la pereza mental, la indolencia, las fantasías, los planes y las fabulaciones irreales, la negligencia y la cobardía la avidez exagerada por el dinero y las posesiones… Es decir, todos aquellos pecados veniales de los cuales podríamos perfectamente decir: “eso no importa, nadie se dará cuenta y, en cualquier caso, lo hace todo el mundo”.

Joaquina: La sombra no sólo se manifiesta mediante omisiones, sino que también lo hace en forma de actos impulsivos involuntarios. Por otra parte, se contagia colectivamente con más facilidad que la personalidad consciente.

Podemos descubrir a la sombra en nuestra vida cotidiana a través de:

  • Los sentimientos exagerados con respecto a los demás
  • El feedback negativo de los que nos sirven de espejo
  • Aquellas relaciones en las que provocamos de continuo el mismo efecto perturbador
  • Las acciones impulsivas o inadvertidas
  • Aquellas ocasiones en las que nos sentimos humillados
  • Los enfados desproporcionados por los errores cometidos por los demás
  • Las alegrías desbordadas por los éxitos de otros
  • Situaciones donde nos sentimos avergonzados
  • Situaciones ilógicas de cólera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s