171 El criminal en serie que llevamos dentro (IV)

Joaquina: Necesitamos descubrir en que parte de nuestra historia se está convirtiendo el criminal en vencedor.

Jon: Mencionaste en algún momento que también tenemos un policía interno…

Joaquina: Normalmente el policía suele ser el más fuerte. Mi policía es el intelectual, pero también es el que me pone las trampas. De los cuatro campos (poder, afectivo, intelectual y social) tienes que reconocer dónde está el policía fuerte, el que no te engaña nunca, y tu policía que a veces te la juega. El que no me engaña nunca a mi es el afecto, y el que me la juega de vez en cuando es el intelecto. El más fuerte lo que quiere es coger a la presa. Cuando el intelecto me ofrece algo yo voy, por la cuenta que me tiene. Porque este policía te va diciendo cosas que debes hacer, y si empiezas a decir “esto no lo hago, y esto tampoco” te dice: “muérete” “Yo quería salvarte, pero si no te quieres salvar, es tu historia”

Jon: ¿Entonces son recursos de supervivencia?

Joaquina: No, los recursos de supervivencia son los que utiliza el ego para ir matándonos y nos agota. Esto es mucho más retorcido. Los recursos de supervivencia son para el ego inferior. Yo te estoy hablando del ego superior, para el propósito de vida, no para el estado de vida normal.

Jon: Como dirían mis amigos argentinos: “Ahí me mataste”

Joaquina: Tenemos dos espacios de vida: el que es vital, es para vivir, y a nivel orgánico son el riñón, el corazón y el pulmón. Y luego lo que no es vital, que son el hígado y el bazo-páncreas. Yo hablo para estos dos últimos, que no son vitales opero te permiten que tengas una vida diferente. Lo que te estoy contando es lo que está matando tu propósito, lo que te permite sentirte un ser diferente. Al final hay cuatro personas que sobresalen en el mundo, cuando podemos sobresalir todos. Nuestras capacidades de desarrollo son iguales para todos, unas personas las podrán utilizar de una manera y otras de otra… En el contexto, nuestro potencial es máximo. Nuestra vida, nuestra capacidad de tener poder, nuestra capacidad de tener afecto, nuestra capacidad de tener inteligencia, y nuestra capacidad de liberarnos más allá de nuestra comunidad está ahí.

Jon: Entonces, cuando me doy cuenta de que estoy cometiendo el mismo error siempre, estoy alimentando a mi sombra, y no a mi luz.

Joaquina: ¿Cuánto tiempo vas a aguantar en la sombra, en la cárcel? Tienes el caso de Mandela, él estuvo en la cárcel, y cuando salió lo que hizo fue poner su potencial para salvar al mundo. La fórmula la tenemos para salir de la cárcel y cambiar al mundo, a través de disfrutar, no a través de sufrir. Nos lo enseño Mandela: el mundo se cambia desde el gozo, y el Mandela que llevamos dentro tiene que trabajar para nosotros.

Jon: ¿Y si por ejemplo una persona es muy tímida y no puede sacar eso que lleva dentro para mostrarlo al mundo?

Joaquina: La timidez no existe si no hay un problema previo. La timidez es un efecto de la inseguridad personal. La inseguridad es social, lo cual quiere decir que una persona que es tímida tiene un problema en lo social. O le ha pasado algo en el colegio, o le ha pasado algo en el entorno familiar fuera de su familia. Es decir, en el colegio le ha sucedido algo que ella misma se ha quedado en evidencia, o le ha sucedido algo en un entorno familiar no directo, donde la han dejado en evidencia. La timidez es el resultado de un proceso de expresión limitada, porque al ver algo, te has comparado y has pensado que no formas parte de ese núcleo.

Jon: ¿Y eso de la predisposición genética?

Joaquina: La predisposición genética hace que veas el mundo que te rodea en esa predisposición. Si yo tengo una tendencia a ser sensible a lo que pasa socialmente, es decir que, si una persona me dice que soy mala, o fea o lo que sea, no me reocupa, pero si me lo dicen 20 o si me lo dicen delante de 20, entonces sí.

Jon: De lo que me vas contando deduzco que no hay ninguna persona en el mundo que no tenga el criminal en serie dentro.

Joaquina: Puede ser suavecito, o más fuerte, pero así es. Jesús nación con la muerte y murió. Como somos cristianos lo vemos correcto, pero para un budista, que un maestro tenga que morir en la cruz para que se complazcan sus seguidores, es una aberración. Jesús nace y mueren un montón de niños en aras de matarle a él. Porque lo que él viene a superar es el deseo de morir. Y nos viene a enseñar la resurrección, que la muerte solo puede ser corporal. Ese era su mensaje, de tal manera que todos los criminales internos que él lleva son muertes. Cógete la vida de Jesús y hay mucha muerte. Porque él va a morir, y va dejando las señales de cómo va a ser su final.

Jon: ¿Y qué te enseña eso a ti?

Joaquina: Que soy algo más que un cuerpo. Como estudiosa del budismo que soy, me parece tremendo tener un Buda al que puedo contemplar en su esencia mental y en su conciencia, y un Jesús al que tengo que ver sufrir y morir en la cruz cada año porque yo no era buena. Dos formas de matar. Yo vivo en la culpa, los budistas viven en el karma.

Jon: Casi todas las ciencias del conocimiento humano nos enseñan la dualidad entre el bien y el mal. Y nos dicen que los que salvan sus vidas son aquellos que son capaces de superar su dragón interno para convertirlo en luz.

Joaquina:  Yo te estoy planteando un esquema de cómo funciona el ser humano hacia afuera, para comprender cómo funciona hacia dentro. ¿Cómo un ser puede hacerse tímido si no es que alguien le ha dejado en evidencia? Si timidez es que tú eres más importante que el otro. Timidez es que consideras que el otro te puede hacer algo. ¿Conoces alguna persona que sea tímida cuando está tranquila y no tiene miedo? ¿Conoces algún ser tímido que piense bien de los demás? Siempre el otro le va a hacer algo. Y eso viene porque vivió algo, si no ¿por qué va a ser tímido? El temperamento no está enfermo. La personalidad es la que lo está. El temperamento, que sería el melancólico, que es el más tímido de los temperamentos, tiene una timidez para analizar, pero tiene una timidez hacia afuera, no una timidez de mirarse dentro, encontrar respuestas y luego relacionarse fuera. Pero cuando está sano no es tímido.

Jon: El contrato de la vida nos la juega

Joaquina: En ese escrito tú decides. Puedes leer las letras grandes o las letras pequeñas. Las letras pequeñas, igual que en los contratos con los bancos, son las que nos matan. Las letras grandes no hace falta que las leamos, debemos leer los pequeños inputs que nos han diezmado para poder ser felices.  

Jon: ¿Eso es lo que hace que vivamos en la enajenación que nos quita la razón de la que hablabas al principio? ¿Cómo se trabaja eso?

Joaquina: Cuando tú pones la solución, y el peso del pago para la solución, tu ego te dice: “es mejor que no aceptes eso porque no lo vas a poder soportar” porque te pone en caliente que vas a vivir la misma situación que viviste de pequeño. De pequeño lo que tienes es una herida incuestionable porque tú no la puedes valorar. Por eso no se puede trabajar el criminal en serie desde el razonamiento. Lo importante es trabajar al policía y al ayudante del policía. En mi caso, no quiero trabajar con mi problema social, porque sé que voy a perder. Porque sé que no estoy dispuesta a vivir ni un solo momento de mi vida lo que yo viví de pequeña. Lo puedo justificar, puedo darle 5.000 vueltas en mi cabeza razonando y sentada, pero si me acerco y se aproxima la sensación, voy a echar a correr. Porque está por encima de mi. Porque tiene una sustancia química que es como si fuera directamente cianuro. Aunque te parezca mentira, es mucho más fácil tomar cianuro que sentir en la cabeza el cianuro.

Jon: Pero das muchos cursos de manera brillante, y no se te nota ninguna pelea interna

Joaquina: Cuando doy un curso y voy caminando entre las personas, si noto la energía que noté en aquel momento en mi colegio, inmediatamente me pliego y me voy. Y la noto siempre que estoy con gente. SI me acerco a alguien, y hace el mínimo gesto que me recuerde a alguien, mi cabeza se toma el cianuro. Entonces, prefiero la muerte. Porque el ego me dice que no me voy a morir, que voy a liberarme. Lo diabólico del ego es que no te dice la verdad, te dice que al marcharte te vas a liberar del problema y a sentirte tranquilo. Lo que has hecho es perder un montón de posibilidades de ser tu mismo. Y te vuelves a ir una y otra vez. Y llega un momento en el que te das cuenta de que, si te vas otra vez, la lucha entre estoy aquello es tan fuerte que ya no tienes territorio.

Jon: ¿Es entonces cuando enfermamos?

Joaquina: Aquí aparece un dolor de cabeza, un estado de nervios, y sí, una enfermedad. Pero nos damos cuenta, nos acercamos a la situación y sabemos que es nuestra salvación, pero el sistema te dice: “vale más que te mueras porque vivir esta salvación es imposible” El criminal interior es mucho más inteligente que nosotros. Por eso no podemos trabajar con él.  Conoce todos los recursos, tiene todos nuestros años de experiencia y un enorme grado de sensibilidad hacia dónde meter el dedo. Si nos metemos en las fauces del enemigo, él nos conoce y nos va a machacar.

Jon: Entonces el primer ejercicio sería encontrar al criminal, pero no tocarlo, y luego encontrar la fortaleza en todo lo demás. ¿Cómo?

Joaquina: Al lado nuestro, y de una manera muy sutil, tenemos a la persona que nos lleva a ser todavía más insociable o a llegar a un punto de sociabilidad donde tienes que elegir entre la persona o no. Imagínate que me enamoro de una persona súper sociable. Imagínate cómo va a ser mi vida. Para que no me desprecie empezaré a salir con ella, y cuando empiece a sentir los mareos, sacaré a mi pareja de la fiesta. Acabaré rompiendo la capacidad de sociabilizar de la persona, rompiendo el amor, destrozando su vida o ella la mía. O yo yendo a la fiesta y machacando la fiesta como sea. Eso es lo que acabamos haciendo: buscando a la persona que nos mete en el tinglado. O bien, te encuentras a la persona que te dice: “Joaquina, cómo te entiendo, estamos tan bien nosotros solos…” y lo que consigues es salir totalmente del tema. ¿Dónde está el tuyo? En el poder, en lo afectivo, en lo intelectual, en lo social…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s