92 Rejuvenecer en tu cumpleaños

Jon: Felicidades Joaquina, hoy 2 de octubre es tu cumpleaños.

Joaquina: Cumplir años es fácil, únicamente hay que esperar pase el tiempo, y ocurre de manera natural. Lo importante es plantearse lo que ha ocurrido en ese año que ha pasado: Los cambios que se han hecho, las transformaciones personales, las personas a las que se ha acompañado en su desarrollo personal… si uno está más o menos cerca de Dios…

Jon: Así lo creo yo también, sin embargo, también hay un gesto de amor en el recuerdo de esa persona y utilizamos esta fecha para reconocerla, agradecerla y devolver de manera simbólica todo lo que se ha recibido de ella en el año. Así lo reconozco y así lo reconocen todas estas personas que te han enviado flores blancas con tarjetas llenas de cariño.

Joaquina: Si, me emociona mucho, algo deberé estar haciendo bien.

Jon: Qué grande eres Joaquina, estás haciendo muchas cosas muy bien… incluso en estos dos años en los que no vemos tu presencia, ni notamos tus manos dándonos calor, seguimos sintiendo tu aliento, tu apoyo, tu infinito amor, ahí donde te necesitamos. Ocurre cada vez que cerramos los ojos y pedimos en secreto tu consejo. Cada vez que se rompe algo dentro, en ese lugar inaccesible para todos excepto para ti. Cada vez que simplemente te añoramos.

Y nos dejamos ir por los recuerdos, y te sentimos cerca cada vez que replicamos tus enseñanzas, y el sentido trascendente de la vida se hace fuerte en nosotros sabiendo que tú lo has logrado, y nosotros también podemos hacerlo.

Dos años son dos segundos, y notamos como algunas de las enseñanzas se han desprendido un poco, y nos reconforta la fortaleza de otras que permanecen intactas, firmes y, siendo fieles a su maestra, son ahora fieles a nosotros. Y siendo fieles a nosotros constatamos que hemos integrado muchas más cosas de las que creíamos y de las que tú no dudabas. Hábitos, acciones y formas de entender la vida ya son nuestras. Existían ciertas dudas de si lo hacíamos contigo o por ti. Ahora sabemos que, gracias a ti, están en nosotros. Son nuestras. Eso es lo que nos muestra que hemos aprendido, y eso es lo que muestra lo gran maestra que eres, pues solo lo que permanece en el tiempo, realmente es.

Ayer empezamos un nuevo Curso de Coaching. Nuevas personas se acercan a aprender, a transformarse, a encontrar sentido a las cosas y a la vida. Me veo en clase, dividido, sentado en una silla escuchando y a la vez de pie hablando. Me sorprendo diciendo cosas que tú me decías y ahora son mías, y otras que han salido así, sin más, sin saber realmente de dónde vinieron. Y hago lo que te he visto hacer cientos de veces, estar presente, entregada con amor y firmeza, mezclando experiencias y conocimientos… Y me encuentro viajando en un espacio que jamás había soñado fuera tan hermoso. En el espacio que conforman las personas cuando se abren a aprender, cuando beben de una fuente antigua y el agua sigue siendo fresca. Y doy gracias a Dios por permitir que esto ocurra y por poder ser el mensajero de un mensaje que me trasciende. Y poder transmitir tu pensamiento. Sé que no es lo mismo, pero también sé que debo hacerlo, que a pesar de que la fórmula está diluida, su fuerza sigue presente. Me sorprendo muchas veces al encontrar cosas que no sabía que sabía. Frases que te habré oído en algún momento, razonamientos que no están en ningún libro, sentimientos que me asombro al sentir.

Dos años también son dos siglos y, a veces, me encuentro con personas que se han perdido, que sienten que tu abrazo les dejó demasiado pronto y, tantean en tinieblas el camino incierto que quedó ante ellos. Sé que esto no es así, que los maestros desaparecen cuando estamos preparados para ello, que ya nos han conducido al manantial y ahora es nuestra responsabilidad beber el agua cristalina que nos pusieron delante. Así ha sido y así será siempre. Solo hay que volver la vista atrás en puro agradecimiento y tornarla hacia adelante y pronto veremos al maestro que necesitamos para el siguiente tramo de vida. Agradecer hacia atrás sin el egoísmo de querer que todo sea como antes. Mirar adelante con anhelo del nuevo camino, orgullosos de lo aprendido y prestos a entregarlo a los demás. ¿No es eso la vida? Un recibir y un dar constantes, un aprender y enseñar, un estar dentro para salir fuera permanente. Así nos lo enseñaste tú, y así lo aprendimos nosotros.

Sigues cumpliendo años, ahora ya sin envejecer. Rejuveneciendo cada año en todos los que te conocimos, en todos en los que has dejado una huella indeleble de tu sabiduría y de tu amor. En todos nosotros que, durante 20 años o 20 segundos estuvimos a tu lado y no nos dejaste indiferente. Ese es el secreto de rejuvenecer cada cumpleaños. Gracias.

6 pensamientos en “92 Rejuvenecer en tu cumpleaños

  1. Gracias Jon por compartir tu felicitación, me ha llevado a estar, como en otras ocasiones celebrándolo con Joaquina.

    ¡¡¡ Felicidades y mi gratitud por tus enseñanzas Joaquina !!!

    Me gusta

  2. Muchas gracias Jon por compartirlo, por hacer su presencia, y la tuya, tan vivas. Doy gracias cada día por disfrutarla siquiera un poco, me siento bendecida. Y cada día la siento a mi lado, brillante, presente. Felicidades Joaquina!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s