91 Los objetivos y su realización: El tiempo (II)

J.C.: Mi objetivo es objetivo escribir un libro.

Joaquina: El tono de su firmeza muestra que no lo vertebra. Quiere convencer. ¿Esto es vital para ti?

J.C.: Sí porque me organiza la vida.

Joaquina: No harás el libro, lo que te va a organizar la vida te la desorganiza, acabarás encontrando miles de disculpas, si encuentras tu objetivo vertebral acabarás escribiendo el libro. Los objetivos no vienen a solucionar problemas, si no que resuelve en si mismo los problemas. Si nos imponemos algo y queremos hacer algo, el objetivo ya viene como algo que no es nuestra quimera, no es nuestra expectativa, es una imposición y si bien podemos obedecerlas temporalmente, las odiamos de una manera o de otra y terminaremos abandonando el objetivo. J.C tiene la capacidad de escribir un libro sobre el tema que desea, pero este objetivo no puede ser algo que le permita contactar con la voluntad y la emoción a través de la organización del tiempo y de otras cosas. ¿Qué otra cosa en esta vida te ha organizado que no sea escribir?

J.C.: Trabajar. Para mí la carpintería es vertebral, eso lo disfruto, me puedo pasar horas.

Joaquina: La carpintería te desorganiza, cuando te das cuenta no has escrito nada, estás perdido. Utilizas la carpintería para dejar de escribir, o dejar de hacer otra cosa. Bien, intenta posicionarte rectamente, y ahora intenta pensar que un objetivo es algo que te hace persona física, persona emocional, persona racional y persona mental, que un objetivo es para que tú disfrutes de tus cuatro experiencias y que el resultado sea un avance en tu vida espiritual. Cuando JC acaba de estar en la carpintería se siente culpable porque sabe que ha empleado mucho tiempo, se lo ha pasado muy bien, pero ha dejado de hacer otras cosas. Cuando escribes el libro, como te gustaría estar haciendo otras cosas, empiezas a sentir. Hay dentro de ti una dualidad entre los disfrutes y las obligaciones, olvídate de los grandes disfrutes y olvídate de las grandes obligaciones.  Céntrate y busca un objetivo que te haga sentir pleno como persona y que cuando lo estés haciendo no tengas dudas sobre si estás haciendo bien o estás haciendo mal, si empleas el tiempo o no empleas el tiempo.

J.C.: A mí realmente, lo que me hace feliz es escribir, escribir cuentos, escribir cualquier cosa, yo me relajo, me siento genial cuando estoy escribiendo. Me cuesta mucho ponerme a escribir, pero me realiza.

Joaquina: Señor, ¿por qué nos haces tan contradictorios, lo que me hace feliz es escribir, pero me cuesta ponerme a escribir. Eso quiere decir que no te gusta la felicidad.

J.C.: No, es que se mezcla con la emoción.

Joaquina: ¿Pero, te gusta escribir o no te gusta escribir?

J.C.: Me gusta escribir, lo que pasa es que soy disléxico.

Joaquina: Lo que te pasa es que eres disléxico, pero ¿te gusta escribir o no?

J.C.: Me gusta escribir.

Joaquina: Pero no escribes. Busca algo que realmente te guste.

J.C.: Pero no sé, eso es lo que me gusta, escribir.

Joaquina: Volvamos a la pregunta inicial: ¿cual es tu objetivo para este año?

J.C.: Ah, mi objetivo para este año es escribir un libro, pero igual tengo que cambiarlo.

Joaquina: No, igual consigues escribir un libro, pero tu objetivo no va a ser escribir un libro. No lo vas a hacer porque te dan mucho trabajo de carpintería.

J.C.: Pero eso lo hago por hobby.

Joaquina: Al final lo haces por hobby, pero es trabajo. No quiere decir que lo cobres, pero es trabajo. Lo mismo que escribir un libro es trabajo, pero parece ser que a ti te gusta mucho disfrutar y pasártelo bien, y no escribes. ¿Qué otras cosas te llevan a pasarlo bien que no sea ni escribir ni hacer carpintería?

J.C.: Compartir con la gente, tener un diálogo filosófico, teológico… Comer me encanta. Comer una buena comida, tomar un buen vino, eso fundamentalmente… Conocer personas, me encanta, hablar con alguien…

Joaquina: ¿Prefieres escribir o conocer personas?

J.C.: Bueno, en realidad preferiría conocer personas.

Joaquina: Expresa lo que le gusta pero que no lo hace. Lo que le molesta de sí mismo es su empleo del tiempo y que hay muchas cosas que no hace. Los objetivos necesitan ser definidos desde el cerebro Reptil, que es el que da claridad para saber lo que se quiere obtener y nos contacta con la voluntad para lograrlo. El proceso requiere del paso por todas las funciones de nuestros cuatro cerebros, pero si la definición de nuestro objetivo la realizamos desde el cerebro Límbico, solo se decidirán fracasos ya que es el cerebro de las emociones, y éstas tienen creencias que impiden la claridad necesaria.  Tal es el caso de J.C. y de cualquiera de nosotros cuando tratamos de definir un objetivo desde el cerebro Límbico, porque si no es algo que nos gusta, la voluntad va a claudicar. J.C., Sigue trabajando en ello, pero tu objetivo tiene que vertebrarte, y no darte placer. El placer viene de cumplir el objetivo, de ir hacia él a través de la voluntad. Tu objetivo no sería escribir, sería otro que engloba escribir y otras cosas.

Jon: Una vez definido ese “qué” vertebrador, ¿cómo seguimos?

Joaquina: El “qué” al ser físico, es tangible y nos permite medir el resultado y evaluar si aquello que queríamos conseguir es lo que hemos conseguido. Una vez encontrado el objetivo vital que nos vertebra, es necesario medirlo en el tiempo presente y futuro.

Jon: ¿Sería una medición cuantitativa o cualitativa, basada en actitudes, eligiendo el cambio a corto, mediano y a largo plazo?

Joaquina: Si es cuantitativa, requiere ver dónde estamos, qué tengo hoy, y dónde queremos llegar: qué quiero llegar a tener dentro de 12 meses. Si es cualitativa, ver cuál es el punto actitudinal traducido en actitudes y comportamientos que tenemos en el presente, y ver qué tendríamos que lograr y con qué resultados. Si es escribir un libro, qué páginas tienes hoy. Si es hacer un estudio, dónde estás hoy con el estudio y dónde vas a llegar.

Jon: ¿Puedes poner un ejemplo?

Joaquina: Si yo decido que quiero tener más paciencia este año y mi meta es lograr un alto coeficiente de paciencia. Para ello, necesito medir mi paciencia con determinadas actitudes a lo largo del tiempo, y definir qué cantidad de paciencia tengo hoy, qué cantidad de paciencia voy a tener a final de año y cuánta paciencia voy a ir consiguiendo en los distintos plazos. La medición permite que podamos comprobar que realmente estamos logrando las cosas, ya sea paciencia, sea felicidad, o un estado económico. Si no lo podemos medir nuestro cerebro no lo va a realizar, porque va a encontrar una escapatoria inmediata: “en realidad puede ser o no ser y, ¿cómo sé yo que soy más paciente?

Jon: ¿Y respecto al tema del corto, medio y largo plazo?

Joaquina: La percepción del tiempo se da en esas tres dimensiones dependiendo de la visión del objetivo, y nos conecta con la vida del día, de la semana, del mes, del año. Una forma eficiente de hacer objetivos es crear un plan a largo plazo haciendo emplazamientos con objetivos a mediano y corto plazo. Estos emplazamientos necesitan tener objetivos propios que colaboren a lograr nuestro objetivo a largo plazo. Si elegimos un largo plazo de un año para realizar lo que quiero obtener, el largo plazo sería los tres últimos meses, el mediano plazo sería los seis meses intermedios y el corto plazo corresponde a los tres primeros meses.

M: ¿Y si es algo muy general?

Joaquina: ¿Es un objetivo para los demás, o para ti?

M: Para mí. Quiero ampliar relaciones. Me acabo de separar y tengo un mundo diferente ahora que tengo que encontrar.

Joaquina: Entonces lo que quieres es ¿encontrar relaciones o superar tu ruptura?

M: Pues… las dos cosas.

Joaquina: No, las dos cosas no. A buscar las relaciones vas porque te sientes en una condición, eso no funciona y acabarás teniendo relaciones que te hacen daño y con las que no estás bien. Pero si te planteas cómo estás hoy con la ruptura y cómo quieres estar dentro de un año con la ruptura, ahí aparecerán todas las cosas que te dan placer. Una de las cosas importantes del objetivo, es que el camino del objetivo se hace, vamos marcamos el objetivo desde un lugar frío, y el calor se va produciendo en el camino. Si defines el objetivo con una intención que es absolutamente emocional, las emociones te ponen a la deriva. Dentro de un tiempo conocerás gente y habrás perdido un poco tu cabeza. Los objetivos tienen que ser a partir de lo que da vida: “y ahora necesito reconstruirme, volver a este lugar que quiero, a ser libre, a ser fuerte, a ser lo que quieras” Encontrar relaciones porque te han dejado o porque tú has dejado una relación, pasártelo bien un rato… pues no funciona si antes no tienes claro que objetivo tienes. Si nosotros en este momento dijéramos, mi objetivo es tener pareja, estaríamos perdiendo el tiempo, mientras que si nuestro objetivo es ser una persona que tiene la capacidad de entregarse plenamente y mis problemas de pareja fueron porque yo no me entregaba, tendré la pareja. No la tengo que plantear, aparecerá. Esos son los objetivos, lo que nos transforma, no lo que simplemente nos obnubila.

Jon: Cuando Steve Jobs llevaba 10 años con Apple, la persona que había elegido para llevarle la dirección convenció al Comité para que le expulsaran. Sus primeros seis meses fuera de Apple fueron un absoluto despropósito de todo tipo. Volvió a ser la persona que había sido en tiempos anteriores con una vida nada positiva. Cuando se dio cuenta que había perdido todo se quedó quieto y se hizo esta pregunta: ¿Si yo cuando tenía 20 años, tenía estas cualidades y conseguí crear Apple, con 10 años más de experiencia, ¿qué es lo que podría llegar a hacer? Nació Next, nació Pixar… Había pasado seis meses destruyéndose, creyendo que lo que tenía que hacer era perdonar o salir de la crisis que le había provocado la otra persona.

Joaquina: Esa es la cuestión. El planteamiento de los objetivos no puede ser a partir de descubrir los errores y tratar de cambiarlos, ya que todo lo que son necesidades por compromiso o por dolor no funcionan, se pierden en el camino. Tenemos que buscar algo que queramos ser como persona en este momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s