85 El dinero (V)

Joaquina: El trabajo que tienes ahora y las aptitudes que empleas en él eran apropiados para cumplir tus objetivos originales. Si ahora pides más, si piensas de manera más amplia y sustanciosa, necesitarás un nuevo vehículo que te conduzca hacia tu nuevo objetivo. Considera que has tenido éxito; te estás preparando para un nuevo salto hacia delante. Si tu camino se te hace difícil, si seguirlo significa una lucha ardua, revisa tus actos. Si un camino te plantea dificultades, hay otro al que puedes seguir y que te aportará más vitalidad y abundancia que el actual.

Jon: Estoy de acuerdo, hasta los mejores planes deben ser revisados constantemente. Comprobaré si mis imágenes están alineadas con mis indicaciones internas y con la dirección que sigue la humanidad.

Joaquina: Cuando hayas creado algo, tendrás que aprender a dejar que crezca y evolucione. Tendrás que correr riesgos, ensayar nuevas actividades y mantenerte en contacto con tu energía. Cuando ya no disfrutas de lo que haces, es señal de que algo nuevo hace falta. La creación de la obra de tu vida se consigue llevando a cabo aquellas acciones que te ayuden a llegar a tu meta. Aprende a abrazar las dificultades con amor en vez de evitarlas. Cuando haces cosas que implican un esfuerzo, las recompensas son grandes. Sitúate en un nivel de riesgo que te sea cómodo e intenta elevarlo un poco. El camino de la alegría es fortalecer tu voluntad de arriesgar como medio para atraer más cosas hacia ti.

Jon: Está en la naturaleza de toda forma de vida avanzar y ser vital. Hay personas que crean continuamente nuevas vidas y ocupaciones que reforzarán su vitalidad. Sin embargo, otras no introducen cambios hasta que no experimentan insatisfacción o ansiedad.

Joaquina: Si perteneces a esta última categoría, tu alma creará cada vez más problemas, incomodidades y resistencias internas hacia tu trabajo o situación actual hasta llamar tu atención a la necesidad de cambios. El desafío es amar lo que dejas atrás en vez de rechazarlo. Cuanto más te disguste una situación, más tiempo seguirás haciéndolo. Uno de los principios del universo es que cada situación de la vida te enseña cómo amar. No podrás abandonar nada hasta que no lo ames. Estás atado a las cosas que te disgustan. Si odias algo, serás atraído hacia ello una y otra vez. Amándolo, te verás libre de ellos.

Jon: Me cuesta, pero soy más de iniciar andaduras.

Joaquina: Iniciando tu nuevo camino, no dejes que tu necesidad de dinero te presione. Encuentra un modo de tener ingresos suficientes mientras haces todo lo que se te ocurre para poner tus ideas en práctica y fortaleces al máximo tu nuevo camino. Puedes cambiar muchas situaciones desagradables cambiando algo dentro de ti. Si deseas recibir algo, empieza dando algo tú primero. Si quieres ser respetado, empieza por respetarte a ti mismo y a los demás. Lo que tu trabajo te aporta puede cambiar si contribuyes de la mejor manera posible, trabajas con actitud positiva, haces más de lo que se te pide y previenes las necesidades sin que se te exija. Desarrolla tu disposición a ofrecer lo mejor, estés donde estés y obtendrás mayor abundancia.

Jon: Lo que me encuentro muchas veces cuando hago trabajos con distintas organizaciones y empresas, es una gran perdida de ilusión. “Estoy esperando a la jubilación”, ¡lo escucho de personas con cuarenta y tantos años!

Joaquina: Mucha gente permanece en un trabajo muchos después de haber perdido toda ilusión por él, pensando que no hay nada mejor para ella. Esos son ellos, mírate a ti, observa tu trabajo y haz una lista de todo lo que te aporta, de todas las lecciones que te enseña y de todas las aptitudes que empleas en él. Cuando puedas amar y apreciar tu actividad, te será más fácil crear el paso siguiente.

Jon: He pasado muchos años deambulando de aquí para allá pues no sabía cuál era mi trabajo ideal, no sabía para qué era bueno, qué me motivaba, cómo podía aplicar mi talento, si es que tenía alguno. Ahora sí lo veo todo muy claro.

Joaquina: No te hace falta saber cómo se llama tu trabajo ideal para poder encontrarlo. Puedes empezar observando qué cosas haces con naturalidad y sin esfuerzo y atrayendo hacia ti aquellos trabajos que te permitirán llevar a cabo las actividades que amas. Tu yo superior se encargará de encontrar y llevarte el más apropiado. Para encontrarlo, presta atención a tu intuición; recógete y escucha a los mensajes de tu interior.

Jon: Lo que acabé descubriendo es que, al final, es un tema de actitud.

Joaquina: Tu actitud es una de las cualidades más importantes que aportas a tu trabajo, en muchos casos más que tu experiencia o credenciales. No permitas que las preocupaciones económicas te impidan lanzar un negocio, volver a estudiar o emprender una carrera. Empieza haciendo lo que te es posible hacer en este momento, como si dispusieras de todo el dinero necesario. Cuando te encuentras en tu camino y realizas la obra de tu vida, todo lo que necesitas te será suministrado abundantemente.

Jon: También me pasa a veces que no se valorar, o mejor dicho, ponerle precio a mi trabajo. AL ser un intangible, creo que a veces lo valoro poco para no asumir la responsabilidad de hacerlo al 100%

Joaquina: Es importante recibir lo que piensas que valen tus servicios, sea en dinero o en cualquier medio que aprecies. Si no valoras tu tiempo y energía, cortas el flujo de tu abundancia. Creas automáticamente una corriente fluida de dinero y abundancia cuando haces cosas que te honren a ti y a los demás y cuando recibes lo que crees apropiado a cambio de tu tiempo y servicios. No esperes que sean otros los que pongan el precio a tus servicios. Te sentirás defraudado.

Jon: Entonces, lo de hacer descuentos…

Joaquina: No rebajar tus honorarios más de lo que crees que valen tus servicios podrá producirse una corriente de rencor y resentimiento que, impedirá la llegada de dinero, y estarás diciendo a tu inconsciente que tu trabajo no vale tanto y él dejará de brindarte oportunidades. Aprende a amarte más y recibir lo que vales.

Jon: ¿Esto aplica tanto a si trabajas por cuenta propia como si lo haces para alguien?

Joaquina: Si trabajas por cuenta propia cuando recibes el valor correspondiente a lo que haces, te sientes bien: irradias entusiasmo. Un profesional que irradia entusiasmo, prosperidad y éxito es más eficaz a la hora de servir a sus clientes que otro que se siente pobre y fracasado. Si percibes un salario. Para ganar una suma más elevada, quizá tengas que ofrecer más a tu empresa, ampliar tus aptitudes de algún modo y ofrecer servicios extraordinarios. Te interesaría motivarte más a ti mismo, asumir tareas sin que nadie te lo pida, prever y satisfacer necesidades antes de que sean planteadas y dar lo mejor de ti. Si, a pesar de haces todo esto, no recibes lo que crees que vales, hazte a la idea de que será así y apunta en tu agenda el día en el que quieres empezar a percibir más dinero. Si tu actual trabajo no te remunera de la forma deseada, ten la voluntad de buscar otro.

Jon: No es solo el dinero, a veces hay recompensas emocionales…

Joaquina: La energía que te es devuelta cuando haces una contribución al mundo que te rodea es recompensa más valiosa que el dinero, porque te permite evolucionar espiritualmente, abrir tu corazón, ser más compasivo y vivir una vida llena de sentido y satisfacciones.

Jon: Aunque también hay que pagar las facturas, claro.

Joaquina: La gente paga por el tiempo, esfuerzo y energía necesarios para que un talento particular les sea ofrecido. Si te hace falta dinero para tus gastos mensuales, tu remuneración ha de ser monetaria. Si no necesitas dinero, también tendrás que pedir algo a cambio de tus servicios porque los demás no pueden completar el flujo de energía si no te devuelven algo. Puede consistir en la valoración de tu don y su utilización para mejorar sus vidas, o en la dedicación de unas cuantas horas para ayudarte. Ofrece tu trabajo sólo a los que lo valoran. Si ofreces tu trabajo o servicios a personas que no lo valoran, tendrás más dudas acerca de tu valía y cortarás el flujo de tu energía y abundancia. El dinero fue creado para que ambas partes implicadas pudieran acordar un intercambio equitativo. Te será más fácil recibir dinero por tus servicios que los servicios de otra persona. Los truques requieren amor, la voluntad de que ambas partes salgan ganando y un auténtico deseo de ofrecer, para que no se interrumpa el flujo de la energía. La integridad de tu intención multiplicará por mucho tu abundancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s