29 No trabajar las debilidades

Estoy sentado al fondo de la clase, como casi siempre, ocupándome de que todo funcione correctamente. Es uno de esos momentos mágicos en los que Joaquina pide a un voluntario que suba al estrado para hacer el ejercicio. Si has leído el post 28, creo que esto te ayudará a comprenderlo mejor.

Joaquina: Jesús, eres un valiente por salir aquí en tu primera visita a uno de mis cursos. Quiero ahora que busques un potencial que está en ti, y permanece en ti en cualquier circunstancia. Es decir, está en ti cuando estás solo, cuando estás con relaciones cercanas, trabajando, en el peor momento de tu vida… ese potencial no lo pierdes. Tu potencial está siempre, otra cosa es que lo utilices. Pavarotti cantaba bien estuviera donde estuviera. Ese era su potencial, que luego hizo su profesión. Busca tu potencial, y cuando estés preparado, lo compartes.

Jesús: Como tengo varios, si te parece voy a escribir en la pizarra algunos.

Joaquina: Me parece perfecto.

Jesús: Lealtad, compromiso, sensibilidad, inteligencia, empatía.

Joaquina: ¿Esas cualidades se las encuentran a todas las personas con las que te relacionas?

Jesús: No

Joaquina: Entonces vete borrando algunas. Si no tienes la capacidad de ver todo el potencial en todo el mundo, y lo tienes tú, es que te consideras un poco especial. Pregúntate: ¿Cuántas veces te enfadas por tu sensibilidad?. ¿Cuántas veces tu inteligencia se vuelve dogmática y escuchas bastante poco a los demás?. ¿Cuánta empatía tienes con la gente que es contraria a tus criterios?. ¿Entiendes la diferencia entre compromiso y responsabilidad?. ¿Eres un hombre comprometido o responsable?. Lo que tengo clarísimo es que eres un hombre leal a muerte. Te felicito por ello. Cuando la mires y te recrees en esa lealtad, vas a darte cuenta como tu sensibilidad se hace más maravillosa, no te enfadarás por nada… porque serás leal a tu cuerpo, serás leal a tu emoción, a tu inteligencia. Tendrás una lealtad que podrás poner al servicio de los demás, con empatía. Si miras lo que has escrito, te darás cuenta que la lealtad llena todo el espacio. Es la única escrita en mayúsculas y a un tamaño mucho más grande que las otras cualidades. Las otras cosas son cualidades que quieres tener, y eso es estupendo.

Jesús: ¿Cuál sería mi aprendizaje?.

Joaquina: La empatía desde la lealtad. Eso te haría imparable y el ser más magnífico del mundo. Porque necesitas aplicar tu sensibilidad desde la empatía. Tienes que comprometerte con tu empatía, de tal forma que el mundo no se quede circunscrito a tu visión, a lo que tú crees que es, a tus grados de lealtad. Y tu inteligencia va con la lealtad creciendo, y el compromiso también. El aprendizaje es querer trabajar con la gente que te rodea desde la empatía. Pero recuerda, no puedes exigir la lealtad a los demás, solo puedes exigírtela a ti mismo.

Cuando termina el curso recojo todo el equipo y conducimos de vuelta a la oficina para dejarlo todo.

Jon: Qué interesante el ejemplo de Jesús, ¿Vemos todos varias cualidades ante esa misma pregunta?.

Joaquina: Tenemos una tendencia a ver demasiadas cosas en nosotros, sin embargo, no pasan por la prueba del algodón de que estén con nosotros en todo momento. Lo importante es que la que sí pasa la prueba, no podemos pedírsela a los demás, ni pedírsela al mundo. A veces pensamos: “Es que el mundo tiene que creer, es que el mundo tiene que ser saludable… No, el mundo no tiene que ser como nosotros decidimos. El mundo es. Cada persona suma.

Jon: Y en el caso de Jesús?

Joaquina: Lo más bonito de este caso es que si Jesús sale a partir de ahora y dice: “Yo soy lealtad, y estoy aprendiendo empatía”, es imposible que se equivoque en la forma de mirar a las personas. Porque no las va a juzgar como poco leales, no va a buscar nada en ellas que no sea lo que el tiene. Eso es lo que es importante.

Jon: No se trata de tener, se trata de ser.

Joaquina: Efectivamente. No se trata de tener compromiso, se trata de ser compromiso. Y Jesús, es lealtad.

Jon: Si, se le nota en su forma de mirar y su forma de estar. Entonces, el ejercicio sería hacer una lista con los valores que tenemos, y luego cuestionárnoslos todos para saber cuál pasa la prueba de las preguntas para ver si realmente son cualidades transversales que no nos abandonan nunca.

Joaquina: Creo firmemente que el mundo actual se debe mover por valores y éstos tienen que ser inmutables y permanecer en el tiempo. Si modificamos nuestras actuaciones, nunca seremos creíbles y provocaremos una desafección a las personas que están cerca de nosotros. Y eso es muy triste. Debemos activar el potencial, hacer que la sociedad mire lo que realmente tiene para poder cambiar lo que hay alrededor, para poder tener sensibilidad por la persona que tienes cerca. No podemos seguir con la endogamia de pensar que somos únicos, porque lo que conseguiremos es destruir nuestra vida. Necesitamos tener un eje que realmente nos permita mirar al mundo de otra manera.

Jon: Y ese eje es nuestro valor, nuestro potencial.

Joaquina: Si, y desde él tenemos que mirar al mundo. Si lo hacemos desde la debilidad, el mundo no va a cambiar.

Jon: Si, pero a veces es difícil ver el potencial.

Joaquina: Seguramente lo fue para Jesús. Pero si ahora reflexiona y se queda en soledad, se dará cuenta que la lealtad la utiliza en todos los momentos de su vida.

Jon: Si, es más fácil salir con un coche y tener repuestos, que salir con cuatro coches y que se vayan cada uno a un sitio.

Joaquina: El foco es lo que nos lo va a permitir. Puedes tener muchas cualidades, pero utiliza una para que con ella todo funcione muchísimo mejor. Si es difícil encontrar nuestro potencial, imagínate lo difícil que va a resultar ver el de los demás.

Jon: Pero eso es más fácil.

Joaquina: No. Se lo mirarás un minuto, y al minuto siguiente ya estás viendo lo que tiene que cambiar. Y eso no ayuda. Quita la palabra difícil y piensa: “Si no encuentro mi potencial, ¿de qué me vale?.”

Jon: ¿Y el aprendizaje?

Joaquina: El aprendizaje es algo que tienes y consideras que es bueno, pero que tiene algunos fallos. No es algo negativo.

Jon: ¿Cómo lo supiste con Jesús?

Joaquina: Jesús tiene la lealtad, el compromiso, la sensibilidad y la inteligencia. Creo que el compromiso cuando se da un par de vueltas de tuerca y está muy leal, lo consigue. Igual ocurre con la sensibilidad y la inteligencia. Pero la empatía de una manera más abierta, le cuesta un poco más. Por eso le he dicho que es su aprendizaje. No porque no la tenga, sino porque la empatía le va a ayudar a tener un nivel de sensibilidad más alto, un compromiso más saludable y una inteligencia más abierta.

Jon: Es decir, algo que tenemos y que si le damos un empujón, vamos a ser todavía más felices.

Joaquina: Ese es el trabajo. Las debilidades no hay que trabajarlas, desaparecen solas. Aunque te cueste creerlo. Te puedo asegurar que si Jesús trabaja la lealtad a su cuerpo físico, la lealtad a sus emociones, a su inteligencia, a su toma de decisiones y a la trabaja en su entorno social, no va a tener ninguna dificultad. Las debilidades que tenga se irán solas. Lo que se hace es aprender, y en el aprendizaje se va todo lo que no vale.

Bajo del coche y mientras descargo los equipos miro al cielo, que imagino estrellados aunque las luces de la ciudad no me permiten verlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s