71 El liderazgo supremo

Acabamos de terminar un taller con el Comité de Dirección de una gran empresa. Volvemos pensativos, en el coche, reflexionando sobre las disputas internas por el poder que tienen los directivos, y hablando de qué es ser un líder.

Joaquina: Un líder es una persona que ha conseguido trabajar su autoestima y que ha visto cosas que puede hacer muy bien y, además, se da cuenta de que los demás lo ven, lo valoran lo reconocen y lo aceptan. Tal es la dimensión de esta situación, que cuando el líder empieza a compartir eso tan bueno que tiene,  la gente le sigue.

Jon: Ese es un tiempo donde el líder es ignorante, no sabe realmente que es un líder.

Joaquina: Pero se da cuenta de que ya tiene menos conflictos con algunas de las cosas que hace, se va dando cuenta de “pues la gente le gusta” etc. y un día se da cuenta de que verdaderamente tiene esas cualidades y ya las verbaliza: “es que yo soy muy bueno para objetivos, yo soy muy bueno para llevar a personas, yo soy muy bueno para el conocimiento, y lo hago muy bien.

Jon: Has mencionado los tres parámetros. El líder se tiene que dar cuenta de que eso que hace bien, lo hace bien en las tareas, lo hace bien con personas y lo hace bien cuando piensa.

Joaquina: Exacto, y en ese momento se llena de confianza, de tal forma que, a partir de ese momento, ni lo discute ni necesita mostrarlo. Se produce de forma natural y esa forma natural le da un liderazgo que le posiciona y que la gente le sigue. Esa es la diferencia entre un líder que desea y tiene deseos y un líder que tiene confianza.

Jon: Lo veo muy extrapolable a nosotros mismos, a autoliderarnos.

Joaquina: Todos necesitamos pasar por lo anterior y todos pasamos por el proceso de autoestima, pero cuando sentimos que hacemos, lo compartimos, y además lo pensamos, y que nos funciona y nos sentimos cálidos, nos reconocemos y no necesitamos que nadie lo reconozca, notamos que hay un cambio y que se ha generado un elemento que se llama confianza. Esto es importante porque no lo discutes, no necesitas decirle al mundo que lo tienes, haces las cosas con confianza. Cuando llegas a una persona, si ella sabe más no pasa nada, porque tú tienes la confianza de lo que has conseguido, y te pones a disposición de aprender de ella. Y además, cuando razonas, te das cuenta de que no tienes la absoluta verdad, pero tienes mucho conocimiento y es tuyo.

Jon: ¿Qué nos pasa cuando tenemos confianza?

Joaquina: Nos convertimos en personas propositivas, que notamos que nuestra confianza tiene un propósito, que es para algo, que está más allá de nosotros mismos. Entonces, de una manera natural, se abre nuestra conciencia a si podemos o no podemos realizar ese propósito. Entramos en un grado de conciencia súper especial: “yo puedo, pero igual no lo puedo todo”. Nos damos cuenta de que esa confianza tiene que tener una medida que se llama conciencia.

Jon: ¿Cómo es ese proceso?

Joaquina: Es un proceso de logros, no es un proceso de deseos.

Jon: ¿Y qué le pasa a este líder que tiene conciencia?

Joaquina: Que de una forma natural va hacia el compromiso. De una forma súper natural. No tiene que hacer nada para que el compromiso se de, y cuando se produce este compromiso, se da cuenta de que aquí hay algo que como no es suyo lo entrega, y cuando lo entrega se da cuenta de que genera más confianza, se da cuenta de que el propósito tiene realidad, se da cuenta de que la conciencia está equilibrándolo todo.

Jon: Es como la confianza generando más confianza.

Joaquina: Sí, y se va dando cuenta de que esa confianza es de verdad y va sintiendo ese propósito, esa conciencia del propósito, ese compromiso con el propósito, y esa entrega permanente. Ese es el punto donde el líder se está realizando a sí mismo y no necesita para nada discutir con nadie, ni en una dirección ni en otra.

Jon: ¿Todos tenemos en algo este grado de confianza?

Joaquina: Tú, y todo el mundo, tienes que posicionarte en esta realidad. Posicionarte en que hay algo que ya haces muy bien, que piensas bien, y que sientes bien. Y que eso que haces bien tiene un propósito importante, pero que ese propósito no puede estar por encima de tus posibilidades. Tienes que tomar conciencia de lo que puedes y de lo que no puedes, porque si vas más allá tienes un problema. Te tienes que comprometer con lo que puedes, y ese compromiso te va a llevar, de una manera natural, a entregarlo. Entonces te darás cuenta de que estás al servicio.

Jon: Ese es el trabajo que hizo Jesús con sus apóstoles, ¿no?, fue dándoles confianza en algo, hasta que se dieron cuenta de que hacían algo y que nadie les podía destruir.

Joaquina: Efectivamente, por eso, cuando encuentres a personas que son capaces de dar su vida sin ninguna queja a un proyecto, es porque han entrado en una confianza suprema sobre su potencial.

Jon: Entonces, la primera parte es encontrar ese punto de inflexión, donde veo esa cosa que hago, siento y pienso. Sin embargo, suelo empezar por un estado reactivo donde quiero y deseo que se me reconozca y se me acepte.

Joaquina: Sí, pero luego pasas a un estado donde en algo ya eres así, y funcionas genial. Mira a eso que, pase lo que pase, no estás reactivo sino propositivo. Siempre hay algo en lo que tu no discutes, te sientes bien, te sientes pleno y te sientes consciente.  La autoestima siempre es reactiva, la confianza nunca es reactiva: ni compites, ni discutes, ni nada. La confianza es la expresión de la libertad del líder. Hay una cosa que no puedes hacer cuando metes en el saco de la confianza algo: no puedes no entregarlo. La ley de la atracción, la ley de la vida, es que lo que tu ya has conseguido y es tuyo es para dárselo a los demás, nunca para retenerlo.

Jon: ¿Eso nos ocurre a todos?

Joaquina: Todas las personas tenemos algo en lo que confiamos plenamente, lo que puede ocurrir es que todavía no hemos marcado el propósito. Lo importante es que el propósito esté medido por la conciencia. No se trata de que yo ahora puedo ayudar a 500 personas con discapacidad y llevarlas por la calle a que lo pasen bien. No se trata de eso, si no de que tú tomes conciencia y de que el compromiso vaya siempre en consonancia con el propósito y la conciencia para que nunca des más de lo que puedes, ni cierres la puerta a recibir algo que te quieren dar.

Jon: ¿Y qué puedo hacer?

Joaquina: Lo que tienes que hacer es conseguir con tu trabajo personal que las personas cambien. Apoyar a los niños cuando van hacia la confianza y que nadie se la destruya. Lo mismo con los jóvenes. La mayoría de las personas estamos descomprometidas. Si miras a las personas que conoces te darás cuenta de que, de repente, han hecho algo raro con su vida. Parece que todo funciona, pero en algo concreto han perdido su risa, su chispa. Lamentablemente, si no lo trabajan a tiempo no volverán a recuperarla. ¿No conoces a nadie que te haya dicho que no tiene nada que ver con la persona que era?

Jon: Sí, ¿Es porque ha perdido la confianza?

Joaquina: En la confianza de la que yo hablo, la persona no necesita gritar, no necesita discutir, no necesita marcar territorio pues la confianza en sí misma ya tiene territorio. La persona no necesita marcarlo, está tranquila, funciona de una manera natural con las cosas.

Jon: ¿Y no valdría con tener autoestima?

Joaquina: Imagínate una persona que tiene un tipo de autoestima que sin embargo no ha llegado a comprobar. Puede que solo la llegue a mantener en su hacer, en su sentir o en su pensar, pero la tiene. Y, de pronto, da la vuelta y se encuentra con su padre, y se convierte en un pingajo. O con su madre. Sin embargo, donde tienes confianza ni padre ni madre, ni vecino ni nadie te afecta. Funcionas, lo expresarás o no, pero te encuentras bien. La confianza es un estado de salud, y la autoestima es un estado de enfermedad. El compromiso es el bienestar total, te ayuda a encontrarte nutrido y a nutrir. Mientras que la autoestima es un estado donde el otro te quita y te pone, es un estado de carencia. Si estás en la autoestima, necesitas la aprobación del exterior porque compites, en la confianza no, ese es el tema.

La confianza da una tranquilidad absoluta al cerebro, da felicidad, mientras que la autoestima no. La autoestima está todo el rato midiendo y el cuerpo está inquieto. Hay que quitar el concepto de que podemos destruir la confianza de las personas, lo que podemos hacer es que esa persona no acceda a ello, porque le has quitado el acceso. Pero la confianza está ahí.

Jon: ¿Existe el estado de confianza absoluta?

Joaquina: Existe cuando el hacer está en el hacer, el sentir está en el sentir y el pensar está en el pensar. Cuando tienes toda la estructura, y eso, se lo notas a la persona. Lo notas porque su cuerpo se expresa posicionadamente, porque su voz y su mirada es auténtica y porque cuando razona no necesita buscar artilugios, conecta las cosas con rapidez y te las dice.

Jon: Pero, al principio decías que con un líder trabajas la autoestima. ¿No deberíamos trabajar la confianza?

Joaquina: Yo con un líder trabajo la autoestima porque lógicamente es un líder y lo que hago es ver los niveles de reacción que tiene, y qué grado de conciencia tiene sobre sus reacciones. Pero en la autoestima sólo te puedes responsabilizar, no te puedes comprometer, porque no sabes lo que te va a pasar un minuto después, con quién te vas a encontrar, o con quién no te vas a encontrar.

Jon: Pero sigues manteniendo que todos somos líderes.

Joaquina: En potencia. Toda persona que expresa y no escucha, es una persona que no es líder. Toda persona que decide sin reflexión, no es líder. Toda persona que reflexiona y no decide, no es líder. Ésta es la medición del liderazgo, del liderazgo supremo.

Ya vamos entrando en Madrid. Una entrada en el centro de Madrid como metáfora a la entrada en mi interior. Fuera está el campo libre de contaminación, las personas que aprenden, el agradable entorno del que no me siento responsable. Dentro estoy yo, contaminado, con ruido, recovecos y energías que esconden lo que busco. Tengo que salir para entrar, liderar fuera para liderar dentro.

70 El trabajo con los temperamentos

Es difícil después de estudiar los temperamentos no ir por la calle observando a todo el mundo, tratando de averiguar que temperamento tienen. Es mediodía y estoy sentado delante de un cogote de lubina acompañado de judías verdes. Joaquina empieza a degustar su más delicado lenguado y se nos acerca el cocinero y, junto a su hermano, dueño del restaurante. No escucho la conversación, solo observo a un gran sanguíneo, orondo, sonriente, mirando nuestros pescados y esperando una aprobación que ya da por hecha.

Jon: Lo de que el temperamento esté regido por el cuerpo ya lo decían Jung, Eysenck, etc. Tú además hablas de un componente evolutivo. ¿Cómo es eso?

Joaquina: Así es, durante etapas de nuestra vida tenemos un temperamento, y ese temperamento va evolucionando hacia otro, y luego otro… y en un momento nos quedamos establecidos en un tipo de temperamento.

Jon: Me imagino que no es un salto arbitrario de un temperamento a otro, sino que habré un orden. ¿Cuál es el primero

Joaquina: El temperamento con el que nacemos y que nos rige de 0 a 12 años es el flemático.

Jon: ¡Me quedé ahí! ¿Cómo llegas a esa conclusión?

Joaquina: Porque las enfermedades más graves en un niño son siempre linfáticas: leucemia, problemas de circulación…todo lo que son las flemas. Cuando un niño empieza a ir al colegia, empiezan a la vez sus enfermedades flemáticas que vienen de no querer hacer.

Jon: ¿Qué hacemos con ellos?

Joaquina: En el momento que tú no les entiendas que van a su aire, son muy tranquilos, que no quieren correr…se desmotivan y, en ese mismo momento, ya has conseguido lo más grave de todo: se pegan a la tv y ya no se mueven. Cerebro fuera. Otra situación que llevan muy mal son las tensiones dentro de la casa. Cuando los padres empiezan a discutir, los niños quieren desaparecer, no soportan los conflictos. Ya de adultos, cuando un flemático se encuentra con una tensión empresarial muy grande, se colapsa. No puede razonar. Este es el temperamento que tendríamos que tener en un estado muy equilibrado porque, si no, son personas muy poco responsables frente al compromiso.

Jon: A partir de los 12 años, saltamos en bloques de 12, ¿no?

Joaquina: De 12 a 24 años se produce una guerra contra lo que hay establecido y aparece el temperamento colérico. Necesidad de romper las normas, de romper todos los canales que hay de naturalidad. Se dispara la rebeldía y se hace un proceso de alteración muy importante en la bilis amarilla, que es el proceso hepático. Muchos jóvenes aparecen con enfermedades de Hepatitis A, generalmente por la bebida, o por sustancias que ingieren. A partir de ahí aparecen los problemas hepáticos. La enfermedad de la juventud es la rebeldía.

Jon: Llega el final de nuestra época universitaria y…

Joaquina: De 24 a 36 años, las personas se ponen a trabajar, tienen que hacerse responsable, y surgen demasiadas necesidades de liberación. Aparece entonces el temperamento sanguíneo. La persona tiene una necesidad de pasárselo bien, ser irresponsable, estar siempre de juerga…Necesidad de liberarse de las grandes cargas. En estas etapas es cuando el temperamento se polariza a lo negativo. El órgano del sanguíneo, que es el corazón, en ese tiempo se debilita y por eso aparecen muchísimos infartos.

Jon: Nos queda el melancólico.

Joaquina: La suma de estos 3 temperamentos es el melancólico. La melancolía surge porque no tenemos ningún deseo de enfrentarnos a las deficiencias en los resultados o en la lógica. Todas las personas tenemos los 4 temperamentos, y los tenemos repartidos en un %. Si tenemos una patología de temperamento aparecerá uno mucho más predominante, y los demás mucho más estables. Pero cuando las personas están muy equilibradas, los 4 temperamentos también están equilibrados.

Jon: Parece evidente que enfermamos por radicalizar nuestro temperamento. ¿Podemos sanar también a través de ellos?

Joaquina: La idea es equilibrar. Si tienes un preferente muy marcado y otro muy bajo, es que le estás dando todo a uno y nada al otro. Eso acaba generando un estado de gran conflicto. Orgánicamente también estás descompensado. Al estar polarizado empiezas a buscar fuera lo que te falta, y eso genera unas guerras interesantes. Por ejemplo, un jefe colérico, con un temperamento flemático o melancólico, se acaban destruyendo si no se respetan la vida privada. El flemático es introvertido y no soporta que se indague en su vida privada. El colérico es extrovertido y no soporta que se le nieguen las preguntas.

Jon: La combinación es explosiva. ¿Qué tienen que hacer?

Joaquina: El extravertido es el que tiene que cambiar, no el introvertido. El introvertido no puede contar cosas. El extravertido si puede dejar de preguntar. Si estamos polarizados, lo que pedimos, lo que buscamos es lo que nos falta. Es ahí donde reside nuestro atractivo.

Jon: ¿Me puedes poner un ejemplo de pareja?

Joaquina: Vamos a suponer que un sanguíneo se hace de pareja con un flemático.  Si hay algo maravilloso para un flemático es un sanguíneo… al inicio. El flemático es muy similar al sanguíneo al principio de la relación: le gusta la gente, no genera follones, es amable, cariñoso… El hecho de que le resuelvan las risas, el divertimento y las salidas es genial. Hasta el momento en que eso se convierta en estar saliendo todo el tiempo y no entrar. Entonces el flemático se mete dentro de si, y solo permite que la socialización sea a ratos. Una de las causas más importantes de infidelidad es que la persona flemática está muy bien en su casa y el sanguíneo no entra en casa. Hay que tener en cuenta esta descompensación, también en nuestra personalidad.

Jon: ¿Por qué se unen?

Joaquina: Porque ninguno de los dos es rencoroso, a los dos le gustan las personas…pero la tendencia del sanguíneo es estar fuera. A ambos les gusta la alegría. Al colérico, por ejemplo, no. Esta es la pareja que más existe: una persona metida en la casa y otra yéndose de fiesta. Tienen un componente muy fuerte, ya que el sanguíneo sí podría curar la flema.

Jon: También está el tema de las creencias de cada temperamento, que si recuerdo bien son:

  1. Sanguíneo: “La vida es diversión”
  2. Colérico: “La vida es acción”
  3. Flemático: “La vida no tiene que tener compromisos”
  4. Melancólico: “La vida es estar al servicio de los otros”

Joaquina: Buen punto. En ningún momento puedes tocar la creencia del otro temperamento, ya que es la que le da nutriente.

Jon: La pregunta del millón: ¿cómo se soluciona cada temperamento?

Joaquina:

Sanguíneo: No tomar alcohol.

Colérico:

  • Alimentación:

Un colérico no puede tomar nada de alcohol y nada de grasa. Solo aceite de oliva. El guacamole es una bomba.

  • Carácter:

Para un colérico es vital exigirse la comprobación de lo que hace. Cuando el colérico se exige el repaso, y lo hace, le sale muy bien. Tiene que buscar fórmulas de comprobación.

El colérico no tiene que discutir el planteamiento del otro. Se tiene que poner en disposición de que el planteamiento del otro puede ser válido.

Flemático:

  • Alimentación:

En la comida nada de quesos. Y ninguna bebida que no sea agua. Porque el lácteo genera flema, y hace que la persona pierda pelo y esté de mal humor. El flemático con mal humor es lo peor. Si alguien que es colérico tiene una alimentación con grasa, entra en el flemático y se destruye. Se convierte en un ser paralizado.

  • Carácter:

Aceptar compromisos en los que esté sereno, aquellos que pueda aceptar. Compromisos que le tensionen un poco, pero que pueda soportarlo.

Y sobre todo, hacer todo aquello que dice que va a hacer.

Melancólico:

  • Alimentación:

No puede tomar dulce, harina de trigo o alcohol. Un melancólico toma alcohol y entra en la depresión casi de inmediato, de la que no sabe salir. Tiene una marcada tendencia al alcoholismo.

  • Carácter:

Observar sin crítica. El melancólico es muy puntilloso, ve todo lo negativo. Tiene una marcada capacidad de evaluar desde lo negativo muy fuerte, y debe de centrarse, en cambio, en los aspectos de superación.  Ver los logros y no las dificultades.

Traen la cuenta y no sé si pagarle al camarero o darle el dinero directamente a Joaquina.

69 El temperamento melancólico

Jon: Terminamos con el menos frecuente de los temperamentos. El introvertido y profundo melancólico se cuestiona el para qué de la vida y de cada una de las acciones del día a día.

 

  • Elemento: Tierra
  • Fluido: Bilis negras
  • Órgano: Bazo páncreas

 

Clasificación dentro de los temperamentos:

  • Introvertido
  • Lento sobre todo en sus decisiones
  • Desequilibrado
  • Presta atención y coge energía de dentro
  • Neurótico e instable
  • Eficiente en tiempo de actuación, imposible en tiempo de decisión
  • Memoria:  es un archivo de situaciones. Todo lo que está delante y es útil lo va a recordar.  No olvida

 

Mayor valor:

  • Análisis y observación
  • Capacidad para diagnosticar acertadamente los obstáculos y los riesgos de los proyectos en los que participa
  • Es el motor del cambio, enardecedor de las transformaciones vitales

 

Características

  • Introvertido, sensible y ante todo negativo
  • Está al servicio de la humanidad, jamás al personal. Puede ejercer cualquier profesión siempre que tenga un sentido humanitario
  • Es el más egocéntrico, todo lo que sucede a su alrededor lo interpreta desde si mismo
  • Le alienta una llamada interior que busca trascender
  • Gran memoria para instantes pasados
  • Elude la superficialidad (la aborrece)
  • Disfruta de la vida siempre y cuando encuentre respuestas del por qué y para qué a todo lo que sucede a su alrededor. Su pulsión es Tanatos la muerte, si no tienen sentido las cosas no tiene sentido vivir
  • Talentoso, perfeccionista, abnegado
  • Amigo fiel
  • Es el temperamento de mayor voluntad y más obediente
  • Potente cerebro que funciona dependiendo del estado anímico. Muy inteligente que no lo ve y se desprecia
  • Gran intuición y capacidad de ver el mundo
  • Cuando está optimista (pocas veces) el mundo gira alrededor de sus ideas y sus grandes conceptos creativos
  • Idealista poco práctico y teórico

 

Debilidades

  • Visión negativa sobre el mundo, que le impele al pesimismo y le arrastra a la crítica. Su debilidad más grande es la minuciosidad que despliega para analizar todo lo negativo. Arremete con gran saña contra si mismo
  • Perfeccionismo que le convierte en exigente
  • Piensa que la vida es un sacrificio
  • Dificultad para tomar decisiones sobre si mismo y sus competencias.  Es una de sus grandes parálisis. Debido a su pensamiento melancólico y negativo muchas de sus decisiones son poco realistas
  • Vaivenes de ánimo muy inestable llegando a ser insoportables para él y los que le rodean e incluso irrazonable
  • Sueña con el abandono, la muerte y la desventura eterna cuando se siente herido
  • Necesidad de asociarse a otros temperamentos para paliar su poca practicidad
  • Cuando está alentado por el rencor, el miedo y la tristeza se encierra en un rincón y espera a que se pare el tiempo
  • Amor exacerbado a su intimidad y la soledad

 

En las relaciones personales

  • Gran susceptibilidad y tiende a compararse con los demás permanentemente y siempre sale perdedor
  • Se subestima de continuo y piensa que su pareja le desprecia frente a los otros Esto no le permite disfrutar de relaciones fructíferas y serenas
  • Celoso. Discreto e intimista. Elitista y parcial en sus afectos
  • Facilidad baja para hacer amigos. Espera que la gente acuda a él y aunque le agradan las personas tiene una doble necesidad:  que le acepten y luego que le dejen solo. Le reconforta el aislamiento más que la compañía no deseada.
  • Rehúsa la gente porque ven en ellos oscuras intenciones.  Tiene un pensamiento reiterativo “Si alguien se acerca es porque busca algo de mi”
  • Es rencoroso y vengativo
  • Si alguien quiere estar cerca de él pueden llegar a generar un conflicto para evitarlo

 

En el crecimiento personal:

  • Es un camino de dolor donde confluyen las grandes líneas de su pensamiento negativo
  • La trascendencia solo es posible para los que poseen grandes dones
  • Le aterra la oscuridad ideológica
  • Se obsesiona con el más allá y busca la verdad con angustia
  • Se fascina por lo oculto y a su vez siente pesadumbre por su inadecuación para lograr éxito en su búsqueda
  • Se considera incompleto, parece que hay algo por hacer que no ha hecho y por lo que se castigará duramente
  • En los cursos muestran su gran timidez y desaliento. Son poco participativos. Es lento y pesado en sus reflexiones necesita más tiempo que los otros temperamentos para sus meditaciones

 

En la familia

  • La disconformidad que tiene contra si mismo deja en evidencia sus orígenes de los que muchas veces reniega
  • Durante su infancia suele ser crítico con uno de sus progenitores al que rechaza e idolatra al otro. Esta pauta la mantiene durante su vida vibrando de amor que pocas veces expresa y a la vez criticando descarnadamente
  • Es poco habilidoso para hacer feliz a los suyos

 

Relaciones con los otros temperamentos

  • Su compañero primero para el foco siempre es el colérico y después al sanguíneo para hacer networking y relaciones y por ultimo el flemático
  • Un melancólico puro jamás pone a un flemático cerca porque es el enemigo número uno de lo que más adora en la vida que es hacer cosas

 

Relaciones sexuales

  • Los melancólicos pueden ser perversos o puros, la sexualidad para ellos puede ser un desarrollo espiritual o lo peor porque está la cuestión ¿para qué la relación?

 

En la comunicación

  • No habla de su vida privada
  • Critica el intrusismo comunicativo
  • Por su timidez y falta de calma necesita superar limitaciones e impedimentos para llegar a un coloquio saludable
  • Si está muy abrumado pude iniciar la conversación con una objeción a veces fuera de contexto que deriva en una enemistad inicial
  • Su gran observación hace que se exprese tácitamente con la mirada
  • Pocas veces participa de un plan con relajación o positivamente, por su tendencia a ser agorero y a expresar las dificultades que observa en los planes
  • Escucha cuando le interesa el tema
  • Poco abierto a ideas nuevas o diferentes a sus criterios
  • Con extrovertidos se pliega en sí mismo y muestra su rechazo
  • Es humilde en las evaluaciones de sus actos, no comprendiendo a los que lo hacen
  • En una reunión puede no hablar durante horas
  • No permite que se frivolice en las conversaciones cuando le parecen que son muy interesantes
  • No entiende de bromas ni de ironías

 

Preguntas para saber si eres melancólico

  • ¿Buscas la perfección en todo lo que haces y en los demás?
  • ¿Tu mayor afán es contribuir y estar al servicio de los otros porque tienes un alma esforzada que está dispuesta al sacrifico personal en aras del bienestar social?
  • ¿Eres un gran observador con alto nivel de escucha activa?

 

 

Profesionalmente

  • Capacidad para diagnosticar acertadamente los obstáculos y los riesgos de los proyectos en los que participa, aunque su pesimismo y mente analítica originan que en los nuevos proyectos encuentre primero las dificultades que los posibles logros
  • Una vez superada la fase derrotista no es muy activo ante el proyecto prefiere mantenerse alejado de la celeridad por la que considera se pierden detalles
  • Tendencia a plantear novedosos proyectos, sin participar en su desarrollo y realización

 

Como empresario:

  • Irresoluto
  • Sus ideas, generalmente muy buenas, pasan por tantos filtros de viabilidad que en raras ocasiones son realizables
  • Baja competencia en las relaciones profesionales. Dificultad para encontrar contactos. Solo funciona cuando delega o es aconsejado por sanguíneos
  • Poco amigo de consejeros y no se deja influenciar por las opiniones de los demás
  • Reuniones eternas examinando cada detalle

 

Recomendaciones

  • Incorporar obligatoriamente al sanguíneo
  • Aprender a controlar los picos de ánimo para que no vayan aumentando con los años los momentos de insatisfacción, amargura y depresión

 

En qué centra su atención:

  • Al ser el más introvertido tiende a mirar su mundo interior en el que se recrea

 

Cómo accede a la información:

  • Casi siempre de manera intuitiva. Tiende a centrarse en su imaginación y en el mundo poco práctico en el que participa. Ve los datos desde sí mismo no desde los sentidos

 

En qué basa sus decisiones

  • Debido a su análisis que tiende a ser destructivo y negativo hace que sus decisiones no sean muy realistas

 

Cómo trata al mundo que le rodea

  • Desde el juicio y el análisis, la exigencia y la valoración

 

Movimiento de los melancólicos

  • Siempre lleva un grado de chepa del peso de la vida
  • Es ectomórfico
  • Acaba teniendo manchas en su piel, porque se ve mal y sucio
  • No hay balanceo en su cuerpo, no intenta cautivar a nadie
  • Los brazos caen como si le pesaran porque se entrega mucho
  • Tiene hundidos los pulmones porque la melancolía le hace respirar mal
  • Los ojos tienen mucha melancolía y tristeza.  Mirada muy negra tremendamente triste hacia las personas y penetra en ellas

 

Todos deberíamos tener un tanto por ciento de melancólico para plantearnos para qué hablamos, para qué estamos, y para qué hacemos algo.

68 El temperamento flemático

Jon: Al afeitarme, el espejo me devuelve la imagen del perfecto flemático: tranquilo, paciente, de movimientos lentos y aire inglés. Así es, esquivo con las emociones, sensible y racional, me afeito con pausa y sin prisa.

  • Elemento: Agua
  • Fluido: Flema.
  • Órgano: Riñón

 

Clasificación dentro de los temperamentos:

  • Introvertido
  • Lento
  • Equilibrado
  • Coge energía de dentro
  • Estable
  • No es eficiente
  • Memoria: para lo que le interesa. Para los estudios

 

Mayor valor:

  • Paciencia. Tranquilidad y serenidad. Inmutabilidad

 

Características

  • Espectador por excelencia
  • No se alarma y difícilmente se enfada
  • Falta de compromiso
  • Capacidad de ver el lado bueno de las cosas
  • Un gran mediador
  • Simpatía
  • Es lento pero estable
  • Como no le gustan los conflictos intenta por todos los medios no entrar en ellos. Hace lo que quiere, no se puede conseguir que haga lo que el otro dice. Hay que intentar consensuar ya que es indestructible
  • Amor a la buena vida y poco empuje para conseguirla
  • Cumple con los compromisos y responsabilidades adquiridos evitando dar más de lo necesario
  • Alto concepto de sí mismo
  • El flemático solo tiene un amigo: el conocimiento, y no importa que no haya leído, será el conocimiento de la tierra, etc. Lo normal es que a un flemático le guste leer y la música
  • Su relación con los libros le sirve para escudarse de las relaciones humanas

 

Consigo mismo:

  • Indeciso e inseguro
  • Poco aventurero
  • Amante de su comodidad
  • Falta de compromiso con sus ideales
  • Es lento y la rutina es su aliada
  • Es un gran hipocondriaco
  • Olvida con facilidad y no guarda rencor

 

Debilidades

  • Desmotivación por la falta de interés por las cosas
  • Desinterés por los demás
  • Tacaño excepto cuando es algo para si mismo
  • Reprime emociones para defender su comodidad
  • Le gusta hacer lo que le apetece
  • Avaricia y mezquindad
  • Es poco sensible y evita los golpes emocionales escondiéndose en sus espacios vitales
  • Ataca con soberbia cuando le dejan en evidencia
  • Envidia, no soporta el esfuerzo, pero si quiere los resultados.

 

En las relaciones personales

  • Le gustan las personas siempre que no le molesten o intenten inmiscuirle en sus problemas
  • Es difícil que las personas con las que mantiene una relación superficial detecten que les gusta hacer lo que quieren; sin embargo, con los más allegados no cede en sus opiniones, aunque no se manifiesta al respecto
  • Solo se relaciona bien con quien le apetece, es tremendamente selectivo.
  • No expone con franqueza su punto de vista, ni enfrenta sus ideas abiertamente aunque consigue salirse con la suya casi siempre
  • Su desinterés por los demás es excesivo, le cuesta mucho implicarse y servir de apoyo
  • Ausencia de relaciones sociales
  • Ridiculiza las expresiones muy emotivas considerándolas fatuas y descontextualizadas. Este aspecto reduce posibles afrentas amorosas

 

En el crecimiento personal:

  • Es muy temeroso, aunque no lo expresa
  • La vida y la muerte le resultan asuntos interesantes desde un punto de vista conceptual no por la experiencia
  • Por su tendencia a la comodidad no se compromete con proyectos que requieran de su inmersión profunda
  • Es escéptico ante el cambio y evita lo que le haga dudar de su posición agnóstica
  • Su indecisión y cobardía no le permiten profundizar en su autoconocimiento
  • Es aprendiz de todo y maestro de nada
  • No suele tener la meta clara sobre su crecimiento y evitan concienciarse de ello

 

Relaciones con los otros temperamentos

  • Un flemático puro necesita primero entrar en el colérico con un objetivo que le lleva a hacer, porque él ya tiene la voluntad. Luego un poquito de sanguíneo: decir que algo le gusta, unas risas, un poco de alegría. Por último, analizar con el melancólico al final del día

 

Relaciones sexuales del flemático en estado puro

  • El flemático no soporta tener que trabajar el estimulo, y aunque es muy paciente no le gusta emplear demasiado tiempo en situar a la otra persona
  • Necesita que la persona con la que está sea el que lo inicie, y que ya venga muy excitada

 

En la comunicación

  • Ama el silencio y la discreción. Llegan a padecer hipoacusia por su evasión mental cuando están con gente
  • Parcos en palabras
  • Concretos con dificultades para la asertividad e ir al fondo de las cuestiones
  • Sus palabras aportan valor, huyen de lo complicado por lo que prefieren callarse a enfrentarse
  • Elitistas con las personas y los asuntos que eligen para dialogar
  • Irónicos
  • Cuando un flemático se comunica lo que quiere es que se sepa que sabe

 

Preguntas para saber si eres flemático

  • ¿Te muestras imperturbable cuando todo a tu alrededor está agitado?

 

Profesionalmente

  • Es difícil que busque una posición de liderazgo, aunque es muy capaz de liderar proyectos si se presenta la ocasión
  • Como líder tiene un gran potencial conciliador y una gran capacidad para trabajar bajo presión y estrés exterior
  • Son muy conciliadores imprescindibles en las empresas en RRHH
  • Es difícil que desarrolle proyectos empresariales por si mismo
  • Difícil que se asocie con otros temperamentos a los que exige que defiendan sus intereses
  • Falta de ambición y empuje
  • Tiende a puestos que no le exigen esfuerzos
  • En las reuniones que no le motivan dormita
  • Trabajos fijos que le den tiempo libre
  • Termina la jornada agotado y necesita reposo

 

Recomendaciones

  • Cuidar el desinterés por las cosas que le rodean

 

En qué centra su atención:

  • Raramente comparte su mundo interior ni le resulta seductor el mundo de fuera. Su hogar es lo mejor

 

Cómo accede a la información:

  • Por los sentidos. No se deja llevar por la imaginación

 

En qué basa sus decisiones

  • Análisis basados en el pensamiento para evitar la inseguridad personal y perderse en sus emociones

 

Cómo trata al mundo que le rodea

  • Necesita que las cosas estén claras y evitar en lo posible cualquier tipo de sorpresa

 

Comunicación no verbal. Movimiento de los flemáticos

  • Rostro inexpresivo
  • Languidez en sus movimientos
  • Reacciones lentas
  • Mapa mental tienden a ser auditivos de preferente, dicen las cosas muy ordenadamente
  • Suele ser ectomórfico
  • Brazos los lleva caídos a lo largo del cuerpo.  Sus manos son amorfas
  • Los ojos no miran a las personas, es una mirada global
  • El biotipo se conoce por su chepita y la cabeza hacia delante. La cabeza es la forma de pensar de cómo se comunica
  • Caminan como un poco chulillo. Pueden correr mucho si les interesa donde van
  • Los pies normalmente van con un pequeño balanceo
  • Si la persona tiene una ectomorfía es que para ella es mucho más importante pensar, conocer y saber
  • Pone el conocimiento con preferencia al hacer

67 El temperamento colérico

Jon: Viendo películas para un Cineforum, tropiezo con Wall Street, la clásica, la protagonizada por Michael Douglas. Y ahí está, el temperamento colérico en su máxima expresión. Un hombre con fuerza, ambición, orientado a resultados, rápido y ejecutor. Bien, pues ahí va el resumen de este temperamento:

  • Elemento: Fuego
  • Fluido: Bilis amarillas.
  • Órgano: Hígado

Clasificación dentro de los temperamentos:

  • Extrovertido.
  • Rápido
  • Desequilibrado
  • Coge energía de fuera.
  • Neurótico e inestable
  • El más eficiente
  • Memoria:  recuerda para vengarse

 

Mayor valor:

  • Práctico y activo: no se dedica a ninguna acción que no tenga un propósito concreto.
  • Gran empuje. Lleno de voluntad y fuerza es el motor de grandes cambios por su constancia, aunque debe vigilar su eficacia
  • Es el más reaccionario, activo, excitable y el más fuertemente impresionable con aquello que no le gusta y que además no olvida

 

Características

  • Reconoce las oportunidades de inmediato y no necesita que el entorno le estimule para llevar a cabo sus propósitos.
  • En grupo aporta ideas y planes continuamente.
  • Prefiere hacer las cosas con rapidez y un 80% de precisión antes que detenerse a buscar la corrección al 100%. Hace mucho, aunque poco muy bueno y nada perfecto
  • Le aburren los detalles, la observación minuciosa y el análisis profundo de sus acciones o de cualquier cosa
  • La falta de análisis origina una falta de planificación en sus tiempos y posibilidades
  • La vida es pura actividad y estimula a los compañeros para que le secunden
  • Aporta posiciones muy decididas sobre cualquier asunto, sin vacilar ante la presión u opinión contrario de los demás
  • Su practicidad y agudeza le hacen lograr objetivos que parecían inalcanzables, aunque al estar a varios frentes a la vez declina en algunos cuando no logra sus objetivos con celeridad
  • Constante y luchador, aunque poco paciente
  • Ambicioso. Necesita resultados tangibles pronto
  • Independiente y autosuficiente, tiende a menospreciar la ayuda de los demás
  • No le asustan las adversidades y se muestra tenaz en su determinación
  • Líder nato
  • La vida es un mundo de oportunidades

 

Debilidades

  • Dificultad para delimitar sus errores, difícilmente los reconoce y tiende a culpar a los otros de sus fracasos
  • Predisposición para hacer sin tener en cuenta los errores
  • Avaricia de éxito
  • Falta de aprecio por las personas de las que no puede conseguir algo, y falta de compasión por los que sufren a su lado
  • Frío y poco afectivo
  • Impaciente
  • Tendencia a recordar todas las ofensas y a la venganza
  • Ante la enfermedad física se desconcentra y vive crisis de hipocondría. Entonces pide ayuda con la intención velada que le salven de su “mal” que supone incurable

 

En las relaciones personales

  • Su naturaleza emocional poco desarrollada e inestable le dificulta la relación con los otros
  • En situaciones de confrontación se deja llevar por la ira, emoción que expresa cuando se le contradice o las cosas no salen como quiere
  • Es imposible hacerle razonar sobre la improcedencia de sus criterios y acusaciones cuando se encuentra muy alterado
  • Puede permanecer inalterable ante el dolor ajeno y rechaza las manifestaciones de debilidad del que le rodea
  • Se siente muy dolido cuando se percibe ridiculizado o humillado en sus carencias y equivocaciones
  • Menosprecia a los demás y los considera torpes y poco inteligentes. Si hace algo importante suele hacer proselitismo para que se le agradezca y reconozca lo que sabe
  • El ergotismo, la endogamia y el ego le distancian de los otros haciendo que las relaciones personales sean una de sus asignaturas pendientes
  • Falta de comprensión no cede ante nada ni nadie

 

En el crecimiento personal:

  • Está muy pagado de sí mismo. Su alta estima y lo poco habitual que acceda a valoraciones negativas hacen que sea un difícil receptor de posibles cambios
  • Accede a un proceso de transformación si considera que le aporta valor para ser más estimado en algún grupo que le interese
  • Su foco está en ser capaz de resolver por sí mismo cualquier dificultad por lo que Dios, o cualquier otra creencia se convierte en una negación a su autosuficiencia

 

Relaciones con los otros temperamentos

  • Un colérico puro para equilibrarlo hay que ponerle un poquito de flema para pasar al sanguíneo. Si está muy bien, pasa al sanguíneo directamente

 

Relaciones sexuales del colérico en estado puro

  • El colérico va a lo que va, la relación es para pasárselo bien. Prefiere que sea rápida y esta a lo que está. No le gusta perder el tiempo. Le pueden gustar los preámbulos

 

En la comunicación

  • Cualidad mas acusada: la crítica
  • Indiscreto y poco delicado
  • Esgrime sus cualidades comunicativas para ganar a sus contendientes en reuniones, eventos…
  • Terco y un tanto impulsivo en sus apreciaciones
  • Poco dado a la escucha sobre todo en poner atención en los puntos de vista de otros, siguiendo su discurso interno para rebatirlo antes que nadie. Esto le puede llevar a tener altercados
  • Controlador infatigable en la comunicación. Quiere sobresalir a costa de cualquier esfuerzo
  • Elige temas sobre sus éxitos, sus extraordinarios resultados y la realización de sus proyectos. Habla de hacer, hacer, hacer
  • Cuando algo no le gusta hace comentarios vejatorios
  • Tono de voz frío y la eleva para reclamar atención
  • Comunicador despótico por el apego a sus ideas y a sí mismo, avasallando al otro con autoritarismo

 

Preguntas para saber si eres colérico

  • ¿Te motiva hacer varias cosas a la vez, aunque no estén perfectas?

 

Profesionalmente.

  • Líder natural fuerte
  • Le van todas las profesiones que requieren de un liderazgo motivacional e impulsor y los puestos que exigen una alta productividad
  • Fracasa en los puestos que necesitan demasiada atención en cuestiones de detalles y planificación analítica
  • Se dirige más hacia los valores utilitarios y productivos que hacia las artes, por las que demuestran poco aprecio
  • Es un gran gourmet y disfruta de las artes culinarias y de los buenos espacios
  • No delega la responsabilidad y termina haciendo él solo todo
  • Su negativa a las cosas ordinarias hace que inicie empresas poco realistas.
  • A la hora de cerrar un proceso como negociador es único.

Como empresario:

  • Su ambición no tiene límites. Lo primordial es conseguir posicionarse en lugares de poder y ser valorado como el mejor
  • Tiene un deseo desmedido de dirigir. Dirección autocrática, aunque si puede conseguir algo se transforma y se somete
  • La finalidad de sus empresas es el éxito económico
  • Para anular la competencia puede manejar artes poco nobles
  • Trabajador infatigable que arrastra a los demás detrás de sus tiempos, ritmos y modo de hacer las cosas.

 

Recomendaciones

  • Aprender a diferenciar entre opinar e imponer
  • Disfrutar de la discusión como medio para aproximar posiciones
  • Obedecer a alguien sin cuestionarle, encontraría grandes ideas que antes no había escuchado.
  • Reconsiderar el rencor y el egoísmo
  • Pensar en los demás
  • Es bueno que tenga una parte de flemático o de sanguíneo que le permita ser más cercano

 

En qué centra su atención:

  • Prefiere relacionarse con el mundo exterior (entorno o personas)
  • Se llenan de energía cuando están en la calle o en el campo, o cuando sale de la oficina

 

Cómo accede a la información:

  • Les gusta que le entre por los cinco sentidos. Lo tangible le parece mucho más apetecible que lo imaginario. No le gusta enredarse en supuestos

 

En qué basa sus decisiones

  • No son dados al análisis por lo que valoran las cosas como buenas o malas, bellas o feas
  • Sus decisiones están influenciadas por sus relaciones y sus intereses emocionales

 

Cómo trata al mundo que le rodea

  • Son dominantes y autoritarios, usando a la gente sin vacilación con tal de lograr sus fines

 

Comunicación no verbal. Movimiento de los coléricos

  • Todo el movimiento del colérico es competir
  • Su comunicación no verbal es impositiva y algo acelerada, con muchos gestos y movimientos rápidos
  • No engordan por la cintura porque significaría que le interesan los demás
  • Preferencia del mapa visual. Necesitan ver. Mira la oportunidad a ver que puede sacar. Mirada rápida y muy viva. Ve las cosas, no a las personas
  • Brazos como preparados para disparar. Súper ágiles
  • El movimiento es concreto. Se dirige hacia algo, sino no se mueve. Las manos están vivas y no son cálidas, no dan cariño
  • La voz colérica es fría, expeditiva casi sin ritmo. No es sonora. No busca encandilar con la voz.
  • Piernas mesomórficas y la parte del vientre también.
  • Pueden ser androides o senoides.

66 Temperamento sanguíneo

Jon: Estuve el sábado en una boda, y realmente pude ver todo lo que me dijiste sobre temperamentos. Allí estaban los cuatro, luciendo sus encantos. Las bodas son eventos curiosos con distintas partes que apelan a distintos temperamentos: El bailoteo para los sanguíneos, los discursos para los flemáticos, el banquete para los coléricos, y los melancólicos pululan por ahí mirando de soslayo a sus relojes.

Creo que es más útil el contenido que la forma en esta conversación con Joaquina así que paso a resumir esquemáticamente lo que aprendí del temperamento sanguíneo:

 

  • Elemento: Aire
  • Fluido: Sangre
  • Órgano: Corazón

 

Clasificación dentro de los temperamentos:

  • Extrovertido
  • Rápido
  • Equilibrado
  • Coge energía de fuera
  • Estable
  • Eficiente
  • Memoria: nada de memoria para poder relacionarse.

 

Mayor valor:

  • El más realizador, es decir, poder hacer lo que quiere
  • Alegría. Es el más explosivo y radical en su expresividad
  • Ausencia de rencor

 

Características

  • Busca ser el centro de atención
  • Charlatán de profesión
  • Valora la amistad
  • Realiza sus ilusiones
  • Vive las experiencias con total alegría
  • Excelente sentido de humor
  • Vida al aire libre fuera de entornos cerrados
  • Rechaza la soledad
  • Gran locuacidad y pocas veces se bloquea para decir lo que piensa, puede llegar su franqueza a ser inoportuna
  • Sentimiento de éxito y de plenitud
  • Creador de climas agradables
  • Actor consumado
  • Ama los deleites lo que le lleva a buscar diversiones frívolas y desenfrenadas
  • Consigo mismo es pueril y se regodea en su belleza
  • Amante de su figura y acepta mal críticas sobre sus actos
  • Autocomplacencia excesiva

 

Debilidades

  • Falta de reflexión que le lleva a la indiscreción
  • Su mayor enemigo: la disciplina
  • Se excede en las comidas y con la bebida, lo que le provoca sobrepeso
  • Grados de inestabilidad que le hacen pasar de la hilaridad al llanto, o de la paz a la ira

 

En las relaciones personales

  • Súper extrovertido
  • Habilidad social y empatía por excelencia. No es elitista en sus relaciones. Difícilmente crítica al otro
  • Le encanta ser admirado
  • Es difícil que ame profundamente
  • Es deseado por los que tienen dificultades para las relaciones sociales o disfrutar de los placeres
  • Al principio son muy seductores luego la excesiva promiscuidad y la falta de fidelidad hace casi imposible la relación

 

En el crecimiento personal:

  • Es inconstante.
  • Cuando tienen que hacer esfuerzos y dejar placeres se alejan de proyectos profundos
  • Huye del sacrificio y de lo que le lleve a la renuncia del goce de los sentidos.
  • Soporta mal el silencio y la soledad
  • Para él el sentido de la vida es el hedonismo por lo que no conoce la abnegación ni la templanza
  • Es mordaz y dañino con los que dedican su existencia a los demás
  • Negligente con sus errores y disculpa su falta de responsabilidad

 

Relaciones con los otros temperamentos

  • Al lado siempre de un colérico para poner foco y decirle a donde puede ir y cómo puede llegar
  • Para que no empiece a pensar que eso es un sacrificio necesitará un poco de paz del flemático y de paciencia porque es tan realizador que lo quiere ya.
  • El melancólico debe acompañarle a lo largo del día para analizar un poco, tener un poco de sabiduría, que las palabras que diga tengan mucho contexto
  • No soporta portarse mal ni despreciar a nadie por eso es importante que lleve a todos consigo. En el momento que no se sienta alegre pierde el foco y se va a su enemigo que es la melancolía. No tiene capacidad de irse a la cólera porque su recuerdo es fundamentado
  • La muerte de un sanguíneo es estar con un flemático por que le hace ralentizarse y caer en la flema.
  • El colérico y el sanguíneo son la pareja perfecta

 

Relaciones sexuales del sanguíneo en estado puro

  • El sanguíneo tiene una gran capacidad imaginativa si se siente atractivo. Si no es así, puede ser híper aburrido y a la vez es híper exigente.
  • Es muy importante la relación sexual para ellos y sentirse atractivos.

 

En la comunicación

  • Como comunicador es incansable. Parlotea continuamente sin aportar valor.
  • Sufre cuando tiene que callar o escuchar a los otros
  • Odia el silencio y la discreción
  • Castiga a los demás con sus ironías y su falta de tacto
  • Adora ser el centro
  • Tiene el discurso más trivial y poco profundo, no se suele dar cuenta de cuando molesta

 

Preguntas para saber si eres sanguíneo

  • ¿Me exalto de golpe y me recupero rápidamente sin darle importancia a mi explosión?

 

Profesionalmente/ Como empresario.

  • Al estar muy polarizado inicia empresa con poca vida debido a que suele dejarse llevar por los resultados fáciles y las inversiones arriesgadas.
  • Inconstante en la entrega
  • Vive de ilusiones que casi nunca se realizan
  • Pierden el interés cuando los proyectos les exigen tiempo y dedicación en lugares cerrados.
  • Bocazas con sus éxitos y poco discreto con los resultados.
  • Suelen tener empresas divertidas para juntar a gente y divertirse: eventos, casinos, discotecas
  • Un sanguíneo sano es trabajador, quiere buen ambiente, que se le entienda si es así va a hacer negocio para la empresa y va a atraer grandes personas para la compañía.
  • Gracias a los sanguíneos crecen los proyectos, las relaciones, el buen ambiente. Y habla del otro cuando le ha hecho algo bien y es feliz hablando de los éxitos de la gente.
  • El sanguíneo en positivo es trabajador, es el mejor director comercial o de marketing o de publicidad.
  • Hace networking y trae los clientes

 

En qué centra su atención:

  • Por su extroversión tiene a preferir relacionarse con el mundo exterior (entorno o personas).
  • Se llenan de energía en la calle, campo, fuera de la oficina…

 

Cómo accede a la información:

  • Le gusta que le entre por los cinco sentidos. Es mejor lo tangible que lo imaginario
  • Le gusta que le digan las cosas claramente
  • No le gustan las suposiciones

 

En qué basa sus decisiones

  • Como emocional que es, tiene en cuenta lo que le gusta, las personas que aprecia y sobre todo los valores que sustentan sus principios

 

Cómo trata al mundo que le rodea

  • Es flexible y espontáneo por lo que quiere aprovechar todo lo que le rodea

 

Comunicación no verbal. Movimiento de los sanguíneos

  • Camina de forma distendida haciendo relaciones
  • Jamás deja los brazos caer, pero nunca los tendrá para atacar sino para dar la mano
  • Manos cálidas
  • Cuando camina sientes que te está incorporando y te arropa
  • Muy endomórficas
  • Vientre inflamado
  • Mirada: global hacia las personas. Es picarona

65 Temperamento y carácter

Vamos conduciendo por la Castellana de vuelta de un curso. Toda mi paciencia y flema habitual se esfuma en segundos cuando voy al volante y, aunque intento controlar los improperios, aparecen con fluidez en mi mente.

Joaquina: No importa que no lo digas, con pensarlo ya estás ensuciando de energía el mundo.

Jon: Lo intento, pero ¿has visto cómo se ha cruzado ese?

Joaquina: Sí, lo he visto, sus motivos tendrá para ir a esa velocidad. Lo que no entiendo es que tu carácter se dispare.

Jon: Si, no consigo dominar mi temperamento

Joaquina: Es tu carácter, que es distinto al temperamento.

Jon: ¿Cuál es la diferencia?

Joaquina: El carácter es la parte de la actitud que es modificable, el temperamento no es modificable, solo se puede poner bien pero no quitar, es la partícula de transformación de la persona. La personalidad es la suma del carácter y el temperamento. La suma de la parte que va cambiando y de la que es incambiable.El carácter hace que las personas sean diferentes dependiendo de en qué ambiente están. Eso no ocurre con el temperamento.

Jon: Lo que decíamos, yo al volante tengo un carácter insoportable, pero por lo que me dices lo podría cambiar. ¿Y el temperamento?

Joaquina: A través de los temperamentos se conoce cómo funciona el sistema interior de la persona, y cómo ese funcionamiento facilita o dificulta las relaciones con los demás. También cómo la sombra del temperamento hace que las relaciones sean un calvario en lugar de algo maravilloso y divertido.

Jon: Son los de Hipócrates, ¿no? Colérico, sanguíneo, flemático y melancólico.

Joaquina: Así es. Tu carácter colérico es el que te lleva a conducir de la manera que conduces. Sin embargo, la cólera que se expresa en el temperamento está relacionada con las bilis amarillas y los líquidos que segrega el hígado. Es la parte del cuerpo que está conectada a esa forma de funcionar. Es decir, cuando está bien ordenada y funcionando la cólera es la necesaria para poder crecer, para tener input, para poder hacer cosas, mientras que cuando la cólera está con mal humor se va contra el otro o contra ti mismo. La cólera es imprescindible para vivir, es el motor del crecimiento humano. Tener una persona colérica cerca es poder llegar a hacer proyectos, otra cosa es cuando el colérico está sobre dimensionado.

Jon: Entonces debemos activar el temperamento, o mejor dicho, los temperamentos.

Joaquina: Sí, pero la activación debe ser con intención. Porque tú quieres y no por inconsciencia, dejando que salga sin filtros. Debes antes tomar conciencia de quién eres y qué es lo que está sucediendo.

Jon: Volviendo a lo de carácter y temperamento, conocer en los equipos de trabajo la personalidad sería entender qué no va a cambiar cada miembro del equipo y qué cosas van a estar siendo movibles. En mi experiencia, la mayoría de la selección de personal se está haciendo a través del carácter, y no se hace a través del temperamento.

Joaquina: Lo que sucederá entonces es que se encontrarán que personas que parecían que iban a funcionar muy bien, al cabo de un tiempo se descubre que no valen, porque no se fijan en su temperamento sino en su carácter.

Jon: ¿Entonces el temperamento no cambia nunca, nunca?

Joaquina: El temperamento solo cambia cuando la persona tiene una crisis o enfermedad muy grave. Esto se puede comprobar en el cuerpo. Hay personas que están mutando hacia a otro temperamento porque están enfermas psicológicamente. La persona tiene los cuatro temperamentos dentro, pero ha elegido una preferencia. Cuando la persona funciona positivamente la parte del temperamento que utiliza es la más sana. Cuando está en negativo utiliza la más negativa.

Jon: ¿Cómo es eso de que “se puede comprobar en el cuerpo”?

Joaquina: En el cuerpo aparece el temperamento. Hay dos sustancias que enervan el cuerpo, lo ponen firme, fuerte y recto, y tienen una pulsión vital de vida: la cólera y la sangre. Y otras dos sustancias que lo abaten y lo inclinan, y que provocan una pulsión letal, la muerte, y que lleva a la persona a meterse dentro de sí y a no compartir con el otro.  Son el melancólico y el flemático. Estas pulsiones están en el cuerpo, y mirándolas podemos decir cuál es el temperamento. Cuando estamos en una crisis nuestro temperamento no cambia, pero la pulsión de la muerte le abate. Los temperamentos nos sitúan en la realidad de nuestra vida. El cuerpo muestra si el temperamento está activo en positivo o si está sufriendo. Y para sufrir el temperamento va a poner elementos de otra parte del cuerpo a frenar.

Jon: ¿Cómo específicamente en el cuerpo?

Joaquina: Espalda recta y ego, es decir el pecho hacia fuera, es pulsión de vida. Cuando la persona está abatida trae los brazos hacia delante, pero sigue teniendo ego. El colérico y el sanguíneo tienen el ego fuera y la espalda recta y el melancólico y flemático el ego dentro y la espalda hundida.

Jon: ¿Y las personas que dudan entre una u otra opción?

Joaquina: El preferente es el que va a marcar. Por ejemplo, una persona puede tener el temperamento flemático y detrás el colérico y entonces no estará tan abatido como una persona que tenga el flemático y detrás el melancólico.

Jon: Sé que podrías hablar durante horas, pero ¿me puedes dar unas pinceladas de cada temperamento?

Joaquina: Voy a ser muy sintética. Colérico: la acción y rapidez. Recoge la energía de fuera, de salir, de disfrutar, del ambiente, del entorno, en ningún momento le viene de dentro solo mira fuera. Lo importante es la tarea, el resultado. Sanguíneo: busca la energía de fuera siempre. Es rápido y lo más importante es la diversión. Sin ella no tiene estímulos. Quiere pasarlo bien, la relación, el clima, llevarse bien… Se relaciona con las personas para encontrarse a gusto con ellas, en ningún momento para utilizarlas.

Jon: Sí, tengo una amiga venezolana exactamente así.

Joaquina: Sigo. Flemático: energía de dentro. Lento. Lo importante es la calma, no le interesan ni las personas ni la tarea. Le interesa aprender y no le importa el tiempo lo que le interesa es acabar bien las tareas.

Jon: Así es.

Joaquina: Melancólico: energía de dentro. Lento. Analista. Memorístico, con memoria eficiente.

Jon: Como una que yo me sé que tengo enfrente…

Joaquina: Por eso nos llevamos bien. Tú eres flemático y yo melancólica. Las relaciones más difíciles son el sanguíneo con el melancólico, y el colérico con el flemático.

Jon: Me imagino que especialmente cuando están en negativo: El colérico corta la conversación. El sanguíneo se va a tomar unas copas y no hace más. El flemático: como escuchó tanto se le olvidó todo. Y el melancólico necesita unos días para tomar decisiones. El tema es: ¿cómo se sale de ahí?

Joaquina: Es imposible que si no se tienen objetivos se salga del temperamento enfermo. Un foco. Si no nos preguntamos qué queremos en la vida y cómo conseguirlo y con quién, si no hacemos equipos con las personas, si no intentamos arreglar las relaciones con el otro para hacer equipo de verdad, el ser humano entrará en la flema y en la melancolía, hagamos lo que hagamos.

Jon: Faltaría entonces la pulsión de vida.

Joaquina: Efectivamente.

Voy conduciendo mejor, no tanto por que se haya refinado mi carácter sino por lo que da que pensar el tema de los temperamentos.